Los futbolistas del Liverpool celebran uno de los dos goles de Mané ante el Crystal Palace. / EP

Premier League

Liverpool y Chelsea aseguran su presencia en la próxima Champions

'Reds' y 'blues' acompañarán en la máxima competición europea a los dos equipos de Mánchester

COLPISA / AFP LONDRES

El Liverpool, que venció al Crystal Palace (2-0) y Chelsea, a pesar de su derrota (2-1) ante el Aston Villa este domingo, finalizaron tercero y cuarto de la Premier League, al término de la 38ª y última jornada, y se clasificaron para la Liga de Campeones.

'Reds' y 'blues' acompañarán la próxima temporada en la máxima competición europea a los dos equipos de Mánchester, el City (primero) y el United (segundo).

Esta 38ª fecha de la atípica temporada, jugada casi al completo a puerta cerrada a causa de la pandemia de la covid-19, se recordará por su emoción. El retorno de hasta 10.000 espectadores por estadio desde la 37ª jornada dio una dimensión suplementaria a la épica de estos diez partidos disputados simultáneamente.

En efecto, la lucha por las dos últimas plazas para la Champions era el punto 'caliente' de la última jornada, y no defraudó. Además, el Leicester, que pinchó en casa ante el Tottenham (2-4) después de haberse puesto por delante en dos ocasiones, y el West Ham, que ganó 3-0 al Southampton, finalizaron quinto y sexto, y jugarán la Europa League, mientras que los 'spurs', séptimos, se estrenarán en la nueva Conference League.

Los 'reds' se subieron 'in extremis' al tercer cajón del podio después de un final de campeonato casi inmaculado, con 26 puntos de 30 posibles en las diez últimas fechas. Un alivio para el equipo dirigido por Jürgen Klopp tras una temporada lastrada por las lesiones de jugadores importantes.

Ante el Palace anotó los dos goles el senegalés Sadio Mané, una de las grandes decepciones del curso en Anfield, a pases del brasileño Roberto Firmino (minuto 36) y Mohamed Salah (minuto 74), los otros dos componentes de la delantera mágica.

Doblete de Bale

Justo detrás de ellos, los hombres de Thomas Tuchel, que en seis días disputarán la final de la Liga de Campeones contra el campeón de la Premier, el Manchester City de Pep Guardiola,, se aseguraron volver a la máxima competición europea a pesar de su derrota en Birmingham.

Privados del francés N'Golo Kanté, lesionado, pero que podría estar recuperado para el sábado, el Chelsea vio cómo el Leicester les adelantaba tras abrir el marcador ante el Tottenham con un gol de penalti de Jamie Vardy (minuto 18). La igualada de Harry Kane para los 'spurs' -que le permite ser máximo goleador con 23 dianas, por delante de Salah (22)- devolvió brevemente a los 'blues' al top-4 (minuto 40). Pero a fuerza de dominar sin marcar los pupilos de Tuchel se vieron por detrás merced a un gol de Bernard Traoré (minuto 43).

La situación empeoró para el Chelsea cuando en el minuto 53 el neerlandés Anwar el-Ghazi superó de penalti al portero español Kepa Arrizabalaga. El Leicester acababa de adelantarse de nuevo con un segundo gol de penalti de Vardy (minuto 52) y parecía en posición ventajosa.

Aunque Ben Chilwell alimentó las esperanzas a 20 minutos del final, fue el empate del Tottenham en Leicester, en un error de su arquero Kasper Schmeichel, lo que devolvió al Chelsea al top-4 (minuto 76). Gareth Bale, en su último partido con la elástica de los 'spurs' antes de regresar a Real Madrid tras su cesión, selló su doblete (minutos 87 y 90+6).

Los 'foxes', que se quedaron a las puertas de la Champions en la última jornada por segunda temporada consecutiva, cierran el curso con el consuelo de la Europa League y con la Copa inglesa en sus vitrinas, ganada precisamente a los 'blues'. Pero con el sabor amargo de haber pasado 64 de 76 jornadas en los dos últimos años en posiciones de acceso a Champions, sin poder sellar el premio.

Con su victoria en el King Power Stadium, los 'spurs' pudieron conservar el séptimo puesto, dejando fuera del Europa al Arsenal, que no jugará competición europea por primera vez desde la campaña 1995-96.

Agüero se despide por todo lo alto

Esta jornada pasará también a la historia por ser la última de Sergio Agüero en la Premier. El delantero argentino del Manchester City saltó al césped en el minuto 65, y anotó sus goles 183 y 184 con los 'citizens' en la Premier en su victoria 5-0 ante el Everton, convirtiéndose en el jugador más prolífico para un mismo club por delante de Wayne Rooney.

Los tres descendidos; Fulham, West Bromwich Albion y Sheffield United eran conocidos desde hace semanas.