Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 22 de mayo
Rodrigo Hernández y Alexis Mac Allister pelean por un balón. AFP
Liverpool y City empatan en Anfield y hacen líder de la Premier al Arsenal
Jornada 28

Liverpool y City empatan en Anfield y hacen líder de la Premier al Arsenal

Stones adelantó a balón parado al equipo de Guardiola, que sacó un punto gracias a un penalti cometido por Aké sobre Darwin Núñez y transformado por Mac Allister

Daniel Panero

Domingo, 10 de marzo 2024, 18:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Arsenal fue el ganador del duelo entre el Liverpool y el Manchester City en Anfield. Cualquiera de los tres equipos podía ser líder este domingo y lo terminó siendo el dirigido por Mikel Arteta, después que el de Jürgen Klopp y el de Pep Guardiola empataran en un enfrentamiento que tuvo de todo. Stones adelantó a los visitantes, pero tras el descanso un error de Aké abrió la puerta a Mac Allister, que empató de penalti y dejó la Premier League en un pañuelo, con tres conjuntos en apenas un punto a falta de diez jornadas.

Pocos ambientes hay en el planeta fútbol como el de Anfield y pocos partidos hay ahora mismo en el globo como un Liverpool-City. Los dos elementos se dieron cita en la ciudad de los Beatles y el resultado no podía ser otro que un ambiente inmejorable. El 'You'll never walk alone' sonó hasta poner la piel de gallina y dio paso a dos equipos que se jugaban, quién sabe, el título de la liga inglesa. La oportunidad era única y lo sabían los dos contendientes. Klopp puso en liza todo lo que tenía en óptimas condiciones salvo a Salah, que tocado esperaba en el banquillo, y Guardiola alineó a todos los jugones de una tacada. Bernardo Silva, Foden, De Bruyne y Julián Álvarez, ahí es nada. Todos a disposición de la voracidad de Haaland.

El plan de Guardiola era bajar cuanto antes las revoluciones de Anfield, con ganas de guerra. Y vaya si lo hizo. El City salió a jugar con la misma personalidad con la que entrena cada día entre semana, atreviéndose a todo, con un 3-6-1 que permitía presionar muy arriba en campo contrario y a la vez madurar cada jugada gracias al inagotable talento que Guardiola tiene bajo su tutela en la parcela ancha. Así comenzó una fina lluvia que poco a poco fue calando al Liverpool hasta los huesos.

Liverpool

Kelleher, Bradley (Robertson, min. 61), Quansah, Van Dijk, Joe Gomez, Endo, Szoboszlai (Salah, min. 61), Mac Allister, Elliott, Darwin Núñez (Gakpo, min. 76) y Luis Díaz.

1

-

1

Manchester City

Ederson (Stefan Ortega, min. 56), Walker, Akanji, Aké, Stones, Rodri, Foden, Bernardo Silva, De Bruyne (Kovacic, min. 69), Julián Álvarez (Doku, min. 69) y Haaland.

  • Goles: 0-1: min. 23, Stones. 1-1: min. 50, Mac Allister, de penalti.

  • Árbitro: Michael Oliver (Reino Unido). Amonestó a Rodri, Ederson y Bernardo Silva.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 28ª jornada de la Premier, disputado en Anfield ante 61.276 espectadores.

Y es que los 'skyblue' dominaban con la batuta de Rodri y la aparición entre líneas de sus jugones y poco a poco se acercaban a la portería de Kelleher, que ya veía cerca el desenlace. El meta irlandés apareció para salvar los muebles hasta en tres ocasiones ante disparos de Julián Álvarez y De Bruyne, pero poco pudo hacer cuando el belga, el más pillo de todos, aprovechó una desatención local para sacar un córner al primer palo y encontrar a Stones. El otrora central remató a placer e hizo bueno el plan de Pep, que llegó al descanso con la sonrisa intacta, sin más sobresaltos y sabiendo que su guion se estaba cumpliendo a rajatabla.

El City, dos balones a la madera

Tras la reanudación todo el trabajo del City en la primera mitad se vino abajo en un error grosero de Aké. El defensa neerlandés dio un pase corto a Ederson, quien en su intento por arreglar el desaguisado, se llevó por delante a Darwin Núñez. La pena máxima la transformó Mac Allister para poner el duelo en la casilla de salida y reactivar a un estadio de Anfield que pasaba del bajón a convertirse en una auténtica caldera de cara a la recta final del choque.

El nuevo escenario era una bomba de relojería. Al City por primera vez le temblaban las piernas y enfrente estaba un equipo que sabe como pocos lo que significa aprovechar un estado de ánimo. El Liverpool adelantó filas, introdujo a Robertson y Salah y volcó el terreno de juego hacia la portería del recién ingresado Stefan Ortega. Los reds ganaban ahora todos los duelos. Endo era omnipresente en la parcela ancha y Luis Díaz era una amenaza constante ante la defensa adelantada de los de Guardiola. El colombiano erró dos mano a mano que desesperaron a Klopp y Darwin Núñez se topó con Ortega.

Fue la gota que colmó el vaso para Guardiola. Había que frenar la sangría o ser partícipe de la locura. Al primer guion se entregó el técnico del City, que introdujo a Kovacic y Doku para recuperar el control del centro del campo y renovar la presión de su equipo en campo contrario. El plan salió bien. El City ganó frescura e hizo contener el aliento a Anfield en los últimos minutos con dos balones a la madera de Foden y Doku. La pelota no entró, Michael Oliver no consideró penalti una polémica acción de Doku sobre Mac Allister y el último enfrentamiento en Premier entre Klopp y Guardiola terminó en tablas. El gran beneficiado fue el Arsenal de Arteta, el nuevo líder del campeonato inglés.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios