https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

Dumfries salvaguarda el honor de la 'Oranje'

Dos asistencias y un gol del futbolista del Inter tumban a Estados Unidos e impulsan a Países Bajos a los cuartos de final

Iván Orio
IVÁN ORIO Enviado especial a Doha

Todos los partidos de un Mundial tienen esa pasión desbordante que los diferencia de cualquier otra competición y en las eliminatorias esa emotividad se desborda hasta notarse en el ambiente. Jugadores y aficionados sienten un cosquilleo en el estómago que envuelve una mezcla de ilusión por seguir y de miedo por marcharse antes de tiempo. Ya no hay margen de error y se palpa tanto en el terreno de juego como en las gradas. El primer estadio en Qatar en el que se vivió ese clima tan singular fue el espectacular y futurista Khalifa International, escenario del cruce que abría los octavos entre Países Bajos, una selección que no enamoró pero que terminó invicta la fase de grupos, y Estados Unidos, un grupo que tampoco conocía la derrota y que tenía mucho más de lo que aparentaba, como se comprobó ante Inglaterra e Irán.

La puesta en escena fue contradictoria si se observa el ranking y el palmarés mundialista de neerlandeses y americanos. Países Bajos, Holanda en el argot futbolístico de toda la vida, se dejó dominar por el rival. Cómo han cambiado la cosas en este deporte en el que la 'Oranje' se siente más cómoda sin balón para lanzarse al ataque con galopadas de su nueva estrella, Gakpo, y de un Memphis que funciona mucho mejor en la selección que en el Barcelona porque le consideran un compañero con galones.

Y claro, el EE UU de hoy no es de sus comienzos, cuando trataba de sorprender desde el orden y la disciplina pero sintiéndose inferior, agazapado, sin recursos. Ahora tiene a Dest, a Robinson, a Weah... Y a Pulisic, que pudo cambiar el guion del partido a los dos minutos si llega a acertar en un claro uno contra uno que resolvió Noppert.

3 Países Bajos

Noppert, Timber, Van Dijk, Aké (Weghorst, min. 94), Klaasen (Koopmeiners, min. 46), De Roon (Bergwijn, min. 46) F. De Jong, Blind, Dumfries, Memphis (Simons, min. 82) y Gakpo (De Ligt, min. 94).

1 Estados Unidos

Turner, Dest (Yedlin, min. 75), Zimmerman, Ream, Robinson (Morris, min. 92), McKennie (Wright, min. 67), Adams, Musah, Weah (Aaronson, min. 67), Ferreira (Reyna, min. 46) y Pulisic.

  • Goles: 1-0: min. 10, Memphis. 2-0: min. 45, Blind. 2-1: min. 76, Wright. 3-1: min. 81, Dumfries.

  • Árbitro: Wilton Sampaio (Brasil). Mostró tarjeta amarilla a los neerlandeses Koopmeiners (min. 60) y F. De Jong (min. 87).

  • Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Mundial de Qatar, disputado en el estadio Al Khalifa ante 44.846 espectadores.

Los norteamericanos cayeron en la 'trampa'. Movían la pelota con solvencia y miraban con descaro a los europeos, que esperaron con paciencia su momento sin presionar demasiado, dejándoles unos metros para que se confiaran. No parecían tener prisa los hombres de Van Gaal, convencidos de que el error de su adversario tenía que llegar. Y poco después de que Pulisic pudiera dar un vuelco a la historia una mala entrega dio paso a un contragolpe fulgurante de los neerlandeses que culminó Memphis dentro del área tras una certera asistencia de Dumfries. Daba la sensación de que no habían hecho nada y los naranjas ya tenían el botín que necesitaban para tensionar a los de las barras y estrellas con un mensaje muy claro; cada vez que te equivoques puedo hacerte mucho daño.

Sin hacer casi ruido

El argumento permaneció inalterable. Tocados pero obligados a mirar hacia delante aún con mayor insistencia, los estadounidenses abusaron de las entradas por el carril derecho a través de un Dest que no daba abasto. Las pérdidas suelen tener un castigo menor cuando se producen en los costados y evitaron la zona central para no dar ventaja a País Bajos. Bordearon el área constantemente, con velocidad, talento y calidad, pero siempre morían en la orilla, como si les faltase el don para subir un nuevo peldaño en el orden internacional. Sus contrincantes guardaban el tesoro y tampoco se volvieron locos para acumular más riquezas. Y de la nada surgió otra acción fulgurante que descosió las costuras de los americanos. De nuevo Dumfries puso un balón letal en el área y Blind apareció como una exhalación para hacer el segundo.

Tras el descanso, el panorama era ya conocido. Estados Unidos, eso sí, tuvo algo más de mordiente y obligó a la 'Oranje' a multiplicarse en tareas defensivas. Dest, desfondado, fue sustituido en el minuto 75 y mientras sus compañeros de banquillo le animaban. Wright puso picante con un tanto que les metía de lleno en la pelea. Quedaba tiempo y se fueron a por todas, haciendo añicos la disciplina táctica. Y lo pagaron. En una acción aparentemente intrascendente nadie vio a Dumfries, otra vez Dumfries, entrar solo por el costado derecho. Allí fue el balón y el del Inter no perdonó. Con el que probablemente fue el partido de su vida salvaguardó el honor de una selección que sin hacer casi ruido ya está en cuartos.