El presidente de la FEF, Luis Rubiales, en una imagen de archivo. / efe

Supercopa

Rubiales, baja de última hora en la final de la Supercopa

El presidente de la FEF permanece confinado porque un contacto directo en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas ha dado positivo por covid.

COLPISA

La Federación Española de Fútbol ha informado este sábado que su presidente, Luis Rubiales, no podrá estar en el palco de La Cartuja para presenciar la final de la Supercopa de España que este domingo disputarán el Barcelona y el Athletic Club debido a que un empleado del máximo organismo del fútbol español y contacto directo del alto dirigente ha dado positivo por covid. Tampoco pudo acudir a la final de la Supercopa Femenina entre el Atlético de Madrid y el Levante en Almería.

Tanto el presidente como los empleados más cercanos a la persona que ha dado positivo, han mantenido estrictamente y en todo momento las medidas de seguridad y protección, tal y como establecen los protocolos de salud. A todos ellos se les han realizado pruebas de antígenos y PCRs, tanto antes como después de conocer el positivo del trabajador federativo. Todos han dado negativo en los PCRs y en los antígenos, según informó la FEF..

«Dada la situación actual en la que debemos tratar de actuar de la manera más prudente y ejemplar, cumpliendo escrupulosamente los protocolos, el presidente y el resto de los empleados cercanos al positivo en covid, permanecerán confinados durante los próximos días», explicaron en un comunicado desde La Ciudad del Fútbol.

Por ello, Rubiales causó baja para las finales de este torneo que organiza la FEF. Debido a su ausencia, el trofeo que premia al campeón será entregado en La Cartuja sevillana por Elvira Andrés, vicepresidenta del organismo con sede en Las Rozas (Madrid).

Disculpas al Real Madrid

La ausencia de Rubiales se supo horas después de que públicamente el dirigente se disculpase ante el Real Madrid por un error en la realización televisiva que impidió ver la jugada que revisó el VAR a última hora de la semifinal ante el Athletic por un supuesto penalti que no lo fue. Mientras en televisión se repetía una acción con Sergio Ramos, la jugada en cuestión correspondía a un despeje en plancha de Unai Núñez que le golpeó en el hombro.

«No se vio y fue un error que no se viera; se tenía que haber podido ver en directo. La parte positiva es que, tras revisarlo, parece que no es penalti», comenzó diciendo Rubiales. «Yo no suelo hablar de estas cosas, pero es verdad que se tenía que haber emitido y que fue un fallo de realización. Cuando uno hace algo mal, hay que pedir disculpas. Ocultarlo es una tontería, me hubiera gustado que se viera en ese momento. Hay que ser autocríticos, analizar el error y mejorar», añadió el presidente.