Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 14 de julio
Jornada 1

El Real Madrid se ilusiona con su nuevo tridente

Benzema sentencia al Alavés con un doblete en el reestreno de Ancelotti, que apostó por Bale y Hazard con alentadoras sensaciones

Óscar Bellot

Madrid

Viernes, 13 de agosto 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Noche de estreno en Mendizorroza. El feudo del Alavés volverá a abrir sus puertas a unos 4.000 espectadores diecisiete meses después de que el estallido de la pandemia del coronavirus vetase el acceso de los aficionados a las gradas y lo hará para recibir al Real Madrid en la puesta de largo de la era Ancelotti 2.0. El italiano, que se despidió del campeonato español con una goleada de escándalo al Getafe, regresa seis años más tarde con una misión titánica: devolver a los blancos a la senda del éxito con una plantilla devaluada. Baste señalar que de los goleadores aquella jornada frente al cuadro azulón solo resiste un Marcelo venido a menos para dar cuenta de la pérdida de potencial por parte de un equipo al que, en cualquier caso, siempre hay que demandarle el máximo.

El técnico de la 'décima' debe encajar las piezas de un puzle lleno de interrogantes tras una pretemporada inusual y un verano que solo ha arrojado un rostro nuevo en Valdebebas, el de David Alaba. A la par hacían las maletas Sergio Ramos y Raphael Varane, una pareja de centrales para la historia. La operación salida continuará abierta hasta el 2 de septiembre, fecha de cierre del mercado, con figuras como Odegaard en la rampa de salida, mientras que la puerta de entrada solo se activará en caso de que el PSG acepte negociar por Kylian Mbappé. Semejante escenario traslada la presión a la vieja guardia de Zinedine Zidane, a un puñado de defenestrados por el marsellés que aspiran a tener otra oportunidad con el hombre de la ceja y a esa camada de promesas que deben dar un paso al frente para validar la firme apuesta de Florentino Pérez por el talento emergente.

Aunque el Real Madrid ha pulsado el botón para reiniciar el sistema, persisten viejos defectos como el de las lesiones. Los problemas físicos laceraron sus opciones la pasada temporada y siguen dando zarpazos. Ancelotti no podrá contar con Mendy, Kroos y Ceballos. El lateral francés continúa recuperándose de la periostitis tibial que le hizo perderse el tramo final del curso anterior, el volante alemán arrastra una pubalgia que le mantendrá de baja algunas semanas y al centrocampista utrerano no se le espera hasta octubre por el percance que sufrió en el tobillo izquierdo durante los Juegos Olímpicos de Tokio.

Examen

Lucas Vázquez ocupará el lateral derecho en una zaga en la que Nacho y Militao conformarán el eje. Marcelo, que sufrió un problema en el entrenamiento del jueves, no podrá estrenar capitanía, por lo que el costado zurdo será para el polivalente Alaba. Valverde, destinado a jugar un papel destacado con Ancelotti, sustituirá a Kroos en la medular.

Arriba, Ancelotti apuesta por un tridente lleno de galones. Pese a que se incorporó más tarde de lo previsto a los entrenamientos a causa de su positivo por coronavirus, Benzema ocupará la punta de lanza para paliar la falta de gol que ha vuelto a ponerse de manifiesto en los dos amistosos jugados por el Real Madrid. Como escuderos tendrá a dos estrellas bajo lupa: Hazard en la izquierda y Bale en la derecha. Toda una declaraciones de intenciones.

El Real Madrid lleva doce temporadas sin caer en su estreno liguero. La última vez que lo hizo fue en la campaña 2008-09, ante el Deportivo. Romper esa racha es el objetivo del Alavés, que tras coquetear con el descenso y ver desfilar a Pablo Machín y Abelardo por su banquillo el pasado curso sin logar enderezar el rumbo, recuperó la alegría de la mano de Javi Calleja. El verano no ha deparado grandes movimientos en Vitoria, más allá de la marcha de Manu García, capitán babazorro desde 2012, al fútbol chipriota. En el capítulo de refuerzos sobresale la llegada de otro Manu García, un talentoso centrocampista procedente del Sporting y ya con peso en la selección española sub-21, así como el regreso del uruguayo Facundo Pellistri, habilidoso extremo perteneciente al Manchester United que ya dejó muestras de su clase el pasado año en Mendizorroza.

Ximo Navarro, con una microrrotura de fibras en el bíceps femoral del muslo derecho, es la única baja del Glorioso, que espera darle «una alegría en cuanto a juego, actitud y resultado» a su parroquia, según destacó Calleja.

La primera etapa de Carlo Ancelotti como entrenador del Real Madrid se sustentó sobre un tridente que hizo historia. Cristiano Ronaldo, Benzema y Bale catapultaron al transalpino a cuatro títulos en dos temporadas, con la 'décima' como joya de la corona. En su segunda era, ya sin el luso que reventaba porterías con la mirada, el preparador de la ceja más famosa anda a la búsqueda de otro triunvirato que siembre el pavor a su paso. Y en Mendizorroza, al menos, descubrió una combinación efectiva para derrotar al Alavés y recordar al resto de candidatos al título que quien tuvo, retuvo.

Un doblete de Benzema, bien secundado por Bale y Hazard, dio un triunfo al vigente subcampeón de Liga que supuso algo más que tres puntos. Ofreció señales alentadoras a quienes todavía creen en la posibilidad de redención de dos estrellas con un talento incuestionable que cayeron en desgracia por las lesiones y un compromiso tantas veces discutible. Es demasiado pronto para afirmarlo, pero quizás se pueda contar con ellos.

Había mucha expectación por conocer el primer once de Ancelotti en su regreso al campeonato español y el técnico asentó el escalafón desde el comienzo. Pese a que regó de elogios a los jóvenes, tiró de galones entregando las llaves de la titularidad a Hazard y Bale, dos figuras cuestionadas, como escuderos de Benzema, a quien la marcha de Messi ha convertido en el emblema más sobresaliente de la Liga. El italiano no es ningún revolucionario sino un diestro manejador de los códigos del vestuario. Puso la experiencia y el caché por delante de las promesas.

Alavés

Pacheco, Martín, Laguardia, Lejeune, Rubén Duarte, Manu García (Guidetti, min. 58), Pere Pons (Loum, min. 58), Pina (Moya, min. 82), Luis Rioja (Iván Martín, min. 68), Joselu y Edgar (Pellistri, min. 68)

1

-

4

Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Alaba, Casemiro, Modric (Asensio, min. 88), Valverde (Isco, min. 88), Bale (Rodrygo, min. 68), Benzema (Jovic, min. 88) y Hazard (Vinicius, min. 65)

  • Goles: 0-1: min. 48, Benzema. 0-2: min. 56, Nacho. 0-3: min. 62, Benzema. 1-3: min. 64, Joselu, de penalti. 1-4: min. 92, Vinicius

  • Árbitro: Soto Grado (Comité Riojano). Amonestó a Manu García, Bale y Courtois

  • Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de Liga, disputado en el estadio de Mendizorroza ante unos 3.968 espectadores

Atrás, las bajas le condicionaban. Paso al frente de Nacho y Militao, que ya cosieron con éxito la zaga mientras Sergio Ramos y Varane apuraban sus últimos meses en el Real Madrid lamiendo heridas de guerra. En los laterales, el siempre eficiente Lucas Vázquez y David Alaba, otro comodín que responde donde sea. El incombustible Modric aportaba la creatividad en la medular y Casemiro y Valverde, las piernas.

En el Alavés, Calleja sacrificó a Lucas Pérez en la delantera y dio carrete a Manu García en la sala de máquinas. El preparador madrileño busca que los babazorros sean protagonistas con la pelota, loable propósito para un equipo que el curso pasado abusaba del juego directo y fiaba buena parte de sus opciones a las acciones de estrategia. Por eso el cuadro local, alentado por cerca de 4.000 parroquianos, buscó el cuerpo a cuerpo desde el comienzo. Un latigazo de Joselu que salvó Nacho exponiendo el rostro y un contragolpe que culminó Pere Pons golpeando demasiado alto representaron sus llegadas más llamativas en una primera parte en la que los visitantes dejaron hacer a su oponente en el tramo inicial con una presión poco armoniosa, pero fueron tomándole el pulso al enfrentamiento conforme avanzaba la minutada.

Sin alharacas ofensivas, cierto. Persisten deficiencias añejas en un bloque timorato en área ajena desde la marcha de Cristiano Ronaldo. Un disparo de Hazard que no cogió la rosca necesaria para ver puerta y un derechazo de Benzema que tomó más vuelo del requerido para citarse con la escuadra fueron las noticias más destacadas de los blancos antes de alcanzar el entreacto con la sensación de que sus dos sospechosos habituales acuden con propósito de enmienda. Participativos y con ganas de agradar a su nuevo jefe, Bale y Hazard estuvieron a la altura.

El belga fue clave a la hora de desatrancar el partido al comienzo de la segunda parte con un toque de genialidad que permitió a Benzema clavar el estoque. El francés retomó la Liga donde la dejó: ajusticiando en cuanto le dan ocasión. La salida de Messi le ofrece una oportunidad pintiparada de lograr el Pichichi que se le resiste desde que aterrizó en Madrid para convertirse en un delantero de época.

La precisión de su mirilla sigue siendo el argumento más destacado de los blancos para opositar al título mientras aguardan último esfuerzo por Mbappé, protagonista en París por los pitos que recibió de su hinchada pero también por su condición diferencial con un gol y dos asistencias frente al Estrasburgo. Rebosa pólvora y Ancelotti la necesita para aquilatar a un grupo que en cualquier caso no la echó de menos en Mendizorroza, donde de nuevo el '9' y Nacho sentenciaron a un Alavés que logró acortar distancias mediante un penalti convertido por Joselu tras una mala cesión de Militao a Courtois que no dio más remedio al arquero que derribar a un Guidetti que olía el gol. Pero ya era demasiado tarde. Vinicius, de cabeza a centro de Alaba, puso la guinda.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios