https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

Inglaterra prejubila a Gareth Bale

Tres arreones bastaron a los de Harry Kane para ser primeros de grupo tras superar a Gales, que perdió a su referente en el descanso

Iván Orio
IVÁN ORIO Enviado especial a Doha

Fútbol clásico, al menos en el cartel, en el Ahmad Bin Ali Stadium. Gales e Inglaterra, tan cerca y a la vez tan lejos. Y siempre con cuentas pendientes. Los videomarcadores anunciaban un cara a cara entre Harry Kane y Gareth Bale y había algo distinto en el ambiente, con las dos aficiones entregadas a la causa, cada una concentrada en un fondo y midiéndose a distancia.

Cuando saltaron a calentar los ingleses, abucheos de los galeses. Cuando lo hicieron los galeses, abucheos de los ingleses. Como un ritual ancestral de dos vecinos que se toleran de tanto que lleva uno cerca del otro. Los galeses se dejaron la garganta para entonar el himno. Y los ingleses, mayoritarios en las gradas, esperaban ansiosos a que empezara el suyo en una suerte de batalla de decibelios de tintes patrióticos. El ambiente era espectacular y presagiaba una lucha de gladiadores en el terreno de juego, pero deportivamente resultó muy desigual.

La primera parte fue eterna porque ocurrieron muy pocas cosas. Todas las hizo Inglaterra, con Gales agazapado en busca de una oportunidad para salir a la contra. El planteamiento es cuando menos discutible, sobre todo si se tiene en cuenta que eran Bale y los suyos los que estaban obligados a ganar para tener alguna opción. Hace un tiempo, cuando el exjugador del Real Madrid estaba en forma, eso podía suceder, con una genialidad, una carrera o el lanzamiento de una falta.

0 Gales

Ward, Williams (Roberts, min. 36), Mepham, Ampadu, Rodon, Davies (Morrell, min. 59), Ramsey, Allen (Colwill, min. 81), James (Wilson, min. 77), Moore y Bale (Johnson, min. 46).

3 Inglaterra

Pickford, Walker (Alexander-Arnold, min. 57), Stones, Maguire, Shaw (Trippier, min. 65), Henderson, Rice (Phillips, min. 58), Bellingham, Rashford (Grealish, min. 75), Kane (Wilson, min. 58) y Foden.

  • Goles: 0-1: min. 50, Rashford. 0-2: min. 52, Foden. 0-3: min. 68, Rashford.

  • Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Amonestó a James y Ramsey, por Gales.

  • Incidencias: Partido de la tercera jornada del Grupo B del Mundial de Qatar, disputado en el estadio Ahmad Bin Ali.

Pero ahora mismo la que fuera una rutilante estrella está a otra película en Los Ángeles. Kane quería dosificarse y se movía al trote, con pocas ganas. Y Bale deambulaba con la cabeza en otra parte. Era un duelo en cámara lenta y con un aire crepuscular, como rodado por Sergio Leone. Y terminó pronto. El galés ya no volvió tras el descanso, parece que con molestias, y el del Tottenham poco después pensando en los octavos.

Se desconocían los motivos que aceleraron la prejubilación de Bale –algunos medios ya especulaban incluso antes del partido sobre la posibilidad de una retirada adelantada–, pero es cierto que sin él en el campo y con las noticias de la transitoria victoria de Estados Unidos sobre Irán los galeses se vinieron abajo estrepitosamente.

Inglaterra lo vio claro y se fue ya sin titubeos a por la victoria. Dos arreones en los minutos 49 y 51 culminaron con los goles de Rashford y Foden y enterraron a sus rivales en la trinchera. Después, en el 68, el futbolista del Manchester United puso la cruz sobre la tierra acumulada. Muy poco ha ofrecido Gales en la fase de grupos. Se va por la puerta de atrás con un empate frente a los norteamericanos y sendas derrotas ente los iraníes y los ingleses. Pero la fidelidad de sus hinchas es admirable. No dejaron de animar a los suyos en ningún momento.

Sin titubeos

Inglaterra llegó al torneo sin hacer ruido, como de tapadillo, y ha solventado sus compromisos con suficiencia. Sólo flaqueó durante bastantes minutos en el choque contra EE UU, pero dio la sensación de que saltaron al campo con la calculadora activada. En el Ahmad Bin Ali Stadium sólo brilló un color, el blanco de los inventores del fútbol. El rojo únicamente fue intenso en los prolegómenos y en el sector galés de las gradas. En el césped se destiñó sin remedio y sin ánimo de resistencia.

El marcador pudo ser incluso más contundente, pero los ingleses soltaron un poco el acelerador y además desperdiciaron numerosas ocasiones. Terminan primeros de grupo con siete puntos y desde hoy empieza otra Copa del Mundo para ellos, la que no admite ni un solo fallo.