https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

La Ghana de Williams desenmascara a la Corea de Son

Los africanos se ganan el derecho a soñar con los octavos tras imponer su poderío físico sobre los asiáticos en un partido loco

Iván Orio
IVÁN ORIO Enviado especial. Doha

La electricidad de la Corea del Sur del enmascarado Son frente al físico y la potencia de la Ghana de Iñaki Williams. El Education City Stadium de Qatar ha sido escenario de un partido entre dos selecciones que modelan la forma de entender el fútbol en Asia y en África, al margen de que es cada vez mayor el número de sus futbolistas que se han europeizado al militar en clubes del Viejo Continente. Hay algo singular que las define. Ese correr constante de los coreanos, con desmarques endiablados por las bandas y centros rasos al área, cerca del punto de penalti. Y ese fluir lento y pausado de los ghaneses, a cámara lenta en la posesión pero con un peligro mayúsculo a balón parado. Los 'Black Stars' han tenido que modificar algo su modus operandi para intentar aprovechar la velocidad del delantero del Athletic, sin suerte de cara a puerta en el Mundial pero fundamental en el esquema de su equipo.

2 Corea del Sur

Kim Seung-Gyu; Kim Moon-Hwan, Kim Min-Jae (Kwon Kyung-Won, m.92), Kim Young-Gwon, Kim Jin-Su; Hwang In-Beom, Jung Woo-Young (Hwang Ui-Jo, m.78), Kwon Chang-Hoon (Lee Kang-In, m.57), Jeong Woo-Yeong (Na Sang-Ho, m.46), Son Heung-Min; Cho Gue-Sung.

3 Ghana

Zigi; Lamptey (Odoi, m.78), Amartey, Salisu, Mensah (Rahman, m.88); Jordan Ayew (Sulemana, m.78), Thomas, Abdul Samed, Kudus (Djiku, m.83); Andre Ayew (Kyereh, m.78), Iñaki Williams.

  • Goles: 0-1. M.24. Salisu; 0-2. M. 34. Kudus; 1-2. M. 58. Cho Gue-Sung. 2-2. M. 61. Cho Gue-Sung; 2-3. M. 68. Kudus.

  • Árbitro: Anthony Taylor (ING). Amonestó a Amartey (m.21), Jung Woo-Young (m.27), Lamptey (m.73) y Kim Young-Gwon (m.77). Expulsó a Paulo Bento, entrenador de Corea del Sur, al término del encuentro por sus protestas.

La puesta en escena de los coreanos ha sido extraordinaria, con un Son muy enchufado, consciente de que debe liderar a los suyos en este torneo. Los africanos se miraban aturdidos, incapaces de contener las permanentes acometidas del futbolista del Tottenham. Han sido quince minutos fulgurantes que presagiaban buenas noticias para los asiáticos. Sin embargo, el ímpetu ha ido decayendo y Ghana ha encontrado su sitio. Magnífico en la búsqueda del equilibrio el centrocampista del Ajax Kudus. Ha sido hacerse con el mando de las operaciones y el guion del partido ha cambiado por completo. El problema de este equipo es que su ritmo aletargado le cierra cualquier opción de sorprender a los adversarios con la búsqueda de espacios porque tienen tiempo de sobra para recomponerse y ajustar las líneas. Ahí Williams se siente incómodo, acostumbrado a lo contrario en el Athletic.

Lo que Corea no había conseguido en un cuarto de hora Ghana lo ha hecho en cinco minutos de control a la salida de un córner. Gol de Salisu. Con suspense, eso sí, porque el VAR ha tardado lo suyo en ratificarlo. Podía interpretarse fuera de juego e incluso mano, pero el tanto ha subido al marcador. Poco después Kudus ha hecho el segundo, un golpe que pareció definitivo porque Son y los suyos no han reaccionado y se han retirado cabizbajos a los vestuarios. En ese impasse hasta el descanso la aportación del jugador rojiblanco ha sido determinante para ayudar a los suyos a convertirse en los propietarios del balón. Si lo tienen son hipnóticos y muy difíciles de batir. Ha modificado el rol Williams con su selección. Como ir a los espacios resulta muchas veces estéril, ejerce casi de pivote para jugar de espaldas y dar tiempo a los suyos a ocupar sus posiciones al iniciar la transición.

Así estaban las cosas cuando el choque ha enloquecido en apenas diez minutos. Entre el 58 y el 61 Cho ha llevado el delirio al fondo de los aficionados coreanos con dos goles que igualaban el encuentro y auguraban remontada. Pero en el 68 Kudus ha redondeado su excelente actuación con la tercera diana para los suyos después de un fallo en el remate de Williams dentro del área al pasarle la pelota por encima del pie. Ante Portugal el rojiblanco pudo sacar del foco a Cristiano si un resbalón no le hubiera impedido culminar su acción de pillería cuando el duelo agonizaba. Esta tarde ha participado mucho más en el juego. No ha sido el llanero solitario en el que le convirtió su entrenador ante el combinado luso. En un partido trepidante Ghana ha desenmascarado a la Corea de Son y, con agonía, eso sí, se ha ganado el derecho a soñar con los octavos en el torneo. Se la jugará ante Uruguay.