Karim Benzema, tras la final de la Liga de Campeones. / FRANCK FIFE / AFP

Mercado

Un cabo suelto en el Real Madrid

La ausencia de un recambio de garantías para Benzema es el lunar en la planificación del campeón de Europa para la próxima temporada

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Apuntalada esa defensa que parece de granito con la llegada de Antonio Rüdiger y perfilado de forma íntegra el proceso sucesorio de un centro del campo legendario con el fichaje de Aurélien Tchouaméni, la planificación del Real Madrid para la próxima temporada tiene un cabo suelto en la delantera, donde el conjunto de Chamartín sigue sin contar con un recambio de garantías para Karim Benzema.

Un déficit que no fue obstáculo para que se proclamase campeón de Europa y de España la última temporada gracias a que la salud respetó al cañonero lionés, pero que podría comprometer las opciones de los blancos para retener ambas coronas en caso de que el '9' sufra algún percance de envergadura que le aparte en momentos sensibles del curso venidero. Baste recordar lo que sucedió cuando cayó lesionado en la primera quincena del pasado mes de febrero: un único gol a favor en tres partidos sin el concurso del francés y la eliminación en cuartos de final de la Copa del Rey a manos del Athletic sirvieron para constatar el erial ofensivo del Real Madrid en ausencia de su buque insignia.

El debate sobre la conveniencia de reclutar a un ariete sigue vivo en la 'casa blanca', después de que Florentino Pérez dejase claro la semana pasada en 'El Chiringuito' que no habrá más fichajes por el momento, pero mantuviese abierta la puerta a la posibilidad de acometer alguna incorporación más si se producen salidas. Ahí es donde entran en juego las figuras de Luka Jovic y Mariano Díaz, con los que no cuenta Carlo Ancelotti y a los que se busca destino.

El serbio, al que le restan tres años de contrato, está dispuesto a cambiar de aires con el objetivo de relanzar su carrera. Tiene buen cartel en la Serie A, donde el Milan ha llamado varias veces a su puerta y la Fiorentina se ha sumado con fuerza a la puja, así como en la Bundesliga, un campeonato que le sirvió de catapulta hacia Chamartín en 2019 como resultado de una sensacional campaña en el Eintracht. Pero su cotización ha caído en picado tras tres temporadas sumido en el ostracismo y la solución más factible pasa por una cesión que le permita revalorizarse. El Real Madrid pagó 60 millones de euros por sus servicios y aún confía en recuperar una parte de esa inversión. El club viola ha tomado la delantera por el balcánico y el principal escollo para sellar el préstamo radica en su salario, de alrededor de 4,5 millones de euros. En el caso del atacante hispano-dominicano, todo apunta a que cumplirá el año que le queda para marcharse gratis el próximo verano.

La carta de Borja Mayoral

Solo si lograra mover alguna de esas piezas, el catorce veces rey de Europa sopesaría acudir al mercado, aunque también mantiene sobre la mesa la carta de Borja Mayoral. El futbolista de Parla, que dejó notables registros goleadores a su paso por La Fábrica, regresa una vez cumplimentada su cesión de dos años a la Roma, donde no logró asentarse, hasta el punto de que finalizó el último curso a préstamo en el Getafe. Le resta un año de contrato y confía en ganarse la confianza de Ancelotti durante la pretemporada, pero la entidad azulona no pierde la esperanza de retenerle a las órdenes de Quique Flores y también podría servirle al Real Madrid para hacer caja.

En medio de este incierto panorama afloran otros nombres como el de Edin Dzeko. El bosnio, al que también se ha relacionado con el Valencia, aportaría experiencia y una pegada sobradamente acreditada por sus 309 dianas como profesional. A sus 36 años, podría estar dispuesto a asumir un rol secundario y supondría un refuerzo de bajo coste, ya que el Inter no pondría trabas a la marcha del veterano delantero una vez atado el retorno de Romelu Lukaku.

Cualquiera de estas operaciones sería un remiendo transitorio para el tremendo descosido que provocó la renovación de Kylian Mbappé con el PSG. El talento de Bondy ofrecía soluciones de todo tipo para el frente ofensivo, ya que podía desenvolverse en ambas bandas y también como delantero centro, lo que le habría permitido cubrir las posibles bajas de Benzema.

Esa polivalencia pesó a la hora de que el Real Madrid apostase todas las fichas a la llegada del campeón del mundo en 2018 en detrimento de Erling Haaland, como reconoció Florentino Pérez en 'El Chiringuito'. «Tenemos al mejor delantero del mundo y no vamos a traer a Haaland para que se siente en el banquillo», detalló el presidente del Real Madrid al explicar las razones por las que los blancos acabaron apeándose de la carrera con el Manchester City por hacerse con los servicios del 'killer' noruego. Pero el plantón de Mbappé echó por tierra las previsiones y abrió una posible vía de agua en la que el Real Madrid sigue trabajando.