Eden Hazard. / reuters

Real Madrid

Hazard, un misterio irresoluble también para Ancelotti

El belga comenzó su tercera temporada en el Madrid siendo importante, pero se ha ido diluyendo con la sombra de las lesiones de nuevo acechando

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

La trayectoria de Eden Hazard en el Real Madrid es como un gran 'déjà vu'. Ilusión, vuelta a los terrenos de juego, sensación de que el jugador no termina de demostrar todo su talento, lesión inoportuna, recuperación y vuelta a empezar... Esta sucesión de acontecimientos se ha repetido de forma cíclica a lo largo de sus dos primeras temporadas de blanco. Ahora, en el comienzo del tercer curso en Chamartín, el belga parecía haber dado un pasito más de la mano de Carlo Ancelotti, pero esa percepción optimista se diluye irremediablemente a medida que transcurren las semanas.

El '7' madridista regresó antes de tiempo de la concentración con la selección belga con motivo de la final a cuatro de la Liga de Naciones por una sobrecarga muscular. Las imágenes con el jugador parado tras iniciar una carrera en un contraataque y el cambio posterior invitaron a la preocupación en el madridismo. Una vez más pintaba feo después de las declaraciones del seleccionador belga, Roberto Martínez, tras el partido. Por ahora no parece algo serio, más allá de unos días de inactividad y la posibilidad de que se pierda el duelo de Champions ante el Shakhtar Donetsk en Kiev, pero el historial del futbolista de La Louvière aviva la sospecha con el clásico del Camp Nou del próximo domingo 24 en el horizonte.

Se trata del primer contratiempo físico de Hazard en esta campaña 2021-22, que empezó con buen pie. Fue titular en las visitas blancas al Alavés y el Levante, con pase de gol incluido en Mendizorroza, pero en el Ciutat de València la irrupción de Vinicius –precisamente sustituyendo al belga en la última media hora–, con un doblete del brasileño, comenzó a torcer las cosas en lo personal. Apenas disputó unos minutos ante el Betis en el Villamarín y vio desde el banquillo todo el duelo frente al Inter de Milán en el Giuseppe Meazza, el primer gran compromiso de la temporada, en el que Rodrygo también acumuló méritos en la batalla por un puesto en el once.

La lesión de Bale despejó el camino para Hazard, que formó parte de la alineación inicial en el estreno en el remozado Bernabéu contra el Celta y en Mestalla, pero de nuevo esa sensación de no terminar de explotar, opacado por las exhibiciones de Benzema y Vinicius. Desde entonces solo salió de partida en la debacle contra el Sheriff a orillas de La Castellana. Mala noche para mostrar galones. La suerte parece volver a ser esquiva, tanto como para que su golazo al Espanyol, en los pocos minutos que disputó, fuese invalidado por fuera de juego previo de Benzema.

Ese gran misterio irresoluble para Zidane, ídolo futbolístico de Hazard cuando era un niño, también comienza a serlo para Ancelotti. El italiano movió las piezas con maestría en el comienzo de temporada, pero el puzle parece haberse desencajado en las últimas semanas. «Hazard ha mejorado sus condiciones y tenemos que tener cuidado porque ha tenido lesiones en el pasado y darle dos partidos seguidos puede ser un poco más complicado. No está al nivel que todos queremos pero trabaja y tiene toda nuestra confianza en que va a volver a su mejor condición», explicó el técnico transalpino a mediados de septiembre sobre la situación del belga.

Rumores de salida

Lo cierto es que en ese momento todavía no se habían manifestado los problemas físicos que ahora sí padece, lo que aumenta aún más la incertidumbre sobre el estado físico de un jugador que cada vez parece más abocado a una salida del Madrid por la puerta de atrás. A pesar de que su contrato concluye en 2024, pues firmó por cinco temporadas, comienza a hablarse de un posible regreso a la Premier, aunque no parece probable que encuentre hueco en un Chelsea muy reforzado respecto al equipo que era cuando salió y que es el vigente campeón de Europa. Incluso se especula con su inclusión en alguna operación de relumbrón como la que supondría el fichaje de Haaland.

En total, 51 partidos disputados como jugador del Madrid, la inmensa mayoría de ellos incompletos. No alcanzan ni siquiera la mitad de los 119 encuentros oficiales que el conjunto blanco ha disputado con Hazard en su plantilla. Cinco goles y nueve asistencias, un bagaje muy pobre para ese fichaje galáctico que se cerró en verano de 2019 a cambio de algo más de cien millones de euros –hasta 160 según informaciones de algunos medios belgas– y que prometía la llegada de un líder sobre el césped, una estrella que heredase el '7' de Cristiano Ronaldo. Por ahora un misterio irresoluble para Zidane y ahora también para Ancelotti por más que Roberto Martínez, el seleccionador belga, lamente que la situación de Hazard en España sea muy atípica e insista en que para coger ritmo tiene que jugar más partidos.