Muriqi celebra su gol al Atlético. / Jaime Reina (Afp)

Jornada 31

El Mallorca penaliza la resaca europea del Atlético

El conjunto de Simeone vio frenada su buena racha liguera por un rival que hizo de la necesidad virtud y utilizó a la perfección las armas habituales del adversario

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

La visita al Mallorca era un obstáculo de libro en el camino ascendente del Atlético en esta Liga. Aparentemente asequible, encuadrado entre dos asaltos de Champions contra el poderoso Manchester City, eclipsado por la polémica de los estilos de juego entre Simeone y Guardiola y cargado de veneno con la necesidad de un rival metido de lleno en la pelea por eludir el descenso y con Javier Aguirre de estreno ante su público.

Ya lo había advertido el Cholo en la previa. Ni una palabra sobre filosofías de juego o acerca de la suntuosa Champions. Sin embargo, su esforzado equipo se encontró con un adversario ducho en sus propias armas. El Vasco Aguirre montó una suerte de espejo, también con cinco defensas y una zaga impenetrable, y sacó petróleo a través de un penalti dudoso de Reinildo, materializado por Muriqi.

Fue tras otra primera parte sin tiros entre los tres palos. Y eso que Muriqi, referencia ofensiva balear, apenas tardó un minuto en avisar con un disparo lejano y desviado. Respondió rápidamente Llorente, desacertado de zurda tras gran jugada individual de Carrasco por el flanco izquierdo. La cosa apuntaba, pero ahí se quedó todo.

1 Mallorca

Sergio Rico, Maffeo, Valjent, Raíllo, Oliván, Jaume Costa, Antonio Sánchez (Battaglia, min. 86), Baba (Grenier, min. 96), Dani Rodríguez, Muriqi y Kang-in Lee (Kubo, min. 54).

0 Atlético

Oblak, Llorente, Savic, Felipe (Renan Lodi, min. 75), Reinildo, Carrasco, De Paul (Vrsaljko. min. 62), Kondogbia, Koke (Lemar, min. 46), Luis Suárez (Joao Félix, min. 62) y Griezmann (Cunha, min. 46).

  • Gol: 1-0: min, 68, Muriqi, de penalti.

  • Árbitro: Martínez Munuera (Comité valenciano). Amonestó a Dani Rodríguez, del Mallorca, y a Vrsaljko, Reinildo, Savic y Kondogbia, por el Atlético.

  • Incidencias: Partido de la jornada 31 en Primera disputado en Son Moix ante 15.437 espectadores.

El duelo mutó en un ejercicio puramente defensivo, en el que el Mallorca replicaba con su defensa de cinco la fortaleza del Atlético para proteger su puerta. Tenía mucho balón el conjunto de Simeone, un escenario en el que no termina de encontrarse cómodo, pero hasta la pausa solo un chut muy alto de Baba animó la soleada tarde mallorquina.

Del descanso regresó el Atlético con Cunha y Lemar por Griezmann y Koke y el partido se abrió al fin. Paradón de Oblak al remate de Oliván desde la frontal para abrir boca, dos avisos de Luis Suárez y De Paul como primer plato, Joao Félix y Vrasljko al campo de segundo y como postre y colofón penalti de Reinildo, que derribó a Maffeo en una disputa propiciando una pena máxima rigurosa. Muriqi, que poco antes ya había ensayado de cabeza, disparó desde los once metros para nota, bien colocadita.

La ventaja redobló la fe bermellona en su propuesta. Muralla numantina o telaraña, lo cierto es que todo el control de balón colchonero fue tan contundente como estéril. Experimentó en sus propias carnes el Atlético la medicina que suele administrar a sus adversarios y tendrá que seguir peleando de lo lindo por asegurar su presencia en la Champions por la vía liguera. Impotente, acabó firmando la rendición en Son Moix, que sueña con la salvación.