Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 14 de junio
Paco Alcácer marca el primer gol del Villarreal. Kerstin Joensson (Afp)
Golpe de autoridad del 'Submarino'
Dieciseisavos | Ida

Golpe de autoridad del 'Submarino'

Importante victoria de los de Emery en Austria ante un complicado rival para seguir soñando en Europa

JUANJO GONZALO

MADRID

Jueves, 18 de febrero 2021, 06:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Con el Villarreal inmerso en uno de los momentos más complicados de la temporada y con el deseo de acabar con las dudas que rodean a uno de los equipos más prometedores desde el comienzo del curso, regresa la ansiada Liga Europa. Lo hace en un escenario moderno, el Red Bull Arena, y con uno de los duelos más atractivos que han deparado unos dieciseisavos de final a los que el equipo de Unai Emery llega con una mezcla de ilusión, deseos y nerviosismo tras los últimos resultados cosechados.

Unas dudas con las que los castellonenses esperan acabar en Salzburgo frente a un equipo que cayó desde la Liga de Campeones y cuya dinámica es realmente buena en los últimos encuentros. No es ningún secreto para Emery o Manu Trigueros, que lo reconocen como un «rival fuerte y con experiencia».

Y es que el imparable cuadro austriaco es un viejo conocido para el equipo castellonense, al que el 'submarino' se ha enfrentado hasta en cuatro ocasiones con una suerte desigual. El balance se resume en dos victorias para cada uno de estos dos clubes que son toda una referencia de la segunda competición continental. El Villarreal, con 81 partidos -43 de ellos ganados-, y el Salzburgo, con 73, lideran el ranking de choques disputados en la Liga Europa.

No será un partido cualquiera el de este jueves en un Red Bull Arena acostumbrado a saborear los éxitos de los 'toros', actuales líderes de un campeonato en el que son los dominadores absolutos desde hace tiempo. El encuentro promete ofrecer una fiesta del fútbol entre dos equipos con buen trato del balón y un estilo de juego vistoso. El propósito de Emery es reconducir al Villarreal, «fortalecer el camino» que parece haber perdido en las últimas semanas.

Con el objetivo de superar la eliminatoria entre ceja y ceja y el sueño de seguir avanzando hacia la preciada final, el técnico de Hondarribia recupera a hombres que hasta el momento han sido clave en Europa. La vuelta de Samu Chukwueze, Yeremi Pino o Manu Trigueros da un respiro a un conjunto asolado por las bajas y mantiene viva la llama de la ilusión que reina en el club de La Cerámica.

Dicen que la experiencia es un grado, una máxima que buscan que se cumpla en un Villarreal que espera cambiar su imagen en la cita continental para volver a convertirse en uno de los aspirantes a alcanzar un trono soñado durante años. Algo que, a buen seguro, no sorprendería a Jesse Marsch, técnico local, que resta importancia a los últimos tropiezos y define a los amarillos como un «súper equipo».

El Villarreal vuelve a convencer con una contundente victoria en su regreso triunfal a Europa. Los goles de Alcácer -quien antes había errado un penalti-, primero, y Fer Niño, en la segunda mitad, cuando más apretaba en ataque el Salzburgo, dejan al 'Submarino' mucho más cerca de unos octavos de final que ya son el próximo objetivo en esta Liga Europa. Antes, deberán los de Unai Emery confirmar en el encuentro de vuelta el buen hacer en un Red Bull Arena en el que, además de los goleadores, Gerard Moreno puso la nota positiva con dos asistencias y una buena muestra de su calidad. También destacado fue el papel, una vez más, de un Gero Rulli que salvó en un mano a mano ante Daka lo que hubiera supuesto el primer tanto del encuentro.

El partido era de categoría. Una cita especial y muy esperada por ambos conjuntos, a la que el Villarreal llegaba en un momento delicado. La creciente ilusión en el seno del cuadro castellonense por la segunda competición continental chocaba con los resultados adversos cosechados en las últimas semanas. Tampoco ayudaba la entidad del rival, un potente Salzburgo rebotado de la Liga de Campeones que venía de ganarlo prácticamente todo.

Presentaba el líder austríaco un equipo mermado por las circunstancias (horas antes del encuentro se conocía que dos de sus mejores jugadores, Keita y Camara, eran suspendidos tres meses por dopaje con la selección de Mali) que, sin embargo, no se amilanaría y desde el comienzo del choque salió a jugar de tú a tú a un Villarreal que hizo suya la pelota.

Salzburgo

Stankovic, Kristensen, Vallci, Solet, Ulmer, Aaronson (Adeyemi, min. 61), Junuzovic, Mwepu, Sucic (Okafor, min. 61), Berisha y Daka.

0

-

2

Villarreal

Rulli, Peña (Foyth, min. 46), Albiol, Pau Torres, Estupiñán, Capoue (Jaume Costa, min. 74), Parejo, Trigueros, Moi Gómez (Pedraza, min. 59), Paco Alcácer (Fer Niño, min. 59) y Gerard Moreno (Yeremi Pino, min. 83).

  • Goles: 0-1: min. 41, Alcácer; 0-2: min. 71, Fer Niño.

  • Árbitro: Andris Treimanis (Letonia). Amonestó a Solet, Kristensen, Okafor y Ulmer por parte del Salzburgo, y a Albiol por parte del Villarreal.

  • Incidencias: Partido de ida de dieciseisavos de final de la Liga Europa disputado en el Red Bull Arena.

Los de Jesse Marsch, un técnico cada vez más codiciado en Europa, volvieron a demostrar que disfrutan con la velocidad y un frenético ida y vuelta que el 'Submarino' intentó evitar durante todo el encuentro. Un penalti fallado por Alcácer devolvía las esperanzas al cuadro local, que a punto estuvo de aprovechar dos pérdidas de Parejo en campo propio para adelantarse en el marcador. Ni Mwepu, con una vaselina defectuosa, ni Daka, incapaz de superar en el mano a mano a Rulli, supieron resolver dos de las más claras ocasiones de un encuentro que se rompería minutos más tarde gracias a un cabezazo del propio Alcácer, quien esta vez no desaprovecharía el balón a placer de Gerard Moreno. El punta valenciano volvía a resarcirse en una Liga Europa en la que ya suma cinco tantos.

Aunque sin ocasiones claras más allá de un mal remate de Berisha en el área, el Salzburgo se hizo dueño del partido en una segunda mitad en la que tuvo el balón y creó algunas dificultades al Villarreal que, sin embargo, no llegó a verse demasiado exigido en defensa. Cuando más crecían los 'toros' llegó la sentencia de un Villarreal que apenas inquietó a Stankovic. Volvió a ser Fer Niño, otro de los ya habituales del gol para Emery, quien puso un 0-2 que sabe a gloria en el cuadro azulejero y volvió a provocar unas sonrisas que lo dicen todo. Para el 'Submarino', el sueño europeo está un poco más cerca.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios