Gayà y Oyarzabal celebran el seto gol de España. / Efe

Reacciones

«Debacle alemana en España, Löw y el gran montón de escombros»

La prensa alemana carga con dureza contra su selección tras la derrota por 6-0 ante el equipo de Luis Enrique

JUAN CARLOS BARRENA Berlin

La prensa alemana agota hoy los adjetivos destructivos y críticos para la selección nacional de fútbol tras la derrota histórica sufrida anoche ante el once español por 6 a 0 en Sevilla. Todos sin excepción recuerdan que hay que remontarse a 1931, hace casi 90 años, para buscar en los archivos un encuentro tan nefasto de Alemania. «Un partido como una bola de demolición» titula Spiegel Online, en el que se subraya que «la selección alemana se creía de vuelta a la élite mundial hasta que llegó la furia española y lo destruyo todo» y añade que «el resultado fue un bofetón que destruyó en 90 minutos todos lo que se había construido, o quizás no, con gran esfuerzo desde el mundial de 2018».

Bajo el título «Debacle alemana en España – Löw y el gran montón de escombros», el Frankfurter Allgemeine Zeitung comenta que el seleccionador germano «está tocado» tras «el segundo gran desastre de sus 14 años» al frente del once nacional y subraya que «los buenos españoles sacaron a la luz dolorosamente todos los defectos» de la estrategia y la elección de jugadores de Löw. «En cuanto se vieron superados, se entregaron a su destino», señala el FAZ, para el que «los espectadores de televisión pudieron apreciar una lección española de hora y media».

«España degrada a la selección alemana», señala en primera Die Zeit, que califica de «incomprensible» que la federación alemana continúe manteniendo en su puesto a Jogi Löw. «Una derrota así no sería capaz de considerarla una victoria ni el propio Donald Trump», señala el rotativo, para el que «la defensa y el centro del campo alemanes corrieron por el campo desorientados» y «ni la selección de Andorra podría haberse presentado peor». Agrega que «los españoles podían haber ganado por más goles y eso que en la primera mitad tuvieron que cambiar a dos jugadores lesionados, entre ellos el capitán».

«La selección alemana hace el más absoluto de los ridículos ante España», afirma en su titular el diario Die Welt, para el que Alemania «no fue capaz de hacer nada para evitar la derrota», mientras el seleccionador «consternado y resignado» siguió el último cuarto de hora del encuentro sentado en el banquillo «sin mover un músculo». Comenta que el once alemán fue un sparring «en un partido que para los españoles tuvo el carácter de un simple entrenamiento». El periódico destaca también que el encuentro en Sevilla «recuerda inevitablemente la final de la Eurocopa de 2008» en la que España derrotó a Alemania «con un juego similar».