Casemiro, junto a Modric y Kroos en un centro del campo que ya es historia.

Mercado

Casemiro pone fin a una era del Madrid

El brasileño firma un suculento contrato con el Manchester United y deja en las arcas blancas 70 millones fijos más otros 15 en variables

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El fútbol es totalmente imprevisible. Todo era tranquilidad en el Real Madrid hasta hace apenas unos días. Un mercado plácido tras una temporada exitosa, dos refuerzos y continuidad en un bloque ganador. Nada parecía alterar la calma en Chamartín hasta que el Manchester United, a la desesperada después de un inicio de temporada horrible, irrumpió como un elefante en una cacharrería en busca de Casemiro, pilar de una época dorada y tercera punta del tridente que junto a Modric y Kroos han dominado con puño de hierro el fútbol europeo en los últimos tiempos.

Todo eso ya es historia, pues el brasileño ha decidido aceptar el desafío de abandonar la zona de confort con el zurrón lleno de títulos, hasta 18 incluyendo cinco Champions. Cambia el Santiago Bernabéu por Old Trafford, el campeón de Europa y de Liga por un equipo que ni siquiera disputará la próxima edición de la Champions y ahora mismo es colista en la Premier League inglesa. Un reto mayúsculo o un salto al vacío, solo el futuro lo dirá, pero de la mano de un contrato astronómico, que vinculará al centrocampista brasileño con el Manchester United hasta 2026, con una campaña más opcional, y un salario que prácticamente dobla al que tenía en el Madrid, de alrededor de once millones de euros brutos por temporada.

El brasileño se entrenó ayer junto a sus compañeros en Valdebebas. En la que ha sido su casa durante tanto tiempo, acompañado de muchos de los futbolistas con los que ha construido un equipo de leyenda. Como si nada hubiera ocurrido, sonriente y relajado, pero lo cierto es que la procesión iba por dentro y el centrocampista ya negociaba los términos de su nuevo vinculación al United. Todo se resolvió con enorme celeridad, propia de un un desenlace que las tres partes asumían como irreversible. Una oferta mareante de 70 millones de euros fijos más otros 15 en variables terminó por zanjar la operación de forma tan rápida como impactante.

Sin vuelta atrás

«Tanto el club como yo lo entendemos. Por lo que ha hecho en este club y la persona que es tenemos que respetar este deseo que tiene», explicó Ancelotti en rueda de prensa. Una vez más ejerció de perfecto portavoz del sentimiento del club. Fue en ese preciso momento en el que el madridismo entendió que ya no había vuelta atrás.

Para el recuerdo nueve temporadas de blanco, repartidas en dos etapas. La primera tras su llegada como cedido por el Sao Paulo al Castilla en enero de 2013, con su debut con el primer equipo de la mano de José Mourinho, una compra por seis millones de euros y ya con una participación reseñable en el siguiente curso, el primero de Ancelotti y el de la 'Décima'. Luego llegaría su cesión al Oporto, el regreso y una etapa inolvidable para el club y el jugador. Una suerte de era dorada, quizás solo superada por el brillo del ballet blanco de los años cincuenta. Junto a Toni Kroos, que llegó en aquella misma campaña 2014-15, y Modric, que ya ejercía como madridista desde 2012, han formado uno de los mejores centros del campo de la historia del fútbol.