Mercado

El Valencia vende a Rodrigo al Leeds

Peter Lim autoriza el traspaso del delantero por 30 millones fijos más 10 en variables y Murthy cierra el acuerdo con Radrizzani, máximo accionista del club inglés

JUAN CARLOS VILLENA Valencia

A Peter Lim se le terminó el amor con Rodrigo –el delantero jugó su primera temporada en el Valencia cedido por Meriton, que había comprado sus derechos al Benfica– tras ganar la Copa del Rey de 2019 al Barça de Messi. Como con tantas personas en aquellas fechas. El delantero, uno de los capitanes, fue de los primeros en descararse a Anil Murthy en una tensa reunión en Paterna a finales de julio de 2019cuando Peter Lim amagó por primera vez con la destitución de Mateo Alemany y Marcelino. De Rodrigo y Parejo nació la idea de que el club les dejara viajar a Singapur para hablar cara a cara con Lim y expresar la opinión de la plantilla sin intermediarios. Poco más de un año después, los dos forman parte del pasado en la entidad de Mestalla.

El Valencia y el Leeds United cerraron ayer un acuerdo, oficializado a última hora de la noche para traspasar al internacional por España por 40 millones contando fijos y variables. La llegada del máximo accionista del club inglés, Andrea Radrizzani, y de su director deportivo, Víctor Orta, a la ciudad precipitó la salida de Anil Murthy de Paterna unos minutos antes de comenzar el entrenamiento. Javi Gracia ya era conocedor de una novedad que impidió que Rodrigo, por precaución, se ejercitara junto a sus compañeros. Cuando el delantero abandonó Paterna, con una bolsa grande con efectos personales a las 11:35, ya se habían producido los primeros contactos entre los clubes aunque el grueso de la negociación llegó después de comer, puesto que antes el Leeds tenía que convencer a Rodrigo para aceptar el traspaso. El interés de Bielsa y la oferta económica, superior a los dos años que le restaban en Valencia, convenció al jugador.

La oferta del Leeds a la entidad de Peter Lim llegó de la mano de Jorge Mendes. Es por ello que Anil Murthy no tuvo que trasladar la información a Singapur puesto que Meriton ya conocía la jugada inicial. En Valencia se negociaron los flecos, donde el club vendedor estuvo dispuesto desde el primer momento a abrir un abanico de opciones en la forma de pago puesto que el montante superaba a lo esperado en el club cuando se inició el mercado como tasación de Rodrigo. Los 60 millones de hace un año eran una utopía ahora, no sólo por una campaña donde Rodrigo bajó sus prestaciones sino por la crisis económica provocada por la pandemia. Marcado en la lista negra de Peter Lim como el primero de la fila junto a Parejo, toda oferta superior a 25 millones (el precio de la venta de Ferran Torres) iba a ser estudiada por el Valencia. A última hora de ayer se cerró el negocio por 30 millones fijos más 10 en variables en el rango de los asequibles de conseguir, según pudo confirmar este periódico.

Con el acuerdo cerrado por las tres partes, tan sólo hace falta rubricar los famosos flecos de toda operación de este tipo en los contratos y que el jugador pase el conocimiento médico pero el Valencia hizo oficial el acuerdo a falta de esa formalidad, con un mensaje en las redes sociales del club donde agradeció su «esfuerzo y compromiso en las últimas seis temporadas y su contribución en el título de Copa». Con su marcha, se acaba el eterno culebrón de Rodrigo que desde que firmó su renovación con el Valencia en 2017, subiendo la cláusula a 120 millones, se le vinculó al Real Madrid de Lopetegui en 2018 y, después, al Inter, Atlético y Barça antes de acabar recalando en el Leeds.

Calienta Borja Mayoral

Con la salida de Rodrigo, el Valencia sigue haciendo caja y hueco en el Fair Play financiero para acometer los fichajes que cierren el primer proyecto de Javi Gracia. Contando el traspaso de Ferran Torres, aunque sus 25 millones fijos sirvieron para taponar la vía de agua de las pérdidas de la pasada temporada, la entidad de Lim ha vendido este verano por más de 80 millones si se acaban cumpliendo los variables de Torres, Coquelin y Rodrigo, además de desprenderse de tres fichas altas. El nuevo tope salarial del club no superará los 2,5 millones netos por jugador.

Con la salida de Rodrigo, el Valencia ya tendrá espacio salarial y cash para comenzar la negociación formal para intentar la llegada de Borja Mayoral, un fichaje de consenso con Javi Gracia. El presidente Anil Murthy se reunió el lunes en las oficinas del club con Martín Camaño, el agente del jugador, para transmitirle la intención del club y el contrato que estarían dispuestos a ponerle encima de la mesa. El delantero, que ha jugado las dos últimas temporadas cedido en el Levante, ve con buenos ojos seguir en Valencia y no cambiar de domicilio en una temporada complicada con el Covid-19. Mayoral termina contrato con el Real Madrid en 2021 y la entidad de Florentino Pérez, que no quiere renovarlo, sabe que este mercado es la última opción para sacar rédito económico. Al principio del verano, la entidad blanca rechazó 15 millones de la Lazio. El Valencia pretende cerrar su fichaje por un máximo de 10, aunque con ello tenga que negociar el porcentaje de los derechos del jugador para ceder en un futuro traspaso. El internacional Sub-21 ha marcado un total de 13 goles en sus temporadas como levantinista, donde también ha destacado en el juego asociativo cuando hacía pareja con Roger. Esa versatilidad es la que le encaja a Javi Gracia en su esquema de 4-4-2 para esta temporada, donde Maxi Gómez parte como referencia en punta.