Los jugadores del Real Madrid protestan el penalti señalado por mano de Militao ante el Sevilla. / Afp

¿Qué dice la norma sobre las manos?

La infracción de Militao ante el Sevilla fue involuntaria pero le condena que tuviera el brazo extendido y ocupara un espacio a una altura por encima del hombro

COLPISA

El penalti que Martínez Munuera pitó por mano de Militao en el Real Madrid-Sevilla y que anuló el señalado instantes antes en el área contraria por un derribo del portero Bono a Karim Benzema ha generado una norma polémica y ahonda en una controversia respecto a las manos que reconocen no entender ni los actores principales, ya sean jugadores y árbitros, y que los propios árbitros interpretan de forma diferente porque no hay exactamente dos jugadas iguales. El Comité Técnico de Árbitros respalda la decisión adoptada por el árbitro alicantino a instancias del VAR que dirigía el castellano-leonés José Luis González González porque el central brasileño del Real Madrid tiene el brazo extendido a una altura por encima del hombro. Pero ¿qué dice exactamente la norma?

La circular número 3 del Comité Técnico de Árbitros que preside Velasco Carballo se refiere a las manos de forma extensa. Para empezar, deja claro que cometerá infracción el jugador que:

-Toque el balón de manera voluntaria con la mano o el brazo; marque gol en la portería adversaria directamente con la mano o el brazo —incluso si la acción se produce de forma accidental—, incluido el guardameta.

-Inmediatamente después de que el balón le toque a él o a un compañero de equipo en la mano o el brazo, incluso de manera accidental, para luego: o marcar gol en la portería adversaria, o generar una ocasión de gol. Ninguno de estos supuestos es aplicable en el penalti cometido por Militao.

El cambio de las reglas de juego para esta temporada hace hincapié, además, en la necesidad de que exista una inmediatez en las manos «accidentales» que acaban en gol o en ocasión de gol para ser sancionadas. Por tanto, no se considerará infracción por mano «accidental» si el esférico recorriera una cierta distancia (tras un pase o una conducción) y/o se dieran varios pases antes de un gol o de una ocasión manifiesta de gol.

Vayamos al lío en el apartado más específico que sí afecta a la jugada más polémica del campeonato porque puede valer una Liga. Por norma general, cometerá infracción el jugador que toque el balón con la mano o el brazo cuando:

- La mano o el brazo se posicionan de manera antinatural y consiguen que el cuerpo ocupe más espacio; incluso en el caso de que el balón toque en la mano o el brazo del jugador tras haber rebotado en la cabeza, el cuerpo o el pie de dicho jugador o de otro que estuviera situado cerca del primero.

- La mano o el brazo se sitúan por encima de la altura del hombro o más allá de este, a menos que se juegue primeramente el balón, y luego toque este en la mano o el brazo.

Excepto en las infracciones mencionadas, no se considerará infracción si el balón toca la mano o el brazo:

-Si proviene directamente de la cabeza o el cuerpo (incluido el pie) del propio jugador; el jugador juega el balón intencionadamente y le golpea a su propio brazo /mano.

-Si proviene directamente de la cabeza o el cuerpo (incluido el pie) de otro jugador; balón que llega inesperadamente de rebote, siempre y cuando no esté en posición antinatural ocupando un espacio.

-Si la mano o el brazo están cerca del cuerpo y no se encuentran en una posición antinatural con la que se consiga ocupar más espacio.

-Si el jugador cae y la mano o el brazo quedan entre el cuerpo y el punto de apoyo en el suelo, pero no alejadas del cuerpo hacia un lado o en vertical.

En cuanto a la sanción disciplinaria a aplicar en las jugadas de manos, no ha habido ningún cambio en relación a temporadas anteriores, es decir, serán amonestadas las acciones cometidas con las manos o brazos, siempre que:

-El jugador toca el balón con la mano para interferir en un ataque prometedor o detenerlo.

-Toca el balón con la mano en un intento de marcar un gol (independientemente de que lo consiga o no) o en un intento de evitar un gol sin conseguirlo.