Paco Alcácer celebra uno de sus dos goles al Sivasspor. / Reuters

Grupo I | Jornada 1

Alcácer pone la calma

El Villarreal logra los tres primeros puntos en la Liga Europa ante un Sivasspor mucho más duro de lo esperado

JUANJO GONZALO

Dos tantos de Paco Alcácer dieron una victoria agónica al Villarreal en el partido 75 del club en la Liga Europa. Era el estreno de la segunda competición continental y las emociones en el Estadio de La Cerámica fueron fuertes durante los 90 minutos. Parecía impensable, pero el Sivasspor tuvo contra las cuerdas al 'submarino' durante buena parte del encuentro. Y eso que los de Unai Emery apabullaron durante los primeros 20 minutos a un conjunto sin respuesta. Tanto en el juego como en el marcador. Apareció, desde el inicio, un notable Kubo, capaz de echarse encima el equipo y de aprovechar el rechace de un flojísimo Samassa ante el disparo de Chukwueze para poner el primer tanto en el marcador. Daría también el atacante poco después una buena asistencia para que Bacca ahondase un poco más en la herida de los otomanos, que como su propio técnico avisaba, habían venido a luchar por el encuentro. Aunque difícil de imaginar, la aparición de Gradel, Fajr, Kayode o un, hasta ese momento, trabajador Yatabaré, le cambió la cara al equipo. Primero, con un aviso del punta en un remate que paró magistralmente Rulli. Como dejaron claro, era solo el principio.

No se haría esperar el tanto de Kayode en un mano a mano con el meta argentino tras ganar la espalda a Albiol. Fueron minutos complicados para un Villarreal que se vio agobiado por el buen hacer de los de Calimbay en ataque y el fallo desde el punto de penalti del colombiano Bacca en un disparo en el que sí estuvo acertado Samassa. Yatabaré culminaba el castigo con el posterior gol de cabeza que volvía a poner las tablas del marcador de La Cerámica. Apenas se podía creer la reacción del Sivasspor, que incluso tras la reanudación siguió teniendo más presencia en el campo. Y a punto estuvo Kayode de culminar la remontada al interceptar un mal pase de Jaume Costa en el que Rulli estuvo muy atento.

Como se esperaba, Emery introdujo numerosos cambios en la alineación titular. Hasta nueve variaciones con respecto al choque del Valencia, entre las que se encontraba el debutante Foyth, cuyo estreno con la camiseta amarilla no pudo ser más afortunado. El tanto de cabeza del central argentino, a la salida de un córner, devolvía una tranquilidad que no duraría demasiado en un partido de vaivenes y completamente loco. Siete minutos de alegría, hasta que el excelente lanzamiento de falta de Gradel ponía, una vez más, la igualada en un partido más complejo de lo que se preveía.

5 Villarreal

Rulli, Peña, Albiol, Foyth, Jaume Costa (Pedraza, min. 70), Trigueros (Moi Gómez, min. 58), Coquelin (Pino, min. 79), Baena (Iborra, min. 46), Chukwueze, Kubo y Bacca (Alcácer, min. 70).

3 Sivasspor

Samassa, Yalcin, Osmanpasa, Camara (Claudemir, min. 79), Ciftci, Arslan, Cofie, Fajr, Yatabaré, Gradel (Oztekin, min. 82) y Kayode (Kone, min. 82).

  • GOLES: 1-0: min. 13, Kubo. 2-0: min. 20, Bacca. 2-1: min. 33, Kayode. 2-2: min. 43, Yatabaré. 3-2: min. 57, Foyth. 3-3: min. 64, Gradel. 4-3: min. 74, Alcácer. 5-3: min. 78, Alcácer.

  • ÁRBITRO: Pawel Raczkowski (Polonia). Amonestó a Yalcin, Cofie, Gradel, Coquelin, Foyth y Pedraza.

  • INCIDENCIAS: Partido correspondiente al Grupo I de la primera jornada de la Liga Europa, disputado en el Estadio de La Cerámica.

Fue la salida de Paco Alcácer, a falta de 20 minutos para el final del encuentro, lo que dinamitó el resultado. Volvió a demostrar, una vez más, el buen estado de forma que vive el delantero español en dos acciones que acabaron decantando la balanza a favor del Villareal. La primera tan solo cuatro minutos más tarde de ingresar en el campo y tras una excelente jugada de Samu Chukwueze. La rabia del banquillo amarillo ponía a las claras lo complicado de un partido que se puso demasiado cuesta arriba. La calma total la ponía, de nuevo, el punta valenciano en un mano a mano que, como ya tiene habituada a la afición 'groguet', definió de maravilla.