Jornada 1

El Real Madrid se ilusiona con su nuevo tridente

Benzema sentencia al Alavés con un doblete en el reestreno de Ancelotti, que apostó por Bale y Hazard con alentadoras sensaciones

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

La primera etapa de Carlo Ancelotti como entrenador del Real Madrid se sustentó sobre un tridente que hizo historia. Cristiano Ronaldo, Benzema y Bale catapultaron al transalpino a cuatro títulos en dos temporadas, con la 'décima' como joya de la corona. En su segunda era, ya sin el luso que reventaba porterías con la mirada, el preparador de la ceja más famosa anda a la búsqueda de otro triunvirato que siembre el pavor a su paso. Y en Mendizorroza, al menos, descubrió una combinación efectiva para derrotar al Alavés y recordar al resto de candidatos al título que quien tuvo, retuvo.

Un doblete de Benzema, bien secundado por Bale y Hazard, dio un triunfo al vigente subcampeón de Liga que supuso algo más que tres puntos. Ofreció señales alentadoras a quienes todavía creen en la posibilidad de redención de dos estrellas con un talento incuestionable que cayeron en desgracia por las lesiones y un compromiso tantas veces discutible. Es demasiado pronto para afirmarlo, pero quizás se pueda contar con ellos.

Había mucha expectación por conocer el primer once de Ancelotti en su regreso al campeonato español y el técnico asentó el escalafón desde el comienzo. Pese a que regó de elogios a los jóvenes, tiró de galones entregando las llaves de la titularidad a Hazard y Bale, dos figuras cuestionadas, como escuderos de Benzema, a quien la marcha de Messi ha convertido en el emblema más sobresaliente de la Liga. El italiano no es ningún revolucionario sino un diestro manejador de los códigos del vestuario. Puso la experiencia y el caché por delante de las promesas.

1 Alavés

Pacheco, Martín, Laguardia, Lejeune, Rubén Duarte, Manu García (Guidetti, min. 58), Pere Pons (Loum, min. 58), Pina (Moya, min. 82), Luis Rioja (Iván Martín, min. 68), Joselu y Edgar (Pellistri, min. 68)

4 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Alaba, Casemiro, Modric (Asensio, min. 88), Valverde (Isco, min. 88), Bale (Rodrygo, min. 68), Benzema (Jovic, min. 88) y Hazard (Vinicius, min. 65)

  • Goles: 0-1: min. 48, Benzema. 0-2: min. 56, Nacho. 0-3: min. 62, Benzema. 1-3: min. 64, Joselu, de penalti. 1-4: min. 92, Vinicius

  • Árbitro: Soto Grado (Comité Riojano). Amonestó a Manu García, Bale y Courtois

  • Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de Liga, disputado en el estadio de Mendizorroza ante unos 3.968 espectadores

Atrás, las bajas le condicionaban. Paso al frente de Nacho y Militao, que ya cosieron con éxito la zaga mientras Sergio Ramos y Varane apuraban sus últimos meses en el Real Madrid lamiendo heridas de guerra. En los laterales, el siempre eficiente Lucas Vázquez y David Alaba, otro comodín que responde donde sea. El incombustible Modric aportaba la creatividad en la medular y Casemiro y Valverde, las piernas.

En el Alavés, Calleja sacrificó a Lucas Pérez en la delantera y dio carrete a Manu García en la sala de máquinas. El preparador madrileño busca que los babazorros sean protagonistas con la pelota, loable propósito para un equipo que el curso pasado abusaba del juego directo y fiaba buena parte de sus opciones a las acciones de estrategia. Por eso el cuadro local, alentado por cerca de 4.000 parroquianos, buscó el cuerpo a cuerpo desde el comienzo. Un latigazo de Joselu que salvó Nacho exponiendo el rostro y un contragolpe que culminó Pere Pons golpeando demasiado alto representaron sus llegadas más llamativas en una primera parte en la que los visitantes dejaron hacer a su oponente en el tramo inicial con una presión poco armoniosa, pero fueron tomándole el pulso al enfrentamiento conforme avanzaba la minutada.

Sin alharacas ofensivas, cierto. Persisten deficiencias añejas en un bloque timorato en área ajena desde la marcha de Cristiano Ronaldo. Un disparo de Hazard que no cogió la rosca necesaria para ver puerta y un derechazo de Benzema que tomó más vuelo del requerido para citarse con la escuadra fueron las noticias más destacadas de los blancos antes de alcanzar el entreacto con la sensación de que sus dos sospechosos habituales acuden con propósito de enmienda. Participativos y con ganas de agradar a su nuevo jefe, Bale y Hazard estuvieron a la altura.

Vinicius pone la guinda

El belga fue clave a la hora de desatrancar el partido al comienzo de la segunda parte con un toque de genialidad que permitió a Benzema clavar el estoque. El francés retomó la Liga donde la dejó: ajusticiando en cuanto le dan ocasión. La salida de Messi le ofrece una oportunidad pintiparada de lograr el Pichichi que se le resiste desde que aterrizó en Madrid para convertirse en un delantero de época.

La precisión de su mirilla sigue siendo el argumento más destacado de los blancos para opositar al título mientras aguardan último esfuerzo por Mbappé, protagonista en París por los pitos que recibió de su hinchada pero también por su condición diferencial con un gol y dos asistencias frente al Estrasburgo. Rebosa pólvora y Ancelotti la necesita para aquilatar a un grupo que en cualquier caso no la echó de menos en Mendizorroza, donde de nuevo el '9' y Nacho sentenciaron a un Alavés que logró acortar distancias mediante un penalti convertido por Joselu tras una mala cesión de Militao a Courtois que no dio más remedio al arquero que derribar a un Guidetti que olía el gol. Pero ya era demasiado tarde. Vinicius, de cabeza a centro de Alaba, puso la guinda.