Jules Koundé se lamenta tras su lesión durante el Francia-Austria. / FRANCK FIFE / AFP

El virus FIFA golpea con fuerza al Barça

Las lesiones de Ronald Araujo y Jules Koundé en los partidos con sus selecciones preocupan en el Camp Nou y podrían dejar a la defensa azulgrana en cuadro durante las próximas semanas

COLPISA

Saltan las alarmas en el Camp Nou. El siempre temido virus FIFA cuando llegan las ventanas internacionales se ha cebado esta vez con el Barça. Las lesiones de Ronald Araujo y Jules Koundé en los partidos con sus selecciones amenazan con dejar a la defensa azulgrana en cuadro durante las próximas semanas, en las que el conjunto culé pretende seguir la estela del Real Madrid en la Liga y se juega su futuro en la Champions, con un doble duelo ante el Inter de Milán que se antoja decisivo después de la derrota de los hombres de Xavi frente al Bayern en Múnich.

Tanto el uruguayo como el francés ya han regresado a Barcelona, donde esta misma mañana, en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí, los servicios médicos del Barça han examinado sus dolencias físicas. Aunque el club catalán no ha comunicado el periodo estimado de baja de ambos defensa, sí ha determinado en su nota oficial que Araujo padece una avulsión del tendón del aductor largo del muslo derecho mientras que Koundé sufre una lesión en el bíceps femoral del muslo izquierdo.

A tenor de las lesiones, el periodo de inactividad podría ser de entre tres y cuatro semanas en el caso del jugador francés, mientras que para el zaguero charrúa, cuyo caso preocupa en mayor medida, se alargaría por encima del mes y medio de baja, lo que haría peligrar su concurso con la selección de Uruguay en el Mundial de Catar.

Importante dolor de cabeza por tanto para Xavi justo cuando parecía haber encontrado la llave con su defensa, pues se le caen a la vez dos piezas fundamentales en la zaga azulgrana. Así las cosas, y toda vez que al técnico catalán le quedan tres defensas centrales sanos -Eric García, Christensen y Piqué-, la situación podría abrir las puertas del once al tercero, un peso pesado hasta ahora condenado al ostracismo, si es que Xavi no opta por recurrir a Bellerín o Sergi Roberto, opciones más naturales para el lateral derecho.