Borrar
Aficionados del Leeds celebran el ascenso de su equipo a la Premier. AFP
El Leeds de Bielsa asciende a la Premier
Championship

El Leeds de Bielsa asciende a la Premier

El argentino lleva a la gloria a los hinchas del norte de Inglaterra tras 16 años de desgarro y ansiedad

iñigo gurruchaga

Corresponsal en Londres

Viernes, 17 de julio 2020, 20:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Leeds United dirigido por Marcelo Bielsa jugará en la Premier la próxima temporada, después de que el Huddersfield Town derrotase este viernes(2-1) al West Bromwich Albion, haciendo imposible que este último, segundo en la tabla del Championship, alcance a «los blancos' en el último partido que le queda. El entrenador argentino logra curar la ansiedad de un club que descendió hace 16 años.

El Leeds United es un gran club por la riqueza histórica de su cantera, por el número de seguidores, sus tres ligas y sus finales europeas. Ganó en 1991-92 la última First Division antes de la fundación de la Premier. Como muestra de su huella en el fútbol inglés, en esta temporada han fallecido Norman Hunter y Jack Charlton, pilares de Elland Road y miembros de la selección campeona del mundo en 1966.

Pero los hinchas expresaban ansiedad- «¡por qué tenemos que hacer todo tan difícil!»- tras ganar, 1-0, al colista Barnsley este jueves. La victoria aseguraba el ascenso logrando un punto más en los dos partidos que le quedan. El Brentford, tercero, a quien también le quedan dos encuentros, podría quitarle la primera plaza, pero en ese caso el WBA sería tercero y jugaría las semifinales de promoción.

El sufrimiento no era solo consecuencia de la traumática década y media en la que el club estuvo a punto de desaparecer, en manos de gestores a menudo oportunistas tras al endeudamiento contraído por la directiva al final del siglo XX. Grandes préstamos se habían avalado con los ingresos que se recibirían con la clasificación para la Liga de Campeones, que no llegó.

En 2017, un empresario italiano en medios de comunicación y competiciones deportivas, Andrea Radrizzani, adquirió el club y, tras un inicio frustrante, aceptó la sugerencia de su director deportivo, el español Víctor Orta, con trayectoria en el Valladolid, el Sevilla o el Middlesbrough, de intentar el fichaje del peculiar Bielsa. Le llamó a Argentina y quedaron para hablar al día siguiente.

«El Loco» ya había visto siete partidos del United cuando recibió la segunda llamada telefónica desde Inglaterra. El club le ofreció el mejor contrato jamás firmado con un 'manager' del club. Serían 6.6 millones de euros anuales para él y sus asistentes, según los medios. El saldo neto positivo de ventas y fichajes en estas dos temporadas ha sido de 25 millones.

Trabajo bien hecho

Bielsa mantuvo a buena parte del equipo titular, mejoró la plantilla con algunos préstamos y promociones juveniles, y puso en marcha la máquina incansable de preparación física y repetición de movimientos tácticos que es su sello. Tras el tiempo gozoso con la selección argentina en los Juegos Olímpicos, con la de Chile y con el Athletic, había sufrido decepciones abruptas en Francia y en Italia.

El Leeds era un gran reto profesional a sus 64 años. La mejora de futbolistas y el espectáculo de arrollamiento del rival por un equipo de Bielsa cuando repite una y otra vez sus ataques conjuntados entusiasmó a los seguidores. Carteles o grafiti en los que se lee «In Bielsa we trust» expresan desde su llegada la absoluta fe y confianza de los hinchas en su entrenador, que el lema oficial de Estados Unidos dirige a Dios.

El equipo era segundo el 19 de abril de 1919 cuando, como consecuencia de un desmoronamiento anímico chocante, perdió en casa contra el Wigan, que luchaba para evitar el descenso. Los visitantes habían quedado con 10 en el minuto 14. El Leeds de Bielsa empató uno de los tres partidos que le quedaban y perdió dos, también los dos de la semifinal de promoción contra el Derby County.

Se aireó la sospecha- que también perseguía a Jürgen Klopp- de que sus equipos caen física o mentalmente en el final de temporada, por la intensidad que exige en entrenamientos y partidos. No ha ocurrido este año, pero no demuestra nada, porque el parón del confinamiento ha dado descanso a los futbolistas. El Leeds comenzó dubitativo tras la reanudación pero ha ganado los cuatro partidos de julio.

El último fue de comerse las uñas, como exclamaban los hinchas. El Barnsley de Gerhard Struber derrochó energía y talento, pero cayó por un gol en propia puerta e incapacidad para el remate. Especialmente en la segunda parte, arrolló al Leeds de Bielsa, a quien nunca se había visto en estos lares metiendo defensas desde el banquillo para tapar agujeros que creaba Struber sacando delanteros.

El adorado exvalencianista Pablo Hernéndez, cuya sabudiría entrando en las segundas partes, a sus 35 años, ha sido esencial en algunas victorias de este mes, entró esta vez en el 45' y fue sustituido en el 90'. Pegó una patada rabiosa a una botella de agua al llegar a la banda, en lo que debía ser la celebración del triunfo y de tan anhelado ascenso. Ha llegado 24 horas más tarde.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios