Javier Tebas, presidente de LaLIga, a su llegada a la reunión con Miquel Iceta y José Manuel Franco. / efe

Ley del Deportes

LaLiga y el Gobierno avanzan para evitar la huelga por miedo a la Superliga

Los representantes de clubes, salvo Real Madrid, Barcelona y Athletic, exigen al ministro Iceta poder retirar la licencia a quienes participen en competiciones no reconocidas por la FEF, la UEFA y la FIFA

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Moderado optimismo entre los representantes de los clubes profesionales, todos menos Real Madrid, Barcelona y Athletic, tras la reunión de más de dos horas que han mantenido este lunes con las autoridades políticas para tratar de desbloquear una situación límite y evitar una huelga en el fútbol español con la Superliga como fondo de la polémica.

La comisión delegada de LaLiga, más el presidente Javier Tebas y el vicepresidente Quico Catalán, han trasladado al ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, y al máximo rector del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, la necesidad de recuperar las enmiendas retiradas por el PP que afectan, principalmente, a esa nueva competición europea que desean Real Madrid y Barça, al acuerdo económico con el fondo CVC y a la venta de derechos de televisión.

Los clubes han trasladado al Ejecutivo su preocupación y malestar por la situación actual en la tramitación de la Ley del Deporte, al entender que si sale adelante pondría en riesgo la seguridad jurídica de la comercialización conjunta de los activos de los equipos de Primera y Segunda y facilitaría el nacimiento de la Superliga, apoyada por Florentino Pérez y Joan Laporta, máximos mandatarios de los dos grandes.

Entienden que, si no hay marcha atrás, ni la Federación ni LaLiga podrían rechazar concederle la licencia a un club que participe en una competición que no esté reconocida ni por la UEFA, ni por la FIFA. Los representantes de los clubes insisten en el diálogo, aunque mantienen su amenaza de no descartar otras medidas si no avanzan las conversaciones.

Al término de la cumbre, Pepe Castro, Quico Catalán y Amaia Gorostiza, altos dirigentes del Levante, Sevilla y Eibar, fueron los encargados de atender a los medios y lanzar mensajes de relativo optimismo. Creen que el ministro se ha dado cuenta de que les asiste la razón en sus reivindicaciones y confían en que a partir de ahora la situación gire.

«Desde el Gobierno han escuchado nuestras peticiones y los cambios que hay que hacer para evitar que perjudiquen a los clubes. El ministro va a estudiarlo con calma. El fútbol español ha creado una de las ligas más potentes del mundo y no se le pueden poner impedimentos para que siga creciendo», subrayó el dirigente del equipo andaluz.

Guerra Tebas-Florentino

«¿Por qué solo escuchan y creen al de siempre?», se preguntó Tebas, en referencia inequívoca a Florentino Pérez, tras conocer que el PP había retirado la enmienda dirigida a permitir a LaLiga y la FEF la posibilidad de denegar una licencia a un club si participa en una competición no reconocida por las asociaciones naciones, europeas o internacionales. Se sienten traicionados tras la retirada, un día antes de la votación, por parte del PP, de los dictámenes que habían pactado con el PSOE sobre la Ley del Deporte.

La mayoría de clubes ven peligrar sus fuentes de ingresos, en especial su acuerdo de casi 2.000 millones de euros con CVC Capital Partners, y un retroceso en la competición española si nace la Superliga. Confían en poder reunirse con Alberto Núñez Feijóo, líder de la oposición, y persuadirle para que dé marcha atrás en lo que consideran un boicot al trabajo de LaLiga.