Grupo G | Jornada 5

El Sevilla se asegura el billete a la Europa League

El conjunto de Sampaoli se impone al Copenhague gracias a los tantos de En-Nesyri, Isco y Montiel

DANIEL PANERO

El Sevilla se aseguró este martes en el Ramón Sánchez Pizjuán un billete para la Europa League. El conjunto de Sampaoli se impuso al Copenhague por 3-0 en un partido en el que los hispalenses no exhibieron su mejor versión, pero en el que supieron rentabilizar los tantos de En-Nesyri al principio de la segunda mitad y de Isco y Montiel en la recta final para sumar tres puntos vitales que le permiten seguir compitiendo en el Viejo Continente.

3 Sevilla

Dmitrovic, Montiel, Gudelj, Marcao, Telles, Jordán, Rakitic, Suso (Lamela, min. 55), Papu Gómez (Acuña, min. 77), Isco y Dolberg (En-Nesyri, min. 46; Rafa Mir, min. 71).

0 Copenhague

Grabara, Jelert (Sorensen, min. 81), Khocholava, Lund Jensen (Diks, min. 81), Kristansen, Lerager, Claesson, Clem (Oskarsson, min. 81), Johanesson (Bardghji, min. 64), Daramy y Haraldsson (Cornelius, min. 72).

  • Goles: 1-0: min. 62, En-Nesyri. 2-0: min. 88, Isco. 3-0: min. 92, Montiel.

  • Árbitro: Benoît Bastien (Francia). Amonestó a Claesson, Lamela, Montiel y Sorensen, y expulsó a Khocholava.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 29.884 espectadores.

Un querer y no poder. Eso fue la primera parte para el Sevilla. Sampaoli puso un once ultraofensivo, con Jordán y Rakitic en la medular y con una superpoblación de mediapuntas que terminó siendo un tapón para su equipo. Los Isco, Suso o Papu Gómez hicieron lenta la circulación y facilitaron el trabajo para un rival en bloque bajo y que defendió sin demasiados apuros. Apenas un par de disparos desde fuera del área sacaron del letargo a un Sánchez Pizjuán desangelado ante la poca profundidad de los suyos.

Tras la reanudación, el partido se transformó a medida que el Copenhague se lo fue creyendo. Los daneses supieron adelantar filas y hacer daño en transición a un Sevilla que para entonces ya era un manojo de nervios. Clem envió un balón al poste y Haraldsson se topó con Dmitrovic en un mano a mano. Fue el peor momento de unos hispalenses a los que el intercambio de golpes esta vez les sonrió después de que Papu Gómez pusiera un balón al área y En-Nesyri lo rozara lo justo para despistar a Grabara. Fue el tanto que abrió la lata para un Sevilla que redondeó el triunfo en la recta final con un zapatazo de Isco desde fuera del área y con un balón suelto que aprovechó Montiel ya en el tiempo añadido.