Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 2 de marzo
Muriqi celebra su gol al Atlético. Jaime Reina (Afp)
Jornada 31

El Mallorca penaliza la resaca europea del Atlético

El conjunto de Simeone vio frenada su buena racha liguera por un rival que hizo de la necesidad virtud y utilizó a la perfección las armas habituales del adversario

Sábado, 9 de abril 2022, 09:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En mitad de la enconada batalla de estilos que la Champions ha deparado entre Manchester City y Atlético, con sus correspondientes debates y ríos de tinta, el conjunto colchonero retoma su ascendente camino en Liga con una peligrosa visita al Mallorca. Lo es porque en los últimos días en el entorno colchonero se habla de cualquier cosa menos del partido en Palma y también porque el conjunto bermellón llega al duelo muy exigido por su delicada situación clasificatoria, a dos puntos del objetivo en el intento de salvar la categoría.

Con la llegada de Javier Aguirre al banquillo balear no se cumplió aquello de 'a entrenador nuevo, victoria segura', pues cayó el Mallorca en Getafe en el estreno del mexicano, condicionado por las bajas y un margen mínimo de trabajo. Ahora, el Vasco ha tenido ya una semana entera para modelar a su equipo y Simeone, como buen conocedor de los entresijos del fútbol, sabe que detrás del tópico se esconde la habitual reacción en cualquier equipo cuando el inquilino del banquillo cambia y todo empieza de cero para los jugadores, necesitados de consolidar o cambiar sus situaciones particulares con el nuevo entrenador. También sabe el argentino que no le conviene prolongar la pugna con Guardiola a cuenta de dos formas tan opuestas de entender el juego, por ello descartó cualquier tipo de respuesta a las críticas a su planteamiento en el Etihad. «No opino de lo que opinan los demás porque cada uno tiene sus pensamientos y todos son respetables», zanjó.

Por ahora, el Cholo solo contempla dar continuidad a la buena racha de su equipo en Liga, donde acumula seis victorias consecutivas desde el triunfo ante Osasuna en Pamplona, escenario del punto de inflexión a una temporada que amenazaba seriamente con fracaso. Desde entonces regresó el Atlético más cholista, blindando de nuevo su puerta y tratando de aprovechar al máximo sus goles. «Tenemos que enfocarnos en esta Liga de 14 partidos que empezamos contra Osasuna. Mañana nos enfrentamos a un rival con mucha necesidad, igual que nosotros. Será un partido duro, difícil, siempre complicado», recordó Simeone, en un claro aviso a sus hombres. Ni una palabra de la Champions por el momento.

Advertido también por la dolorosa derrota de la primera vuelta ante el Mallorca en el Metropolitano, el Atlético tiene motivos de sobra para no caer en la relajación y tratar de consolidar cuanto antes su puesto liguero de Champions. No contará con Herrera, todavía en proceso de recuperación de una elongación. Tampoco estará Correa, que cumple el segundo partido de sanción por su expulsión en Vallecas tras insultar a Munuera Montero. Pese a ello todo invita a pensar en alguna rotación de los hombres más castigados por el hercúleo esfuerzo defensivo contra el City, como fue el caso de Kondogbia, que podría dejar su plaza en la medular a De Paul o Lemar; Lodi, con la alternativa de Carrasco para el carril izquierdo, y los sacrificados en Mánchester Griezmann y Joao Félix, con Cunha y Luis Suárez esperando su oportunidad.

Por su parte, Aguirre, que debuta en Son Moix en su regreso al fútbol español tras su paso hace dos temporadas por el Leganés, tiene buenas noticias. No cuenta con el lesionado de larga duración Ruiz de Galarreta ni con el defensa Russo, pero para la zaga recupera a Valjent, baja de última hora contra el Getafe por un proceso febril, y también al capitán Raíllo y al lateral izquierdo Jaume Costa, que no estuvieron en el Coliseum por cumplir ciclo de cinco amarillas. Hasta tres regresos que permitirán al mexicano decidir entre un sistema clásico de cuatro defensas o la opción de tres centrales y carrileros.

La visita al Mallorca era un obstáculo de libro en el camino ascendente del Atlético en esta Liga. Aparentemente asequible, encuadrado entre dos asaltos de Champions contra el poderoso Manchester City, eclipsado por la polémica de los estilos de juego entre Simeone y Guardiola y cargado de veneno con la necesidad de un rival metido de lleno en la pelea por eludir el descenso y con Javier Aguirre de estreno ante su público.

Ya lo había advertido el Cholo en la previa. Ni una palabra sobre filosofías de juego o acerca de la suntuosa Champions. Sin embargo, su esforzado equipo se encontró con un adversario ducho en sus propias armas. El Vasco Aguirre montó una suerte de espejo, también con cinco defensas y una zaga impenetrable, y sacó petróleo a través de un penalti dudoso de Reinildo, materializado por Muriqi.

Fue tras otra primera parte sin tiros entre los tres palos. Y eso que Muriqi, referencia ofensiva balear, apenas tardó un minuto en avisar con un disparo lejano y desviado. Respondió rápidamente Llorente, desacertado de zurda tras gran jugada individual de Carrasco por el flanco izquierdo. La cosa apuntaba, pero ahí se quedó todo.

Mallorca

Sergio Rico, Maffeo, Valjent, Raíllo, Oliván, Jaume Costa, Antonio Sánchez (Battaglia, min. 86), Baba (Grenier, min. 96), Dani Rodríguez, Muriqi y Kang-in Lee (Kubo, min. 54).

1

-

0

Atlético

Oblak, Llorente, Savic, Felipe (Renan Lodi, min. 75), Reinildo, Carrasco, De Paul (Vrsaljko. min. 62), Kondogbia, Koke (Lemar, min. 46), Luis Suárez (Joao Félix, min. 62) y Griezmann (Cunha, min. 46).

  • Gol: 1-0: min, 68, Muriqi, de penalti.

  • Árbitro: Martínez Munuera (Comité valenciano). Amonestó a Dani Rodríguez, del Mallorca, y a Vrsaljko, Reinildo, Savic y Kondogbia, por el Atlético.

  • Incidencias: Partido de la jornada 31 en Primera disputado en Son Moix ante 15.437 espectadores.

El duelo mutó en un ejercicio puramente defensivo, en el que el Mallorca replicaba con su defensa de cinco la fortaleza del Atlético para proteger su puerta. Tenía mucho balón el conjunto de Simeone, un escenario en el que no termina de encontrarse cómodo, pero hasta la pausa solo un chut muy alto de Baba animó la soleada tarde mallorquina.

Del descanso regresó el Atlético con Cunha y Lemar por Griezmann y Koke y el partido se abrió al fin. Paradón de Oblak al remate de Oliván desde la frontal para abrir boca, dos avisos de Luis Suárez y De Paul como primer plato, Joao Félix y Vrasljko al campo de segundo y como postre y colofón penalti de Reinildo, que derribó a Maffeo en una disputa propiciando una pena máxima rigurosa. Muriqi, que poco antes ya había ensayado de cabeza, disparó desde los once metros para nota, bien colocadita.

La ventaja redobló la fe bermellona en su propuesta. Muralla numantina o telaraña, lo cierto es que todo el control de balón colchonero fue tan contundente como estéril. Experimentó en sus propias carnes el Atlético la medicina que suele administrar a sus adversarios y tendrá que seguir peleando de lo lindo por asegurar su presencia en la Champions por la vía liguera. Impotente, acabó firmando la rendición en Son Moix, que sueña con la salvación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios