Real Madrid

Vinicius se reivindica con goles sin Hazard

El joven delantero brasileño refuerza su candidatura a la titularidad tras marcar por primera vez en dos partidos consecutivos

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Taponado a principios de la pasada temporada por Eden Hazard y lastrado por su falta de puntería, Vinicius ha tardado demasiado en reencontrarse con el gol y reivindicar un puesto como titular en la delantera del Real Madrid, pero con el belga de baja el joven futbolista brasileño parece haberse liberado de forma definitiva. Por primera vez en 72 partidos con el campeón de Liga Vinicius ha conseguido marcar en dos encuentros consecutivos y ha reforzado su candidatura a formar parte del once de Zinedine Zidane, con el sistema que mejor se adapta a sus características, un 4-3-3 con el que los blancos consiguieron doblegar al Valladolid y al Levante.

Frente al Valladolid, el técnico francés recuperó en la última media hora su esquema más clásico y Vinicius encontró puerta solo ocho minutos después de saltar al campo. El domingo, ante el Levante, Zidane apostó en ataque por Asensio, Benzema y Vinicius, y el brasileño volvió a acertar, y lo hizo a los 16 minutos con un golazo de pausa y precisión a la primera que tuvo, aunque después falló otro par de ocasiones claras, sobre todo una a bocajarro que volvió a demostrar que se le hace habitualmente de noche cuando más propicia es la oportunidad. Pese a todo, con el Real Madrid agarrado en la portería a Thibaut Courtois, en este comienzo de curso es Vinicius quien ha asumido la responsabilidad en la delantera ante la irregularidad goleadora de Benzema y la ausencia de un artillero puro.

Si en su primera campaña de blanco Vinicius, siempre ligado a la precipitación y falta de pegada, necesitó hasta 29 remates para marcar y en la segunda diez, ahora ha logrado ver puerta en dos ocasiones con ocho disparos. Su progresión debe certificarse ahora que Hazard ni está ni se le espera durante un largo tiempo y el brasileño comienza a hacerse fuerte en la banda izquierda del tridente ofensivo, pese a que Zidane siga experimentando con sistemas y jugadores en un comienzo de temporada tan atípico sin apenas preparación. El madridismo, prendado con la velocidad y capacidad de desequilibrio de Vinicius, reclamaba acierto al joven de 20 años, que precisa sentirse importante, aparte de paciencia y confianza de su entrenador, empeñado con Jovic al principio pero parece que por fin convencido de que el ex del Flamengo debe ser fijo en un equipo que necesita de su alegría y desborde.

Mientras disfruta de un momento dulce, aunque Vinicius fue sustituido en La Cerámica a falta de 20 minutos, el brasileño no oculta que tiene que seguir trabajando «para ayudar mucho más» y que le falta, como a sus compañeros, «un poco de ritmo», aunque está seguro de que el parón de selecciones «vendrá bien para seguir mejorando». De los cuatro partidos que lleva el Madrid en esta Liga Vinicius ha participado en tres -no jugó el segundo ante el Betis-, tras disputar en el estreno el encuentro casi completo contra la Real Sociedad, al ser sustituido en el minuto 90. Ante el Valladolid y el Levante sumó 100 minutos, con dos goles decisivos que han valido para sendas victorias y para que el Madrid vuelva a ser líder.

Puede presumir ahora Vinicius de ser incluso el máximo goleador del equipo blanco, mientras que Benzema lleva solamente un tanto y casi todos los minutos disputados. Sin embargo, Benzema llegó a marcar 21 goles la temporada pasada del título y sigue siendo el delantero madridista más fiable no solo en cuanto a goles, sino también a asistencias. Con el francés seco en tres partidos y la ineficacia de los madridistas para matar los partidos, el conjunto de Zidane sobrevive ahora gracias a Vinicius y Courtois como antes lo hacía con Cristiano Ronaldo y Casillas, pero sin el portugués continúa con evidentes problemas de gol. Aunque al delantero brasileño se le exige, no solo que acierte las difíciles, sino que no falle las más fáciles que se le presentan, Zidane prefiere quedarse con lo que aporta Vinicius. «¿Qué le voy a pedir? No voy a hablar de un fallo, sino de lo positivo, del gol que ha marcado, que ha sido bonito», destacó el técnico francés tras la sufrida victoria frente al Levante.