Borrar
Hernán Santana, con la medalla que le acredita como campeón de la liga india. Arcadio Suárez

Hernán regresa de la India lleno de honores

Jugador capital en el Mumbai City, ganó la Liga y se clasificó para la Champions asiática, haciendo historia con el equipo que entrena Lobera

IGNACIO S. ACEDO

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 18 de marzo 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Es complicado superar en felicidad a Hernán Santana, ya de regreso a Gran Canaria después de coronarse en la liga india. Allí, en las filas del Mumbai City, ha salido campeón, con el añadido de clasificarse para la Champions asiática y ser pieza fundamental en los esquemas de Sergio Lobera, otro viejo conocido de la UD y con el que ha vuelto a coincidir en la otra esquina del mundo. Cinco meses de aventura plena en el fútbol oriental y en el que piensa seguir enraizando dada su «perfecta adaptación» y el éxito cosechado. «Allí lo he encontrado todo. He vuelto a sentirme jugador, a disfrutar de este deporte después de un final en el Sporting en el que no todo fue como merecía. Ha sido una experiencia fantástica, única. No puedo pedir más», confiesa.

Hernán recuerda que una llamada de teléfono de su excompañero Tato, auxiliar de Lobera, le cambió la vida. «En diez minutos nos pusimos de acuerdo y, cuando me quise dar cuenta, ya estaba metido en la dinámica del equipo. Encontré un grupo muy bueno y una competición de nivel, equiparable a la Segunda de España. No me equivoqué tomando la decisión de ir allá aunque manejara ofertas para no mudarme tan lejos», recuerda.

Y ahora, cuando toca hacer balance, todo lo que expresa lo hace con la mirada iluminada que dan los sueños cumplidos: «Menos dos partidos por lesión y uno por sanción, no me perdí ninguna jornada. El Mumbai hizo una temporada espectacular y el colofón fue inmejorable. Imposible imaginar que todo iba a salir así. Mi agradecimiento a Lobera y Tato es de corazón por la confianza que depositaron en mí y también me siento muy orgulloso de los compañeros y toda la gente del club. No hay palabras».

«Ha sido una experiencia única, fantástica. Era imposible imaginar que todo iba a salir tan bien en todos los sentidos», afirma

Mandando desde la zona ancha Hernán volvió a ser el organizador que con la UD dejó señuelo tanto en Segunda como en Primera, pese a que las circunstancias de la pandemia le obligaron a vivir en una burbuja. «Del hotel al estadio y del estadio al hotel, con todos los equipos concentrados en Goa, un estado del país y tres estadios como sedes. Tipo NBA. Y cada dos días, prueba de coronavirus. Desgasta a nivel personal, pero, desde luego, mereció la pena», concluye presumiendo de medalla y sonrisa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios