https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

Casemiro hereda el tobillo de Neymar

La selección brasileña pierde la magia de su estrella pero resuelve un partido complicado y se clasifica para octavos

Pío García
PÍO GARCÍA Doha

A Tite se le lesionó Neymar y le entró miedo. Miró al banquillo, vio toda aquella plétora de delanteros fulgurantes, y decidió olvidarse de ellos y sacar en su lugar a Fred, el centrocampista del Manchester United. No quiso el seleccionador brasileño transitar por la misma senda del primer partido y envió a su equipo un mensaje de contención. Brasil perdió locura y efervescencia, perdió su esencia. Aun así tuvo un par de buenas ocasiones durante la primera parte, sobre todo gracias a un remate en boca de gol de Vinicius que Yann Sommer, el eterno portero suizo con aires de galán, logró despejar con reflejos de gato.

Suiza se quedó sorprendida al ver que la 'Canarinha' no solo no le hacía daño sino que le permitía tener el balón, aunque no supiera muy bien qué hacer con él. Un par de zarpazos de Vargas en el tiempo de descuento helaron el entusiasmo de la afición brasileña, que comenzó muy locuaz y acabó apagándose a medida que su equipo se iba difuminando.

Tite quiso recuperar la magia en el descanso y decidió sentar a Lucas Paquetá, mucho más fallón que en el primer partido, y sacar en su lugar a Rodrygo. Buscaba el seleccionador brasileño la chispa del prestidigitador, pero para entonces Suiza ya se había dado cuenta de que aquel león rugía de mentirijillas y que el tobillo maltrecho de Neymar era mucho más que la articulación hinchada de un solo futbolista: era el tobillo del que dependía el edificio entero de Brasil. El equipo alpino se asentó en el medio campo y tuvo dos ocasiones seguidas de mucho peligro, primero con Widmar y más tarde con Vargas.

1 Brasil

Alisson, Militao, Marquinhos, Thiago Silva, Alex Sandro (Telles, min. 86), Casemiro, Lucas Paquetá (Rodrygo, min. 46), Fred (Bruno Guimaraes, min. 57), Raphinha (Antony, min. 73), Richarlison (Gabriel Jesus, m. 73) y Vinicius.

0 Suiza

Sommer, Widmer (Frei, min. 86), Elvedi. Akanji, Rodríguez, Freuler, Xhaka, Sow (Aebischer, min. 76), Rieder (Steffen, min. 58), Vargas (Fernandes, min. 58) y Embolo (Seferovic, min. 76).

  • Gol: 1-0: min. 86, Casemiro.

  • Árbitro: Iván Barton (El Salvador). Amonestó a Rieder y Fred.

  • Incidencias: Partido de la segunda jornada en el grupo G del Mundial de Qatar disputado en el Estadio 974.

Pudo ser peor la caída de los brasileños si no fuera porque Vinicius decidió que alguien tenía que recoger el testigo de Neymar y que no valía la pena seguir llorando por la leche derramada. En el minuto 63, Casemiro filtró un pase matemático hacia el delantero del Real Madrid, que con un toque de delicadeza dejó la pelota en la red, fuera del alcance de Sommer. El tanto no subió al marcador, pese a la algarabía de la hinchada brasileña, porque el VAR demostró que Alex Sandro, que apenas había llegado a rozar la bola en un momento inicial de la jugada, estaba claramente en fuera de juego.

Toque de corneta

Brasil se lanzó entonces a buscar la victoria y Suiza se acobardó al ver llegar a toda esa portentosa banda de delanteros cargando a toque de corneta. Trataron los alpinos de refugiarse en la defensa y de confiar en los guantes de su portero, pero de pronto emergió el héroe más improbable. Entre toda esa nube de atacantes febriles, el balón le cayó a Casemiro, el hombre que trabaja construyendo muros de cemento en el centro del campo. El jugador del Manchester United recogió la pelota en el área y disparó con calidad y rabia acumulada. Sommer ni se enteró.

Ahí se acabó el partido porque Suiza, que es una selección seria y funcionarial, se descubrió de pronto sin el talento suficiente como para causarle ningún problema a Brasil. La selección de Tite, que jugará contra Camerún el último partido de la primera fase, ya está en octavos de final.