https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Gayà abandona Paterna. / las provincias

Gayà: «Un sueño de niño se va al traste por un esguince leve»

El capitán del Valencia rompe su silencio para agradecer el apoyo y mostrar el suyo a la selección pero subraya que su lesión no es grave

MOISÉS RODRÍGUEZ

Con lo correcto que es José Luis Gayà, y más después de comprobar cómo se las gastan en la Federación (de la que dependen los comités disciplinarios) en caso de soltar alguna palabra más alta, el hilo de Twitter con el que el capitán ha roto su silencio se puede entender como el último recado que envíe a Luis Enrique tras descartarlo del Mundial a menos de una semana del debut de España. El capitán del Valencia agradecido las muestras de apoyo recibidas desde que el viernes se le comunicase la decisión. Además, ha querido mostrar su respaldo al combinado nacional de cara al campeonato de Qatar. En esas palabras escritas en tres mensajes, eso sí, el lateral de Pedreguer ha querido subrayar que su lesión no es ni mucho menos grave.

«No es fácil asimilar que uno de tus sueños de niño se va al traste por un esguince leve pero las cosas, a veces, vienen así y las tenemos que aceptar», ha publicado Gayà 24 horas después de salir de Paterna para tratarse, por primera vez, de la lesión sufrida en el entrenamiento del miércoles. Atrás quedaban las declaraciones de Luis Enrique que ya dejaron entrever lo peor después de las pruebas practicadas en Amán. Y la decisión final, algo esperpéntica por lo del tuit borrado por estar pendiente el permiso de la FIFA y republicado cuator horas después.

Gayà ha querido masticar, tragar y digerir el mal bocado y, de paso, tener datos de un fisioterapeuta de su club, el Valencia, antes de hablar. Las declaraciones, en todo caso, no distan de las últimas que hizo a pie de avión en Doha cuando fue abordado por un pequeño grupo de periodistas enviados especiales al Mundial. Desde ahí, casi dos días de silencio, cerrando la boca tanto en Barajas como en Paterna, en el amargo viaje de este sábado.Para quien no entendiera este silencio y la distancia (sobre todo los aficionados que en la ciudad deportiva le dedicaron gritos de ánimo y Gayà sólo respondió con un tímido saludo) va el inicio del mensaje: «Quiero dar las gracias por los mensajes de apoyo que he recibido en las últimas horas. Sinceramente, no sé si merezco tanto cariño».

Dentro de sí mantiene la rabia que no exterioriza. A la selección, el mismo mensaje que trasladó a sus compañeros en la despedida que se encargó de corear la Federación Española: «Ahora seré un aficionado más que disfrutará con cada partido de La Roja. Por eso, quiero desearle toda la suerte a mis compañeros porque no tengo ninguna duda de que este es el Mundial de España. La vida sigue».Y esa frase es la que aplicó el sábado. Gayà bajó sin síntomas de cojera del avión que trasladó a España de Jordania a Doha. Tampoco se le percibieron dificultades al caminar en el mencionado vídeo de despedida, ni en su llegada a Paterna, desde el coche al edificio principal. El futbolista estaba convencido de que, si se hubiera necesitado, podría haber forzado para el debut ante Costa Rica. Sobre todo, está seguro de que habría podido estar disponible para el encuentro ante Alemania del próximo domingo. Desde este sábado se ha puesto a trabajar para demostrarlo, entrenándose con normalidad en Paterna a las órdenes de Gattuso.