Lydia Valentín, durante la competición. / Foto: Afp | Vídeo: EP

Tokio 2020 | Halterofilia Lydia Valentín se despide de las medallas

La levantadora leonesa renuncia a sus dos últimos intentos por problemas en la cadera y anuncia que seguirá hasta París 2024

PÍO GARCÍA Enviado especial. Tokio

Competía en una categoría que no era la suya (87 kilos) y con problemas en la cadera. Lleva días sin entrenar bien y le tuvieron que infiltrar en la villa olímpica para que al menos compitiera sin dolores. Y sin embargo hoy, en los primeros momentos de su concurso, parecía que volvía la Lydia dominadora, liderando sin problemas su grupo y levantando las pesas con una sencillez inaccesible para sus cuatro rivales de la mañana. En arrancada logró situarse en cabeza de su grupo, con 103 kilos, por delante de la coreana Yeounhee Kang, que necesitó un intento más para alzar ese peso.

El problema llegó en la segunda parte del certamen, el levantamiento en dos tiempos. Lidia completó su primer intento sin aparentes dificultades y alzó limpiamente 122 kilos. Pero ya no volvió a salir al imponente escenario del Forum Internacional de Tokio. Minutos después, en la zona mixta, explicó que en ese momento notó que algo no marchaba bien y que entendió que era mejor parar: «Ya lo había notado en la arrancada, pero ese instante fue definitivo. No me encontraba físicamente bien y tampoco iba a variar mucho el resultado. Tenía bastante dolor y decidí no salir. Ahora solo quiero recuperarme al cien por cien», indicó.

La coreana aprovechó la ausencia de Lidia para colocarse en cabeza del grupo B en su tercer intento, al conseguir levantar 128 kilos. La leonesa queda segunda, pero a falta de que compitan dentro de unas horas las ocho integrantes del grupo A, sus pesos de inicio ya aventuran resultados superiores al obtenido por ella, que anunciaba su deseo de participar en los Juegos Olímpicos de París, dentro de tres años, para quitarse el mal sabor de boca. «Quiero competir en mi categoría de peso y me gustaría despedirme en unos Juegos sin todo lo que ha pasado en el último año», anunció la leonesa, que cargó contra la Federación Internacional de Halterofilia por haber hecho «lo que le ha dado gana»: «Eso no es bueno para el deportista. Que yo no haya podido venir en mi categoría de peso con el ciclo olímpico que había hecho no me parece justo». Valentín se refería a que para venir a Tokio se ha visto obligada a subir a una categoría superior (ella suele competir en 76 kilos) ya que no pudo participar el Campeonato de Europa por una gastroenteritis. «Quiero estar en los Juegos como yo soy y dar el máximo. Y hoy me quedo con una sensación muy rara. No me quiero despedir así», zanjó.