Cataluña convoca dos consultas distintas para decidir sobre la candidatura olímpica

Aragonès convierte el referéndum sobre los JJOO de 2030 en un encaje de bolillos entre ERC y Junts

CRISTIAN REINO Barcelona

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha firmado este lunes el decreto de impulso de la convocatoria de la consulta de los Juegos Olímpicos de invierno de 2030. Finalmente, el Govern organizará dos consultas distintas para decidir sobre la candidatura olímpica. La primera, vinculante, la planteará en las comarcas pirenaicas directamente afectadas por las pruebas deportivas, es decir en el Alto Pirineo y el Arán. El censo lo integran unas 55.000 personas. Esta zona acoge las estaciones de esquí de La Molina y Baqueira Beret, incluidas como posibles sedes deportivas en la precandidatura pactada entre el COE, el Gobierno central y el Govern catalán, pendiente de ser ratificada por Aragón.

En esta zona, la pregunta será binaria: «¿Ha de presentar el Govern candidatura a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2030?». Podrán votar los mayores de 16 años. La votación será el 24 de mayo. Si sale sí, la candidatura catalana seguirá adelante; en caso contrario, el Gobierno catalán renunciará al sueño olímpico y no optará como sede junto a Aragón. Ese mismo día, el Govern hará una segunda consulta en otra zona indirectamente afectada por el proyecto. Será en las comarcas del Ripollès (Girona), Berguedà (Barcelona) y Solsonès (Lleida). No acogerían sedes, pero se considera que, por su cercanía, los Juegos tendrán un impacto. En este caso, la votación no será vinculante y la pregunta será distinta: «¿Se ha de involucrar tu comarca en el proyecto vinculado a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030?». En este segundo referéndum, el censo es de 63.000 personas.

Esta doble consulta, difícil de entender, es fruto del juego de equilibrios entre ERC y Junts en el seno del Govern. Los republicanos, más reacios a los Juegos, querían una única consulta en el Alto Pirineo y el Aran y no querían ampliar al censo ante el riesgo de poder perder. Junts, en cambio, era partidaria de consultar a todas las comarcas directa o indirectamente afectadas. Al final, Aragonès ha adoptado una decisión salomónica: votan todas las comarcas que pedía Junts, pero solo tienen capacidad de decisión los territorios elegidos como sede deportiva. Barcelona, en cambio, que acogería los partidos de hockey sobre hielo en el Palau Sant Jordi, ha sido excluida. La CUP se opone de manera frontal al proyecto olímpico y los comunes también son reacios.

El proyecto, en cualquier caso y al margen del resultado de las consultas, está en el aire, toda vez que el Gobierno de Aragón aún no ha firmado la propuesta del COE. El Gobierno central, el Govern catalán y el COE rubricaron la semana pasada la candidatura que tienen previsto enviar al COI, pero Aragón no acudió a la cita y aseguró que presentará su plan alternativo. El proyecto olímpico español competirá contra Vancouver (Canadá) y Salt Lake City (EEUU). Según el acuerdo técnico, las estaciones pirenaicas de Cataluña (La Molina, Baqueira Beret y probablemente Boi Taüll) acogerían las pruebas de esquí alpino, esquí de montaña, snowboard y freestyle. Además, el Palau Sant Jordi de Barcelona albergaría los partidos de hockey sobre hielo. En Aragón, entre Candanchú, Jaca y Zaragoza, organizarían las pruebas de fondo, el biatlón, curling y las pruebas de patinaje (Zaragoza). Otras disciplinas, como los saltos de esquí, el bobsleigh o el skeleton, para las que no hay instalaciones en España, se celebrarían fuera y la ciudad de Sarajevo es la que está mejor situada.