Análisis

Cuatro positivos más en el Madrid trastocan los planes de Ancelotti

Asensio, Bale, Lunin y Rodrygo se unen a Modric y Marcelo como jugadores de la plantilla blanca contagiados, una situación en la que también está Davide, segundo entrenador e hijo del técnico italiano

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El coronavirus vuelve a golpear con fuerza al Real Madrid. El club blanco ha comunicado este jueves cuatro positivos por covid más en su plantilla: Asensio, Bale, Lunin y Rodrygo. La noticia llega un día después de que el club de Chamartín informase de los contagios de Modric y Marcelo, por lo que ya son seis los futbolistas blancos que no estarán a disposición de Ancelotti, que pierde además a Davide, hijo del técnico y segundo entrenador, para los dos últimos partidos del año, ante el Cádiz en el Bernabéu el próximo domingo y frente al Athletic en San Mamés el miércoles 22.

Las bajas trastocan el plan del preparador italiano respecto a la gestión de su equipo. Consciente de que los cambios en las alineaciones acaban por llegar fruto de las lesiones, la enfermedad, como en este caso, o las sanciones, hasta ahora había dejado en manos de estos factores externos las cada vez más famosas rotaciones en temporadas de máxima exigencia para plantillas de más de una veintena de futbolistas de primer nivel.

Los positivos de Modric, uno de sus intocables, y Asensio, que ha ido ganando fuerza en las últimas semanas hasta acabar siendo titular, obligan al preparador de Reggiolo a prescindir de un pilar en su centro del campo y de la opción habitual en el costado derecho del ataque, al menos en los dos siguientes compromisos.

En cualquier caso, salvo la aparición de nuevos casos no peligran los próximos compromisos del Madrid, pues según el protocolo de LaLiga siempre y cuando se reúnan trece jugadores, cinco de ellos de la primera plantilla, no se concederá el aplazamiento del partido correspondiente.

Llega por tanto el momento de las rotaciones, aunque sea a la fuerza. Hasta ahora, más allá del partido intersemanal ante el Mallorca en Chamartín (6-1), Modric solo se ha caído del once inicial por molestias en el aductor, problemas musculares y un fuerte resfriado que le apartó del duelo contra el Rayo Vallecano en el Bernabéu.

La campaña es muy larga, de ahí aquello de aprovechar cuando los mejores están en plena forma. Eso piensa Ancelotti, que ha exprimido a sus hombres de confianza hasta alcanzar un valioso colchón en Liga, una competición en la que en su situación actual se puede permitir levantar el pie del acelerador e incluso algún que otro tropiezo sin que su liderato peligre por el momento.

Más compleja pasa a ser la situación en el costado derecho del ataque, la posición más disputada en este Real Madrid tan reconocible. Se da la circunstancia de que Asensio y Rodrygo, los dos futbolistas que se han repartido los minutos en el puesto a largo de la temporada –799 minutos del balear por 798 del brasileño–, causan baja a la vez por la covid. Esta situación obligará a Ancelotti a recurrir al comodín Lucas Vázquez o a situar en esa posición a un futbolista más acostumbrado al perfil izquierdo y fuera de forma como Hazard.

Cambio de sistema

Otra opción pasa por transformar el 4-3-3 que convence plenamente al técnico como dibujo ideal para su equipo por un 4-4-2, al menos circunstancialmente. En esa alternativa encajaría Fede Valverde, que junto a Camavinga entraría en una medular sin Modric pero todavía con dos intocables como Kroos y Casemiro.

El caso de Kroos, el socio prioritario de Modric en la medular, es muy distinto al del croata. El alemán se perdió los primeros ocho partidos del curso por una pubalgia y no se estrenó hasta finales de septiembre. Su preparación física de cara a esta temporada fue por tanto diferente y también lo es el punto de forma por el que ahora mismo atraviesa.

De entre los centrocampistas titulares del Madrid solo Casemiro apenas ha encontrado descanso hasta la fecha. El brasileño arrastra desde hace dos jornadas la amenaza de un partido de sanción, pues acumula cuatro tarjetas amarillas en Liga. Su caso es especial, pues se trata del único pivote defensivo puro de la plantilla.

Dentro de lo que cabe, por el momento el Madrid no sale del todo mal parado de este brote de covid que también alcanzó a su plantilla de baloncesto con los positivos de Laso y Heurtel. Ancelotti sigue teniendo disponibles a Courtois, su guardián bajo palos; David Alaba y Eder Militao, su pareja de centrales intocable; Carvajal y Mendy, sus habituales en los carriles, además de sus dos sostenes ofensivos, Benzema y Vinicius.