Octavos / Ida

El Atlético deja escapar vivo al Manchester United

Una exhibición colchonera en la presión frente a un rival por momentos impotente no fue suficiente y la eliminatoria llega igualada a Old Trafford

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Sensación agridulce. Es un tópico pero describe a la perfección el estado de ánimo en el Atlético tras un empate a uno frente al Manchester United que sabe a muy poco después de lo visto sobre el césped del Metropolitano. El conjunto de Simeone sometió por momentos a un rival cargado de nombres pero impotente durante gran parte del duelo ante una fenomenal presión colchonera. El Atlético mordió, se adelantó muy pronto a través de un recuperado Joao Félix y rozó el 2-0, pero perdonó y dejó escapar vivo al rival, que se lleva una igualada de oro a Old Trafford después del tanto del joven Elanga en el tramo final. Un goleador inesperado para un resultado improbable a tenor del juego. Cosas del fútbol.

Salió intenso el Atlético, con una presión asfixiante ante cada posesión de balón inglesa. Fruto de esta actitud ofensiva no tardó en generar apuros entre la tropa de Rangnick, que respiró con alivio cuando Lindelof fue abajo para sacar un remate de Giménez en el corazón del área. No era capaz el United de respirar en el inicio y Joao Félix lo probó de rosca sin que el balón cogiera la dirección pretendida. Primero avisó el portugués y a la segunda ejecutó. Llegaba en forma tras reivindicarse en Pamplona y tardó apenas siete minutos en prolongar su estado de gracia. Hay que decir que medio gol fue el centro de Lodi, pero el gesto técnico del testarazo respondió a la expectativa generada por el pase y el balón se coló en la portería de David de Gea, de regreso a casa, tras impactar en el poste derecho del arco inglés. Escenario idílico para el Atlético, frente a un rival en horas bajas. Apenas segundos les duraban las posesiones a los 'Diablos Rojos', con una clase magistral de Kondogbia en la recuperación.

1 Atlético

Oblak, Vrsaljko, Savic, Giménez, Reinildo, Llorente, Herrera, Kondogbia, Lodi (Lemar, min. 75), Correa y Joao Félix (Griezmann, min. 75).

1 Villarreal

De Gea, Lindelof (Wan-Bissaka, min. 66), Varane, Maguire, Shaw (Telles, min. 66), Pogba (Matic, min. 66), Fred, Sancho (Lingard, min. 82), Bruno Fernandes, Rashford (Elanga, min. 75) y Cristiano Ronaldo.

  • Goles: 1-0: min. 7, Joao Félix. 1-1: min. 80, Elanga.

  • Árbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía). Amonestó a Herrera, Reinildo, Llorente y Giménez, del Atlético, y a Shaw, Lindelof, Rashford, Fred y Telles, por el United.

  • Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Champions disputado en el Wanda Metropolitano ante 58.000 espectadores.

Apenas con cuantagotas aparecían los grandes atacantes del United, a pesar de que el conjunto inglés se fue estirando, con un Atlético más replegado pero incisivo a la contra. Pese a todo, sin talento creativo en el centro del campo y con posesiones muy alejadas del área colchonera, el equipo de Rangnick era pura impotencia, desaprovechando sus muchos recursos ofensivos. Todo salía en el plan de Simeone. Las dudas en la defensa mantenían al United permanentemente al borde de un ataque de nervios. Demasiado riesgo en las imprecisiones de Varane y Maguire, dos flanes.

El larguero, enemigo

Un segundo gol podía ser catastrófico para los mancunianos y el Metropolitano lo sabía, animando como lo hacía el Calderón. Apenas un remate muy desviado de un desesperado Cristiano como respuesta, escaso bagaje para un equipo de semejante talla, reducido a muy poca cosa en la primera parte por el buen hacer de un Atlético que mereció irse con mayor ventaja al descanso y bien pudo hacerlo con un centro de Lodi que entre Vrsaljko y Lindelof, de rebote, enviaron al larguero.

De la pausa regresó el Atlético redoblando esfuerzos. Volvió a arrinconar al rival en su área aunque en un guion similar al del primer acto, al United le costó desperezarse pero lo fue haciendo poco a poco. Subió un punto la intensidad y el encuentro entró en una fase dura, plagada de tarjetas amarillas. Fue antes de que Rangnick agitara el árbol con un triple cambio. Algo necesitaba tocar el alemán con los rojiblancos ya maduros por el esfuerzo. Mientras, Simeone metió a Griezmann y Joao Félix se fue entre aplausos. Cristiano malgastó una bala de falta entre el jolgorio general pero el jarro de agua fría lo arrojó al respetable el menos esperado. Elanga, un canterano sueco, aprovechó el fenomenal pase de Bruno Fernandes para ajusticiar ante Oblak. No merecía semejante castigo el Atlético, que a pesar del golpe tuvo arrestos para rozar el 2-1 en un disparo de Griezmann ante el que se interpuso de nuevo el maldito larguero. Se tuvo que conformar finalmente con el empate, que sabe a muy poco, pero las sensaciones del equipo de Simeone invitan al optimismo en Old Trafford.