Borrar
Jornada 37

El Leganés se aferra a la permanencia

Guerrero, Assalé y el VAR dan una vida extra al equipo pepinero a costa de un Athletic en inferioridad

efe

Miércoles, 15 de julio 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La clasificación del Athletic para la Liga Europa y la salvación del Leganés pasan por que ambos equipos cumplan con sus deberes este jueves en San Mamés, donde uno o incluso los dos, verán como se escapan definitivamente unas opciones que les obligan a ganar en La Catedral.

Para el Leganés es la primera de las dos finales por la salvación, necesitado de ganar o al menos de empatar para seguir teniendo alguna opción pero consciente de que haga lo que haga no depende de sí mismo para alcanzar el objetivo.

El conjunto bilbaíno encara el encuentro octavo y a tres puntos de unas sexta y séptima plazas en las que el Getafe y la Real Sociedad, con sendos complicados calendarios para las dos últimas jornadas, le aventajan en tres puntos.

Un triunfo mantendría la esperanza rojiblanca para el último partido en Granada y no ganar dejaría a los 'leones' o sin posibilidades o a expensas de ya muy complicadas carambolas en las que podrían entrar también el Valencia y el propio equipo nazarí.

Los de Gaizka Garitano acometerán el choque frente al conjunto «pepinero» con la confianza que les da su buen rendimiento tras el parón y el estado de gracia de Raúl García, ya con 34 años pero en su momento más brillante desde que llegó a Bilbao.

En los tantos del navarro, máximo goleador de LaLiga a domicilio, en la segunda vuelta y tras el parón con el doblete de la visita el domingo al Levante en La Nucía, pone buena parte de sus esperanzas un equipo que no podrá contar con su defensa titular porque Yeray Álvarez, Yuri Berchiche y Ander Capa están lesionados e Iñigo Martínez sancionado por acumulación de amonestaciones.

La ausencia los centrales es segura y la de los laterales más que probable. No obstante, ante el Levante los clásicos Oscar de Marcos, que dio dos asistencias, y Mikel Balenziaga, les sustituyeron con buena nota y también Unai Núñez ha relevado con notable a Yeray.

La duda mañana es si Garitano echará mano de un Mikel San José que no seguirá la próxima temporada y hace tiempo no juega atrás para completar la línea de cuatro o apostará por el 'cachorro' Daniel Vivian, toda la temporada en el filial pero también con rol de cuarto central de la primera plantilla.

La otra duda para el once es si el técnico de Derio mantendrá a otro joven, Oihan Sancet, junto al tridente Raúl-Muniain-Williams o volverá Iñigo Córdoba, titular habitual tras el parón.

Por lo demás, tras el partido de sanción que le impidió viajar a La Nucía, volverá Dani García al doble pivote junto a Unai López, de lo mejor después del confinamiento. Aunque Mikel Vesga, que se reparte los minutos con Unai, también cuenta.

Los blanquiazules se encuentran a cuatro puntos de Alavés y Celta de Vigo, los dos equipos que le preceden, y esa es la cantidad mínima que deben sumar para soñar con la permanencia aunque en ese caso entrarían además los números cosechados durante el curso.

Por eso los más sencillo es ganar los dos enfrentamientos y esperar si es que puede definirse como sencillo ganar al Athletic a domicilio y hacer lo propio días después con el Real Madrid en el estadio de Butarque.

En el caso del cuadro vasco, además, los precedentes no son muy estimulantes ya que sólo han sido capaces de ganarles una vez en los siete duelos previos. Eso sí, sobre este mismo escenario sellaron su continuidad en la máxima categoría del fútbol español por primera vez gracias a un empate.

El reto es muy complicado aunque lo convierte en más difícil aún si cabe el hecho de que los madrileños llegarán a Bilbao en cuadro, con hasta ocho futbolistas fuera de combate por diferentes motivos.

En lo que respecta a las sanciones se lo pierden el argentino Jonathan Silva tras su expulsión por roja directa contra el Valencia, así como el nigeriano Chidozie Awaziem y José Luis García del Pozo 'Recio' por acumulación de amonestaciones.

Además se encuentran lesionados el delantero argentino Guido Carrillo, su compatriota Alexander Szymanowski y los centrocampistas Óscar Rodríguez y Kevin Rodrigues. Ellos son baja segura, mientras que Unai Bustinza, Kenneth Omeruo y Rubén Pérez son seria duda.

Miguel Ángel Guerrero, Roger Assalé y el VAR dieron una vida extra al CD Leganés en su visita a San Mamés, un campo talismán para los pepineros y donde los del mexicano Javier Aguirre se impusieron por 0-2 acabando con el sueño europeo de un Athletic Club que jugó tres cuartos de partido en inferioridad.

El choque estuvo marcado por dos jugadas claves. La expulsión del meta local Unai Simón en el minuto 22, una sanción rigurosa y discutible, y el tanto de Guerrero en el 79, sancionado con fuera de juego en primer instancia y después validado por el VAR cuando parecía una acción claramente antirreglamentaria.

No obstante, la decisiones del colegiado y el VAR no empañan el triunfo más que merecido de un Leganés que salió mejor que el Athletic y que gestionó perfectamente el encuentro viéndose en superioridad numérica.

De hecho, ya pudo adelantarse con anterioridad en varias buenas ocasiones, especialmente en una de Roque Mesa, en la que el canario, solo, a la altura del punto de penalti, remató.

Athletic

Unai Simón; De Marcos (Capa, m.69), Unai Núñez, Yeray, Yuri; Unai López, Vesga (Dani García, m.85); Williams (Villalibre, m.69), Sancet (Iago Herrerín, m.26), Muniain; y Raúl García (Kodro, m.85).

0

-

2

Leganés

Cuéllar; Aitor Ruibal, Bustinza, Rodri Tarín, Siovas, Rosales (Assalé, m.69); Eraso (Roque Mesa, m.60), Amadou (Javier Avilés, m.74), Rubén Pérez, Bryan Gil; y Manu Garrido (Guerrero, m.60).

  • goles: 0-1, m.79: Guerrero. 0-2, m.94: Assalé.

  • árbitro: Juan Martínez Munuera (Comité Valenciano). Expulsó a Unai Simón, en el minuto 22, por derribo a Bryan Gil fuera del área. Mostró tarjeta amarilla a los locales Raúl García (m.52) y Muniain (m.63), y a los visitantes Eraso (m.43), Bustinza (m.43) y Rubén Pérez (m.76).

  • incidencias: Partido de la jornada 37 de LaLiga, disputado en San Mamés a puerta cerrada.

Ahora los de Aguirre, que se medirán en la última jornada al ya campeón Real Madrid, quedan a un punto del Celta, que visita al también ya seguro descendido y Espanyol.

El Athletic, aunque aún le queda un hilillo de esperanza, más estadístico que real, prácticamente dice adiós a Europa tras una noche en la que pareció que le cayó a plomo todo el desgaste de una temporada a la contra tras el parón y que camino de la final de la Copa que le medirá a la Real Sociedad perdió muchas fuerzas.

Comenzó sin ritmo el partido, pero con el Leganés más centrado y peligroso. Ya que en el minuto 5 una pared entre Eraso y un brillante Bryan Gil no acabó entre los tres palos porque el navarro salido de Lezama enganchó mal un remate claro.

Respondió el Athletic con un disparo de Unai López, tras robar el balón muy arriba, que Cuéllar despejó como pudo, y otro de Raúl García dentro del área, mordido, tras una buena acción individual del joven Sancet.

Pero el canterano se equivocó en la siguiente jugada, una acción de las decisivas de un partido. Sancet perdió un balón en un control en ataque que aprovechó otro joven, Manu, para dejar solo, con un gran movimiento y un mejor pase, a Bryan Gil delante de Unai Simón. El meta dudó, tocó al gaditano Martínez Munuera entendió que la jugada era de expulsión al portero aún con dos defensas rojiblancos a la altura de Gil.

En superioridad numérica, el Leganés se asentó aún más en el partido y volvió a amenazar con el 0-1 en otra gran jugada de Manu que se le escapó en el último toque.

Aún tuvo otro acercamiento peligroso el 'Lega', un centro de Rosales al que no llegó por centímetros Amadou, en medio de un par de apariciones de Williams que dejaron claro que el delantero bilbaíno no acaba de mejorar tras el parón. Primero se dejó superar por Rodri Tarín y después disparó fatal desde la frontal.

Unai López tuvo un buen golpe franco al borde del área tras una falta a Muniain, pero la estrelló en la barrera.

Empeoró el choque en la segunda mitad, aunque con la sensación de estar más para los pepineros que para los leones. Ahondaron en esa idea dos disparos desde la frontal de Bryan Gil, muy cruzado, y Rosales, que se envenenó tras tocar en Núñez para marcharse a córner cuando hubiese sido el gol si hubiese ido a portería.

Y más aún otro muy claro de Roque Mesa, quien, solo a la altura de penalti, disparó alto una ocasión inmejorable. Como bien reflejaron su cara, las de sus compañeros y la de su técnico.

Garitano sentó a un desacertadísimo Williams para sacar a Villalibre, pero el choque era del conjunto blanquiazul. Que insistió por medio de Roque Mesa, al que bloqueó Yeray, y Assalé con una sorprendente chilena desde la frontal.

Y hasta marcó. En una jugada que pareció fuera de juego claro de Guerrero, que fue sancionado por el árbitro, pero que el VAR validó tras revisarlo. La definición del toledano, no obstante, con una picadita, fue perfecta.

Buscó, desordenadamente, el Athletic el empate que le diese algo de vida con dos remates de cabeza de Unai Núñez situado de ariete, el primero muy bueno y el segundo, mucho más fácil, muy defectuoso.

Y lo que llegó fue el 0-2 final en una contra que con la que el marfileño Assalé sentenció a puerta vacía.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios