Jornada 3

El Barça se sube a lomos de Memphis Depay

El futbolista neerlandés fue clave para que los de Koeman se impusieran 2-1 al Getafe al anotar un gol y generar otro

DANIEL PANERO

Memphis Depay está tocado por una varita mágica. El delantero neerlandés fue una vez más decisivo para el Barcelona al anotar el tanto de la victoria frente al Getafe y al fabricar el gol que abrió la lata en el minuto 2. La aparición del ex del Lyon fue suficiente para que los de Koeman lograran tres puntos importantes antes del parón de selecciones y dejen atrás las dudas despertadas tras el empate ante el Athletic.

Era un partido importante para recuperar sensaciones y lo sabía Ronald Koeman. De inicio, el técnico blaugrana no quiso ningún tipo de concesión con el Getafe y puso sobre el tapete del Camp Nou todas las armas que tenía disponibles. Con las bajas de Ansu Fati, aún falto de ritmo, la lesión de Piqué, la sanción de Eric García y las vacaciones de Pedri, el técnico neerlandés aprovechó para aumentar su rotación con una pareja de centrales formada por Araujo y Lenglet y con Sergi Roberto rememorando viejos laureles en el centro del campo.

El dibujo no variaba el 4-3-3 de las dos primeras jornadas y tampoco debía cambiar el espíritu, o al menos el de aquel equipo que maravilló en su debut ante la Real Sociedad. Con esa idea, el Barça salió en tromba y en apenas dos minutos ya había conseguido recoger los primeros frutos. Memphis Depay se descolgó e inició el cuentakilómetros de Jordi Alba, que apareció a su izquierda como un tiro para ceder el balón atrás ante la aparición de Sergi Roberto, que solo tuvo que empujar el balón a la red. Inicio inmejorable.

2 Barcelona

Ter Stegen, Emerson (Dest, min 63), Lenglet, Araujo, Alba, Busquets, De Jong, Sergi Roberto (Gavi, min 74), Braithwaite (Nico, min 74), Griezmann (Mingueza, min 84) y Memphis

1 Getafe

Soria, Iglesias (Damián Suárez, min 46), Mitrovic, Djené (Ukurugu, min 84), Olivera, Maksimovic, Arambarri, Aleñá (Timor, min 61), Jankto, Ünal (Macías, min 76) y Sandro (Mata, min 61)

  • GOLES: 1-0: min. 2, Sergi Roberto. 1-1: min. 19, Sandro. 2-1: min. 30, Memphis

  • ÁRBITRO: Pablo González Fuertes (Comité asturiano). Amonestó a Aleñá, Araujo, Depay y Lenglet

  • INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada de Liga, disputado en el Camp Nou ante 26.543 espectadores

Dijo Míchel en la rueda de prensa que su equipo iba a ser «un mix de lo que intentó la Real y el Athletic». Lo que no sabía el técnico del Getafe es que el Barça también iba a ser un mix de las dos primeras jornadas. Tras la avalancha que concluyó con el gol de Sergi Roberto, los de Koeman levantaron incomprensiblemente el pie del acelerador ante un rival que llegaba tocado tras dos derrotas y dio alas a los azulones. Poco a poco el Getafe se asentó y en una combinación entre Aleñá y Sandro, éste último conectó un derechazo en el minuto 19 que superó a Ter Stegen para empatar el encuentro.

El Barça guardó en ese momento el disfraz de Edward Hyde y se vistió de nuevo de Dr Jekyll. La fórmula en esta ocasión volvió a ser la de asfixiar a su rival con la presión y crear combinaciones rápidas que concluyeran en Memphis Depay. El neerlandés está de dulce y lo iba a demostrar de nuevo en el minuto 30 después de recibir un balón de Frenkie de Jong, driblar a su par y definir con clase al palo corto. Ahí iba a morir una primera parte en la que el equipo de Koeman ya había mostrado lo mejor y lo peor de sí mismo pero en la que había logrado salir con ventaja.

Duda azulgrana

Tras la reanudación, el Barça seguía preso de la indefinición. Buscar el tercero o contemporizar, esa duda culé generó que el Getafe se lo creyera. Maksimovic, Aleñá y Arambarri se apoderaron del centro del campo y generaron varias ocasiones que despertaron el runrún en el Camp Nou. El equipo que comanda Míchel tuvo ahí su momento, inquietó a Ter Stegen pero no lo supo aprovechar y lo pagó caro.

Ronald Koeman movió el banquillo para despertar a los suyos. Dio entrada a Dest, Nico, Gavi y Mingueza, piernas frescas que sirvieron para revitalizar a un equipo que acusó a lo largo del partido la falta de ritmo. Los cambios permitieron al Barcelona sacarse de encima la presión del Getafe y poco a poco ir cerrando el encuentro gracias a la posesión de balón. El tiempo corrió y el objetivo de llegar al parón con tres puntos llegó. Sin demasiado brillo, pero llegó.