Luis Rubiales y Javier Tebas, presidentes de la FEF y LaLiga. / El Correo

Conflicto

La guerra Rubiales-Tebas sacude el inicio de la Liga

Sin público en los estadios de Primera y Segunda hasta 2021, el campeonato llega marcado por el lío de los horarios y el protocolo sanitario

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

LaLiga Santander 2020-2021 que se inaugura hoy con tres de los siete partidos de la primera jornada, ya que hay otros tres aplazados al próximo año (Real Madrid-Getafe, Barça-Elche y Atlético-Sevilla), llega marcada por la guerra interminable entre Luis Rubiales y Javier Tebas, enfrascados en «batallas absurdas», tal y como reconoce la secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano. También se pone en marcha el nuevo campeonato no solo afectado por el enfrentamiento entre los presidentes de la Federación Española de Fútbol (FEF) y de LaLiga, sino condicionado por el protocolo sanitario y golpeado por la pandemia, que impedirá que haya público en los estadios de Primera y Segunda hasta 2021 y ya ha trastocado los planes de varios equipos durante tan atípica y breve pretemporada.

De momento, el máximo dirigente de la FEF se ha apuntado una victoria parcial frente al de LaLiga al impedir que se disputen partidos los viernes y los lunes, después de haber conseguido que se resolviese el 'caso Fuenlabrada' antes de celebrar el sorteo del calendario que había amenazado con realizar la patronal de clubes, pese a no ser su competencia. Precisamente, el escándalo de los positivos conocidos antes de la última jornada de la pasada LaLiga SmartBank puede llevar al Consejo Superior de Deportes (CSD), al margen de lo que decida la Fiscalía sobre Tebas, a inhabilitar al presidente de la patronal «en cualquier momento», también por los vínculos de su hijo con el Fuenlabrada, según ha anunciado Irene Lozano.

El único triunfo reciente para LaLiga entre tanto fuego cruzado y tantísimo episodio que perjudica al fútbol y sus aficionados y al deporte español en general, ha sido que la FEF haya aceptado la solicitud de la patronal de mantener los cinco cambios durante los encuentros, con 23 futbolistas convocados. Ha sido una concesión esperada del ente federativo a LaLiga, que deberá resignarse a que no haya partidos los viernes y los lunes, durante, al menos, las cinco primeras jornadas de la competición, aunque pudiera ser a lo largo de toda la temporada.

Hasta el 6 de octubre no habrá una resolución de los tribunales sobre el caso de los encuentros en días laborables. Sin embargo, el organismo que preside Luis Rubiales, como propietario de la competición encargado de designar a los árbitros, ha salido victorioso al echar por tierra la decisión «unilateral» de LaLiga de fijar, sin negociación, los horarios de las primeras jornadas.

Conflicto judicializado

La patronal ha solicitado al CSD medidas provisionales para que en la segunda jornada se pueda jugar el Getafe-Osasuna el viernes 18 y el Betis-Valladolid el lunes 21, pero el Gobierno rechazará su petición al estar el conflicto judicializado. A causa del enfrentamiento que mantienen Rubiales y Tebas hubo que esperar hasta la medianoche del miércoles, a menos de 48 horas del comienzo previsto por LaLiga, para inaugurar la competición, a que se confirmase que el Granada-Athletic se trasladaba al sábado y que el Alavés-Betis se adelantaba al domingo (14:00 h. Gol), con lo que el encuentro televisado en abierto será en un día y a una hora nada habitual.

Con el lío de los horarios planeando sobre una Liga tan rara y sin alma a puerta cerrada, tras los 'Pactos de Viana' que se han encargado de ir destrozando Rubiales y Tebas, al menos la FEF y LaLiga sí se pusieron de acuerdo para el protocolo sanitario de la recta final del pasado curso e imponer el de la temporada 2020-2021. Cada club profesional deberá presentar un campo alternativo fuera de su comunidad autónoma en caso de que un estadio sea clausurado por coronavirus y solo se podrá aplazar un partido por temporada en Primera y dos en Segunda.

Sorprendente es, sin embargo, que, si ahora una plantilla se ve afectada por la enfermedad, con solo cinco jugadores disponibles del primer equipo se pueda disputar un partido, al que deberán asistir un mínimo de 13 futbolistas. De momento, uno de los grandes fichajes del verano, David Silva, infectado por la covid, no podrá debutar con la Real Sociedad, que tampoco podrá contar con su máximo goleador, Willian José, aunque sí con los otros cuatro jugadores que ya han pasado el confinamiento: Oyarzabal, Januzaj, Elustondo y Kevin Rodrigues.