Joan Jordán celebra su gol al Wolfsburgo. / jorge guerrero / afp

Jornada 5 / Grupo G

El Sevilla cumple y se la jugará en Salzburgo

Los goles de Joan Jordán y Rafa Mir al Wolfsburgo permiten al conjunto de Lopetegui depender de una victoria en Austria para lograr el pase a octavos

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El Sevilla superó su primera final en la Champions. Doblegó al Wolfsburgo con un gran arreón inicial, en el que encontró el decisivo gol de Joan Jordán, y luego supo dormir el partido hasta el postrero tanto de Rafa Mir para amarrar un botín que le permite depender de sí mismo en Salzburgo, donde una victoria le daría el pase a octavos.

No era una noche cualquiera. Solo valía la victoria y se notó desde el inicio tanto en el ímpetu de la grada del Pizjuán como en la actitud inicial de los hombres de Lopetegui, que volcaron el juego hacía el área germana y mordieron en la presión tras pérdida. El 'Papu' Gómez, ya al 100 % después de rodarse en la segunda parte contra el Alavés, fue uno de los principales actores del gran inicio, volviendo loca a la defensa alemana desde el costado zurdo del ataque hispalense.

Era un vendaval el conjunto sevillista. Avisó Koundé con la testa y castigó Jordán también de cabeza, aunque el gol llevaba la rúbrica de un centro de escándalo de Rakitic desde el costado derecho. En un día para los pesos pesados aparecían los galones. Ni rastro de la versión mejorada del Wolfsburgo de la mano de Florian Kohfeldt, sustituto de Van Bommel en el banquillo de los 'Lobos', pues al Sevilla le sobraba intensidad pero a la vez criterio para manejar la posesión de balón con paciencia, en busca de los espacios.

2 Sevilla

Bono, Montiel, Koundé, Diego Carlos (Augustinsson, min. 94), Acuña, Jordán (Delaney, min. 82), Fernando, Rakitic (Rekik, min. 94), Ocampos, Munir (Mir, min. 80) y 'Papu' Gómez (Óliver Torres, min. 80).

0 Wolfsburgo

Pervan, Baku (Mbabu, min. 75), Lacroix, Brooks (Ginczek, min. 88), Roussillon (Otávio, min. 75), Vrancks (Lukebakio, min. 75), Guilavogui, Arnold, Gerhardt (Philipp, min. 67), Nmecha y Weghorst.

  • Goles: 1-0: Jordán, min. 12. 2-0: Rafa Mir, min. 97.

  • Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía). Amonestó al sevillista Fernando y a Guilavogui, Arnold y Nmecha, por el Wolfsburgo.

  • Incidencias: Partido de la quinta jornada en el grupo G de la Champions disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán.

El panorama era idílico, pero en esas Nmecha bajó de la nube a los hombres de Lopetegui con un duro disparo que dobló las manos de Bono, topándose con un larguero salvador. El susto le bajó un par de marchas al partido y recordó al Sevilla los problemas que ha venido arrastrando en esta Champions. No se puede decir que sufriera en exceso, pero ya le empezó a costar mucho más pisar terreno rival, con un balón en largo que se le escapó a Jordán en el control ante la portería rival como mejor ocasión hasta el descanso.

Tras la pausa, el Sevilla continuó con la duda entre apostar por el control para mantener el botín o redoblar la apuesta en busca de la sentencia. Un tanto del Wolfsburgo era prácticamente definitivo con la victoria momentánea del Lille contra el Salzburgo y ese miedo se respiraba en el ambiente. Pese a ello, y en un contexto de partido plano, Ocampos y 'Papu' Gómez avisaban desde la distancia. Tuvo la tranquilidad Koundé, con una acrobática volea que desbarató Pervan, pero el gran acierto sevillista fue dormir el encuentro a través de la posesión, en un desenlace sin sobresaltos, aderezado por el tanto final de Mir. El futuro en Champions pasa ahora por Salzburgo.