Borrar
Ousmane Dembélé sigue en la disciplina del Barça. AFP
La tensa espera de Dembélé
Mercado

La tensa espera de Dembélé

El jugador galo entrena con el Barça, que sigue presionando al PSG y al extremo para recaudar más dinero y rechaza la opción de recuperar a Neymar

Daniel Panero

Lunes, 7 de agosto 2023, 16:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El culebrón que está viviendo Ousmane Dembélé todavía no ha llegado a su fin. Tras comunicar su deseo de salir del Barcelona, pasar reconocimiento médico con el Paris Saint-Germain y sellar su vinculación con el cuadro francés por cinco temporadas, el extremo galo ha tenido que regresar a los entrenamientos con el equipo de Xavi Hernández. Allí se ha encontrado un ambiente enrarecido y allí se vive una tensa espera tanto para el futbolista como para el club azulgrana, que sigue dilatando el envío del transfer como medida de presión para poder ingresar más dinero por su fichaje.

«Estoy decepcionado con Dembélé. Le hemos preguntado el motivo por el que quiere salir y no ha sabido responder», dijo Xavi durante la gira por Estados Unidos, al ser preguntado por el extremo francés. La salida del 7 era inminente y el técnico egarense no ocultó su malestar ese día y no ha podido ocultarlo en sus primeros días en la Ciudad Condal. Y es que allí se ha encontrado para su sorpresa con el delantero galo, obligado a entrenar con el resto de sus compañeros a la espera de que su traspaso al PSG sea definitivo.

Ciertamente, el caso de Dembélé enturbia la concentración azulgrana a pocos días del debut liguero. El jugador ha ido cumpliendo con todos los pasos estipulados en su contrato y solo necesita que sean abonados los 50 millones de euros acordados, algo que no puede ocurrir hasta que el club culé envíe el transfer del jugador al París Saint Germain.

Ese documento está frenando el desenlace de la operación, puede ser una medida de presión por parte de los culés, y es el único obstáculo pendiente para poner fin a un culebrón que todavía podría alargarse más, ya que la entidad que preside Joan Laporta tiene hasta el 21 de agosto para dar el sí quiero y enviar la documentación.

El principal motivo por el que el Barcelona, que solo tiene trece jugadores inscritos por el momento, está torpedeando la operación es el reparto de esos 50 millones de euros. El club azulgrana, con Mateu Alemany como jefe de operaciones, no está conforme con el cincuenta por ciento que le pertenece al futbolista por el traspaso y cree que podría llegar a un acuerdo para que ese porcentaje disminuya de forma considerable. De momento ha hecho que el futbolista regrese a los entrenamientos a las órdenes de Xavi y dilate así su puesta en marcha con el PSG, donde Dembélé preferiría estar con sus futuros compañeros y donde Luis Enrique le espera como agua de mayo para convertirle en pieza fundamental de su nuevo proyecto.

A la espera del desenlace de esta operación hay varios protagonistas afectados de una manera u otra. Ansu Fati considera que la salida de Dembélé podría permitirle tener más oportunidades de ganarse la confianza de Xavi, pero escucha los cantos de sirena procedentes de París, donde Luis Enrique considera que su fichaje es una oportunidad única.

El otro jugador pendiente de lo que pase con el Mosquito es Neymar. El brasileño siempre ha querido regresar al Barcelona y el efecto dominó provocado por la salida de Dembélé es una ocasión para llamar a la puerta y ofrecer un fichaje que verano tras verano está en la órbita de los azulgrana.

También vuelve a escena Joao Félix, que hace un par de semanas declaró su amor al Barça, pero todavía no ha sido correspondido. En los catalanes hay división de opiniones, ya que el delantero del Atlético no convence del todo a Xavi, pero sí a Joan Laporta, que le tenía presente en sus deseos desde hace tiempo. La táctica es esperar hasta que el mercado esté cerca de cerrarse y los colchoneros rebajen sus pretensiones para lograr una cesión por 15 millones más amortización o un traspaso que ronde los 100 millones.

Un Gamper en familia

Mientras tanto, el Barça buscará este martes cerrar la pretemporada dando una buena imagen ante su público. El conjunto que dirige Xavi disputará el Trofeo Joan Gamper ante el Tottenham en un Lluis Companys que sigue sin agradar del todo a los aficionados culés.

Solo 17.000 aficionados han solicitado su alta en los abonos y la previsión para el duelo contra los 'Spurs' tampoco parece de lo más halagüeña. Ni siquiera los descuentos para la adquisición de entradas del 50% para abonados o del 40% para los residentes en Cataluña han levantado a un público que todavía no ha asimilado su marcha provisional del Camp Nou y aterrizaje forzoso en la montaña de Montjüic.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios