Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 26 de mayo
Bailecito de Griezmann y De Paul tras el segundo gol del francés al Girona. Reuters
Jornada 31

Griezmann lidera una remontada de valor Champions

Dovbyk adelantó el Girona, pero el Atlético recompuso su figura sin perder de vista al Dortmund, consolidó su posición en zona de privilegio y le ganó el 'average' al equipo de Míchel

Ignacio Tylko

Madrid

Sábado, 13 de abril 2024, 15:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Atlético se sobrepuso al cansancio físico y mental en el clásico partido de entreguerras y al gol inicial del ucraniano Dovbyk para hacerse fuerte en el Metropolitano e imponerse al Girona en una cita quizá determinante en la batalla por entrar en Champions. Sin perder nunca de vista el duelo del martes en el caliente Westfalen de Dortmund, ya que Simeone introdujo hasta seis cambios y fue gestionando los minutos de sus hombres clave, los colchoneros sellaron el triunfo gracias a un doblete de Griezmann, que recuperó una versión notable, y al tanto del mejor Correa de los últimos meses tras asistencia de Morata.

Quinta derrota consecutiva lejos de Montilivi del Girona, que aún aventaja en cuatro puntos al Atlético a falta de siete jornadas, pero perdió el 'average' particular porque en la montaña rusa de la Costa Brava se impuso por 4-3. Detrás está el Athletic, que saldrá ante el Villarreal con la resaca copera y a nueve puntos del Girona y cinco del Atlético. Llegar a la Champions, difícil reto para los leones.

Atlético

Oblak, Molina, Savic, Hermoso, Reinildo (Witsel, min. 46), Riquelme (Lino, min. 68), Koke, De Paul (Azpilicueta, min. 65), Saúl (Morata, min. 41), Correa y Griezmann (Llorente, min. 68).

3

-

1

Girona

Gazzaniga, Eric García, David López (Arnau, min. 65), Blind, Yan Couto, Yangel Herrera (Portu, min. 65), Solís (Pablo Torre, min. 58), Aleix García, Miguel, Savinho (Stuani, min. 83) y Dovbyk (Valery, min. 83).

  • Goles: 0-1: min. 4, Dovbyk. 1-1, min. 34, Griezmann, de penalti. 2-1: min. 50+6, Correa. 3-1: min. 50, Griezmann.

  • Incidencias: Partido de la 31ª jornada de Liga, disputado en el Metropolitano ante 64.214 espectadores.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amarilla a Saúl, Simeone, Yangel Herrera, Correa, Yan Couto y Llorente (se pierde la cita de Mendizorroza).

Pese al horario y al intenso calor veraniego en la capital, intensísimo primer tiempo, repleto de alternativas y con varios partidos en uno, igual que sucedió en Montilivi. Agitó el árbol el Cholo respecto al primer asalto de cuartos de Champions ante el Dortmund y, además, cambió el sistema frente a un adversario como el Girona que juega de memoria y es valiente, vistoso y arriesgado.

Sorprendieron los colchoneros con un 4-4-2 clásico, ya que Reinildo ejerció de lateral zurdo y Riquelme se colocó de interior derecho, y con nueve mentiroso porque ni Griezmann ni Correa responden al perfil de ariete específico. Ejercieron presión alta para dificultarles a los catalanes una salida fácil, igual que hicieron el miércoles ante los germanos con notable éxito. Pero su gozo en un pozo porque el Girona marcó enseguida. Enorme conducción de Savinho para romper líneas del rival y gran asistencia de Yan Couto a Dovbyk, que la empujó en boca de gol.

La radiante tarde se le oscurecía a los locales, tanto que Simeone volvió sobre sus pasos a los 20 minutos y cambió el sistema para emplear el más habitual, con tres en el fondo y dos carrileros largos. El duelo no tenía tregua. El Atlético dominaba más, pero daba sensación de vulnerabilidad cuando los rivales superaban su primera línea de presión.

Vuelta a empezar

La riña se equilibró fruto de un penalti claro pero tonto de Miguel, que defendió con el brazo en alto en una acción de estrategia y allí le golpeó el balón. Griezmann no perdonó. Vuelta a empezar, pero ya con estados de ánimos diferentes. Más si cabe cuando De Burgos Bengoetxea y el VAR no advirtieron un penalti de Reinildo a Savinho que sí lo pareció, aunque es cierto que quizá tampoco era una error manifiesto. Sigan, sigan, dijo el trencilla vizcaíno mientras a Míchel juraba en arameo desde su banquillo.

Se produjo otra acción determinante. Se lesionó en los compases finales del primer acto Saúl y el Cholo tuvo que recurrir a Morata, que de inicio descansaba. Y el cambio resultó beneficioso para el equipo teóricamente afectado, ya que en el minuto seis del descuento el ariete de España tuvo fe, persiguió un balón que se perdía por la línea de fondo y su caramelo fue un regalo para Correa, que cabeceó ante la pasividad de los centrales.

Se reanudó la contienda con Witsel en lugar de Reinildo, una caricatura desde su grave lesión de rodilla, y otra jugada fundamental. El colombiano Solís despejó de forma fallida un centro sin aparente peligro de De Paul con la mala fortuna de que el balón le llegó a Griezmann. El francés ejecutó un obús por la escuadra. Poco después, Dovbyk pudo meter a su equipo de nuevo en el partido, pero esta vez falló en boca de gol tras un centro chut desde la derecha. Increíble.

El Atlético retrasó líneas para juntarse más, correr menos y cerrar espacios, y el Girona se adueñó del balón. Pero más allá de tiros lejanos, fáciles para Oblak, no generaba gran peligro. Movió fichas Míchel para intentar romper esa defensa tan cerrada, y el Cholo decidió que había llegado el momento de dar un descanso más que merecido a Griezmann. También se fue Riquelme, con la rodilla dolorida. Desperdició la sentencia Nahuel, tras otro robo en la salida del Girona, pero el argentino se llenó de balón con toda la portería por delante. Minutos de resuello también para De Paul y más defensa con Azpilicueta. El triunfo, además con dos goles de diferencia, era oro para el Atlético.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios