Xavi Hernández. / Efe

FC Barcelona

Xavi vuelve al Barça por cinco millones

El técnico catalán se hará cargo del equipo azulgrana tras despedirse llorando del Al-Sadd, que percibirá la cláusula de rescisión del entrenador

DANIEL PANERO

Xavi Hernández ya es oficialmente nuevo entrenador del Barcelona. El extécnico del Al-Sadd se hará cargo del equipo azulgrana tras el partido de Liga de este sábado contra el Celta en Balaídos, el último de Sergi Barjuan como interino. Xavi se despidió este viernes entre lágrimas de la plantilla del Al-Sadd después de que el club catarí anunciase el traspaso del técnico catalán al Barcelona «tras pagar de la cláusula de penalización estipulada» en su contrato: cinco millones de euros. Sin embargo, una hora después de que el Al-Sadd confirmase oficialmente la esperada marcha de Xavi para dirigir al equipo de su vida que tan crítica situación atraviesa, el Barcelona dio otra vuelta de tuerca al esperpéntico caso y se encargó de desmentir a la entidad de Doha al asegurar que no había abonado ni abonaría la rescisión del entrenador.

Para evitar romper el 'fair play' financiero, el Barcelona y el propio Xavi, deseoso de regresar a casa, acordaron en principio pagar a medias la cláusula exigida por el Al-Sadd. Sin embargo, hasta el lunes, día previsto para la presentación oficial de Xavi, Joan Laporta no aclarará si dicha cláusula la abonará íntegramente el Barça, durante los próximos años El regreso de Xavi al Barça se daba por hecho desde que Ronald Koeman fue destituido la pasada semana, ya que el mítico excentrocampista azulgrana era el elegido por Laporta para ocupar el banquillo, aunque el Barcelona no estaba dispuesto a hacer frente a la rescisión del entrenador de Terrassa. Mientras el club culé todavía tiene que indemnizar a Quique Setién con cuatro millones de euros –a espera de los tribunales– y a Ronald Koeman con doce millones, el Barça también deberá pagar por la contratación de Xavi, que firmará hasta 2024.

No fue el Barça, sino el Al-Sadd, el que emitió al mediodía un comunicado oficial que certificaba el adiós de Xavi del club catarí, como medida de presión a la entidad culé para que aceptase por fin el pago de la cláusula tras dos días de negociaciones entre ambas partes en las que no participó Joan Laporta pese a la exigencia del jeque Khalifa Al-Thani. El Barcelona pretendía librarse de la rescisión a cambio de un partido amistoso y algún otro acuerdo con el Al-Sadd, pero el club catarí no cedió.

«Acordamos una cooperación práctica con el Barcelona en el futuro», aseguró el director ejecutivo del Al-Sadd, Turki Al-Ali. «Le deseamos a Xavi todo el éxito en su siguiente etapa», añadió el máximo dirigente del Al-Sadd, con el que finalmente, tras otra jornada de líos, llegó a un acuerdo definitivo el Barcelona a las siete de la tarde. Xavi logró así el objetivo que tenía marcado en rojo cuando comenzó la negociación entre el Barça y el Al-Sadd. El entrenador catalán quería hacerse ya cargo del banquillo del Barcelona, pero deseaba hacerlo dejando atrás de forma amistosa su etapa de seis años en el Al-Sadd, entre jugador (cuatro) y entrenador (dos temporadas y el inicio de la presente).

Un entrenador con respaldo

Leyenda del barcelonismo y embajador del Mundial de Catar 2022, Xavi está obligado esta temporada a clasificar al equipo culé para los octavos de final de la Champions y pelear por la Liga, cuando ahora separan al Barça del liderato nueve puntos –con un partido menos– y está distanciado a ocho del Real Madrid. En tan delicada situación deportiva y económica, Xavi regresa al Camp Nou con el total apoyo de la masa social culé. El excentrocampista ha sido uno de los grandes referentes del conjunto azulgrana en lo que va de siglo y su aterrizaje en Can Barça es una decisión popular y transversal a todas las capas de socios de la entidad. Desde Laporta, que ha asegurado en más de una ocasión que Xavi sería entrenador del primer equipo a lo largo de su mandato, aunque el presidente estimaba hace medio año que estaba todavía verde para dirigir al Barça, hasta el último abonado del club respaldan el fichaje.

Esta circunstancia permitirá a Xavi encabezar un proyecto ilusionante, pero probablemente deberá tomar decisiones drásticas. Cuando Xavi Hernández coja el relevo de Sergi Barjuan podrá disponer de la calma de la que no han podido disfrutar técnicos recientes, como Ernesto Valverde, Quique Setién o Ronald Koeman, un arma más con el que implantar su sello futbolístico. Ese sello es uno de los motivos que más han convencido al Barcelona para apostar por el fichaje de Xavi. El cuatro veces campeón de Europa con el Barça y también del mundo con la selección española ha trasladado su estilo de posesión hasta el banquillo y ese modelo es el que más gusta en el Camp Nou y en especial a Joan Laporta, que ya tocó el cielo de la mano de Pep Guardiola.