https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Cavani lamenta la eliminación de su selección. / afp

Mundial Qatar 2022

Uruguay llora desconsolado el adiós de una generación

Los charrúas superaron con oficio a la Ghana de Iñaki Williams pero la victoria de Corea les condenó sin remisión

Iván Orio
IVÁN ORIO Enviado especial. Doha

El fútbol de una generación de Uruguay ha dicho adiós al Mundial de Qatar de la forma más inesperada. Los Cavani, Luis Súarez, Godín, Muslera y Cáceres reivindicaban su legado en el partido decisivo del grupo frente a la selección de Iñaki Williams, que se había ganado el derecho a soñar con su victoria ante Corea del Sur. El Al Janoub Stadium, una especie de flor blanca suspendida sobre el inmenso desierto catarí, ha sido escenario del fútbol que fue y el que viene. Parecía que el pasado quería quedarse un poco más, pero el segundo gol de Corea en el otro partido ante Portugal llevó el desconsuelo a todo un país.

0 Ghana

Zigi; Alidu, Amartey, Salisu, Rahman; Thomas, Abdul Samed (Kyereh, 72); Kudus, Andre Ayew (Bukari, 46), Jordan Ayew (Sulemana, 46); y Williams (Semenyo, 72).

2 Uruguay

Rochet; Varela, Giménez, Coates, Olivera; Pellistri (De la Cruz, 65), Bentancur (Vecino, 35), Valverde, De Arrascaeta; Darwin Núñez y Luis Suárez (Cavani, 65).

  • Goles : 0-1 (min. 26), De Arrascaeta; 0-2 (min. 32), De Arrascaeta.

  • Árbitro : Daniel Siebert (alemán). Amonestó a los uruguayos Darwin Núñez y Luis Suárez.

  • Incidencias : Partido de laúltima jornada del grupo H disputado en el estadio Al Janoub ante 43.443 espectadores.

Por experiencia y por historia, nada menos que dos Mundiales en su palmarés, los sudamericanos partían como favoritos en este choque intercontinental. Sin embargo, la presión podía volverse en su contra porque necesitaban ganar para clasificarse. No les valía ningún otro resultado y habían sido incapaces de hacer un gol en sus dos compromisos previos. Había, además, cuentas pendientes. En Sudáfrica 2010, charrúas y ghaneses se vieron las caras en cuartos de final y, tras empatar a uno, la lotería de los penaltis se alió con los primeros.

Iñaki Williams, titular en los tres partidos, jugó esta vez de inicio como interior derecho y no en la punta de ataque –en la segunda mitad cambió de posición–. Fue Kudus, el futbolista con más talento de Ghana y que había hecho dos goles a los coreanos, el que ocupó de entrada sa demarcación. Y fue el del Ajax quien en el minuto 19 encaró a Rochet después de un rechace y cayó dentro del área. El juez de línea levantó la bandera, pero el VAR intervino, se comprobó que no estaba en fuera de juego y el árbitro decretó penalti pese a que parecía un piscinazo.

El guardameta se echaba las manos a la cabeza mientras Ayew esperaba en los siete metros con el balón bajo el brazo. Oportunidad de oro que el africano desaprovechó con un lanzamiento suave y centrado. Después, momentos de tensión con varios futbolistas encarándose y diciéndose de todo. Y en este caos de idas y venidas, de caídas y de protestas, hay muy pocas selecciones que se manejen como Uruguay. Los ghaneses aún se lamentaban del error cuando De Arrascaeta abrió el marcador en el 26 y repitió en el 32. Luis Suárez participó en las dos acciones que enterraron las opciones de los 'Black Stars'.

En la segunda parte sucedió lo que suele pasar cuando Uruguay va por delante en un duelo decisivo: nada. Williams lo intentó de todas las maneras posibles, pero no tuvo su día. Su equipo bordeaba el área charrúa pero sin apenas profundidad. Y de repente llegó el mazazo para los sudamericanos. La cara de Luis Suárez en el banquillo era un poema cuando llegó la noticia del segundo gol de los asiáticos. Su gesto de desesperación se trasladó a la grada, donde los aficionados lloraban desconsolados. Adiós cruel a una generación muy grande.