Saúl Ñíguez celebra su gol al Sevilla. / AFP

Jornada 1

Al líder no hay quien lo pare

El Atlético superó al Sevilla con otra exhibición de defensa y contundencia y abre hueco al frente de la tabla

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

A este Atlético no hay quien lo pare. Al menos, en Liga. El equipo de Simeone se llevó otro duelo clave ante el Sevilla y abrió hueco al frente de la tabla, pues suma ya cuatro puntos de ventaja sobre el Real Madrid y siete sobre el Barça con todavía dos partidos menos. Nada mejor para dejar atrás los fantasmas de la eliminación copera ante el Cornellá después de un fin de semana sin fútbol por los rigores de la borrasca Filomena en Madrid, colapsado por la nieve. No quedaba rastro alguno de ella sobre el césped del Metropolitano, aunque sí alrededor y en unas gradas tristemente vacías como ya es costumbre.

Sin Joao Félix de inicio y con el esquema de tres centrales y Trippier y Carrasco como carrileros, un planteamiento táctico que le dio resultado de nuevo a Simeone, dos tantos de Correa y Saúl decidieron un duelo de exigencia en el que el equipo colchonero volvió a exhibir una disciplina defensiva espectacular ante la posesión del rival, combinada a la perfección con la mayor contundencia al pisar el área contraria.

El Sevilla comenzó presionando muy arriba en un duelo marcado por el rigor propio del choque de trenes, en una suerte de vuelta al pasado, con el compromiso aplazado en la primera jornada por lo pegado del inicio liguero y el final de la última temporada. Andaluza fue la primera ocasión del partido, en un remate de Rakitic tras saque de esquina que rechazó Oblak. Sin embargo, el que no perdonó fue el Atlético, que a la primera dio en la diana. Controló en el área Correa, a pase de Trippier desde el costado derecho, un clásico, y sorprendió el argentino tras girarse con habilidad para armar el disparo de zurda a la red.

2 Atlético

Oblak, Trippier, Savic, Giménez, Hermoso, Lemar (Saúl, min. 66), Llorente, Koke, Carrasco (Felipe, min. 88), Correa (Joao Félix, min. 66) y Luis Suárez (Torreira, min. 82).

0 Sevilla

Bono, Navas (Óliver Torres, min. 78), Koundé, Diego Carlos, Acuña, Rakitic, Fernando, Jordán (Óscar Rodríguez, min. 59), En-Nesyri (Munir, min. 84), Suso (Luuk de Jong, min. 78) y Ocampos.

  • goles: 1-0: min. 17, Correa. 2-0: min. 76, Saúl.

  • árbitro: Estrada Fernández (Comité catalán). Amonestó a Koke y Savic por el Atlético y a Lopetegui por el Sevilla.

  • incidencias: Partido de la primera jornada de la LigaSantander disputado en el Wanda Metropolitano a puerta cerrada.

La respuesta sevillista no se hizo esperar. En-Nesyri esprintó veloz al espacio en busca de un balón en área atlética, Oblak salió bien a achicar espacio al delantero marroquí, ayer en banda con Suso de 'falso 9', y el balón rechazado por el portero esloveno le cayó a Acuña, que con pierna derecha no pudo precisar la volea y remató desviado. El partido se fue animando con un disparo lejano de Suárez que detuvo con apuros Bono mientras el Atlético vivía cómodo replegado, esperando su momento a la contra, en una versión similar a la que ya le dio el triunfo ante la Real Sociedad en San Sebastián. La intensidad defensiva colchonera cortocircuitaba la ineficaz circulación del Sevilla, que gozó de mayor posesión y padeció el impecable comportamiento táctico de su rival.

Colmillo atlético

Ya superado el descanso persistió el guión, con el Sevilla obligado a dar un paso más en busca del empate. Lopetegui introdujo a Óscar Rodríguez por Jordán para buscar golpeo desde los perfiles interiores y su equipo comenzó a dar mayor sensación de peligro. También entró en acción Joao Félix por Correa. Que se empezase a ver a Navas pisando área atlética con mayor asiduidad era un buen síntoma sevillista. Sin embargo, este Atlético es un hueso durísimo de roer.

También entró Saúl desde el banquillo. Señalado por la debacle copera, en una noche para el olvido en la que reconoció no atravesar un buen momento, el zurdo ilicitano necesita confianza. Comenzó a recuperarla con el gol que encarriló el partido. Llorente percutió desde el costado derecho, arrastró a buena parte de la defensa rival con su potencia y cedió atrás, al borde del área para Saúl, que tuvo tiempo para controlar y enviar el balón a la jaula con su pierna buena. Era la primera señal de peligro del Atlético en toda la segunda parte, más que suficiente cuando hay colmillo de sobra. A partir de ahí el Sevilla se lanzó a tumba abierta y aún dispuso de un remate de cabeza al palo de Rakitic y otro testarazo desviado de Diego Carlos, pero estaba escrito el triunfo de un Atlético con madera de campeón.