Borrar
Directo Los actos del X aniversario de la coronación del Rey Felipe VI
Sandro Rosell, expresidente del Barça. Foto: Emilio Naranjo (Efe) | Vídeo: EP
Tribunales

Rosell, también denunciado por los pagos del Barça a Negreira «para ser favorecido» con los arbitrajes

La Fiscalía acusa a quien fuera presidente azulgrana entre 2010 y 2014 y a su sucesor Bartomeu de corrupción, administración desleal y falsedad documental

Amador Gómez

Madrid

Viernes, 10 de marzo 2023, 18:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Además de al Barcelona, a José María Enríquez Negreira y a Josep Maria Bartomeu, la Fiscalía también acusa en su denuncia ante los tribunales a Sandro Rosell y a los exejecutivos del club Albert Soler (antiguo secretario de Estado para el Deporte) y Óscar Grau. El Barça ha sido denunciado, como persona jurídica, por un delito continuado de corrupción entre particulares en el ámbito deportivo, mientras que a Bartomeu y Rosell se les acusa también de un delito de administración desleal y otro de falsedad en documento mercantil.

Según la denuncia presentada este viernes por la Fiscalía, el objetivo de la entidad azulgrana con Enríquez Negreira era que, «a cambio de dinero», el ex número dos del CTA «realizase actuaciones tendentes a favorecer al Barcelona en la toma de decisiones de los árbitros en los partidos que disputase el club, y así en los resultados de las competiciones». El exdirigente de los colegiados, sin embargo, declaró ante la Agencia Tributaria que fue contratado por el Barça porque el club pretendía garantizarse arbitrajes «neutrales» que no le perjudicasen.

Ante la presunta compra de colegiados españoles por parte del Barça, según considera la Fiscalía de la Ciudad Condal, Bartomeu no será por tanto el único expresidente azulgrana investigado por los pagos de siete millones de euros al exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA). El Ministerio Público también incluye en su querella a Rosell, quien fuera máximo dirigente de la entidad culé entre 2010 y 2014, antes de que Bartomeu ocupará la presidencia hasta 2020.

La Fiscalía apunta que, «a través de Rosell y Bartomeu el Barcelona alcanzó y mantuvo un acuerdo verbal estrictamente confidencial con el denunciado (Enríquez Negreira)» y recuerda que «la designación para cada partido se lleva a cabo en el seno del CTA, organismo encargado, además, de las evaluaciones -en las que participaba el denunciado- para los ascensos y descensos de categoría de los árbitros, así como de la proposición de candidatos a árbitros internacionales». Según el Ministerio Público, «las sociedades de Enríquez Negreira ( Nilsat y Dasnil) giraron facturas que fueron presentadas al cobro ante el Barcelona sin que las mismas respondieran a ninguna prestación o servicios de asesoramiento técnico real».

La Fiscalía reclama al Juzgado de Instrucción número 1 de la Ciudad Condal que su denuncia sea admitida a trámite para que el escándalo que sacude al Barça y ha puesto en entredicho la limpieza de todo el fútbol español pueda ser sancionado por la justicia con penas para los imputados de, al menos, entre seis meses y cuatro años de cárcel. Sandro Rosell ya estuvo casi dos años en prisión preventiva, acusado de organización criminal y blanqueo de capitales, pero fue absuelto por la Audiencia Nacional, cuando el Ministerio Público solicitaba para él seis años de cárcel.

Gaspart y Laporta, testigos

A pesar de que en principio Sandro Rosell, al igual que Joan Gaspart y Joan Laporta, tan solo iba a ser citado como testigo en el 'caso Negreira', al estimarse que sus supuestos delitos estaban prescritos, la Fiscalía ha decidido acusar finalmente en los tribunales al predecesor de Bartomeu. También reclama que sean investigados Albert Soler y Óscar Grau. Los pagos del Barcelona a Enríquez Negreira para supuestamente garantizarse el club catalán arbitrajes beneficiosos se produjeron entre 2001 y 2018. Después de ser en 2011 presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), donde también ejerció como director general en dos etapas, Albert Soler fue director de deportes profesionales del Barcelona hasta 2021, mientras que Óscar Grau fue director ejecutivo del club entre 2016 y 2021.

«Óscar Grau y Albert Soler (denunciados por los mismos delitos que Rosell y Bartomeu) eran de la máxima confianza de Josep Maria Bartomeu. Con facultades de organización y control dentro del Barcelona, a sabiendas de los importes que se facturaban anualmente desde enero de 2011 hasta junio de 2018, actuaron por cuenta y en beneficio directo del Barcelona», destaca la Fiscalía en su escrito remitido al juzgado.

La investigación por parte de la Fiscalía de Barcelona se ha paralizado como consecuencia de la querella criminal presentada por el árbitro de VAR Xavier Estrada Fernández contra Enríquez Negreira y su hijo, por corrupción y fraude deportivo. Sin embargo, las conclusiones a las que ha llegado el Ministerio Público complican todavía más al Barcelona, que también podría ser castigado con sanciones deportivas por la UEFA y la FIFA. El máximo organismo europeo ya está investigando este escándalo que podría incluso derivar en la exclusión del Barça de las competiciones continentales durante al menos una temporada.

En el caso de Joan Gaspart y Joan Laporta, pese a mantener su relación con el exvicepresidente del colectivo arbitral -el actual máximo dirigente culé en su primera etapa al frente del club-, no serán investigados por el 'caso Negreira'. En su caso, ya han prescrito los hechos muy graves generados a raíz del polémico contrato del Barça con Enríquez Negreira al que Bartomeu puso fin en 2018, cuando el exárbitro catalán dejó de ser dirigente del CTA.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios