«La UD siempre lo representa todo para un grancanario»

Aridai Cabrera (Las Palmas de Gran Canaria, 1988) es el gran peligro del Mallorca, el adversario que el sábado mide el crecimiento de la UD. Ha visto puerta en los dos últimos partidos disputados en Son Moix, ante Tenerife y Extremadura, y ahora amenaza a la defensa que lideran David García y Cala. Motivado por seguir en racha anotadora, elogia al equipo de su tierra y advierte de lo que le espera en Baleares.

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO

— Un grancanario siendo de lo más destacado de este Real Mallorca que ha empezado la temporada a gran nivel...

— Hemos tenido un inicio de campeonato bastante bueno y queremos seguir igual. Y, en lo que respecta a mí, estoy teniendo los minutos y el protagonismo que quería para ayudar a los compañeros y al Mallorca

— Desde que fichó por el Mallorca, en enero, su estrella no ha parado de crecer. ¿Está en el mejor momento de su carrera? ¿Ha encontrado la estabilidad que necesitaba?

— Fue una buena decisión regresar a este club, que ya conocía de una etapa anterior. La campaña pasada logramos el ascenso a Segunda, las sensaciones fueron muy buenas y todo ha continuado de la misma manera. Puede que sí, que esté en uno de los mejores momentos de mi carrera. Pero esto es fútbol y hay que seguir trabajando.

— Actúa arriba con libertad de movimientos, como un verso suelto. Y ha explotado.

— Soy un jugador de ataque y me gusta moverme cerca del área contraria, con posibilidad de rematar y asistir. Mi entrenador confía mucho en lo que puedo aportar al grupo y sentir ese apoyo me ayuda muchísimos en todos los sentidos.

— Y ahora que viene la UD, ¿será un partido especial para usted pese a que nunca perteneció al club?

— Siempre lo es. Ya viví enfrentamientos en Segunda ante la UD con el Girona y el Sabadell y para un grancanario la UD lo representa todo. Es nuestro equipo. Cuando era un niño animaba desde la grada y siempre le desearé lo mejor.

— ¿Nunca tuvo la oportunidad de vestir la camiseta amarilla?

— Sí. Cuando estaba en edad de formación, en el San Juan y el Lomo Blanco, pude ir a la UD, al igual que estando ya en el Universidad. Pero me encontraba muy bien y no creí necesario cambiar. Luego ya inicié mi carrera en varios equipos peninsulares y nunca se dieron las circunstancias para ello.

— ¿Le hubiese gustado?

— Para cualquier jugador canario estar en la UD es lo máximo. Pero me siento orgulloso de todo lo que he logrado. Nadie me ha regalado nada y he tenido que buscarme la vida a base de sacrificio y humildad. Tampoco tiene mucho sentido ahora lamentarse de lo que no pasó.

— Universidad, dos etapas en el Mallorca, Girona, Betis B, Hospitalet, Sabadell, Huracán de Valencia, Valencia B y Cultural Leonesa. No ha tenido padrino usted para ganarse la vida en los campos. ¿Qué se aprende con tanta mudanza y experiencias nuevas?

— Ya dije antes que nadie me ha regalado nada. Siempre he estado donde me han querido. Eso te ayuda a madurar, a valorar mucho las cosas. Por eso ahora que estoy tan bien en el Mallorca lo digo y trato de disfrutar muchísimo de mi trabajo y del fútbol.

— ¿Cómo ve el partido del sábado?

— Nosotros somos un equipo al que le gusta tener el balón, jugar con rapidez, ir al ataque. En casa estamos muy fuertes y confiamos en aprovecharlo.

— ¿Ahí puede estar la clave? ¿En la posesión?

— Puede ser. Ante un rival como la UD, que te puede hacer daño en cualquier acción, es importante tener el balón.

— No lo va a tener fácil la UD...

— Para nada. He podido ver partidos por la televisión y sé que nos enfrentamos a un equipazo, candidato claro a ascender, con futbolistas de una calidad enorme. Pero vamos a ir a por los tres puntos, a competir como sabemos. Si hacemos las cosas bien, las opciones de sumar los tres puntos van a ser muy grandes.

— ¿Cómo analiza la trayectoria de Las Palmas?

— Están arriba y, en general, han sacado buenos resultados hasta ahora. No tengo duda de que irá a más, porque tiene una plantilla buenísima, probablemente la mejor de la categoría.

— ¿Ve a la UD en Primera la próxima temporada?

— Ojalá. Pero la temporada es muy larga y la Segunda es una categoría complicada, en la que cualquiera te puede ganar si te despistas. Bastante tengo con preocuparme por el Mallorca, que es mi equipo. Pero una vez que nosotros cumplamos nuestros objetivos, por supuesto que le desearé a la UD y lo mejor y que pueda volver a su sitio, que es la Primera División.

ignacio s. acedolas Palmas de Gran Canaria

— Un grancanario siendo de lo más destacado de este Real Mallorca que ha empezado la temporada a gran nivel...

— Hemos tenido un inicio de campeonato bastante bueno y queremos seguir igual. Y, en lo que respecta a mí, estoy teniendo los minutos y el protagonismo que quería para ayudar a los compañeros y al Mallorca

— Desde que fichó por el Mallorca, en enero, su estrella no ha parado de crecer. ¿Está en el mejor momento de su carrera? ¿Ha encontrado la estabilidad que necesitaba?

— Fue una buena decisión regresar a este club, que ya conocía de una etapa anterior. La campaña pasada logramos el ascenso a Segunda, las sensaciones fueron muy buenas y todo ha continuado de la misma manera. Puede que sí, que esté en uno de los mejores momentos de mi carrera. Pero esto es fútbol y hay que seguir trabajando.

— Actúa arriba con libertad de movimientos, como un verso suelto. Y ha explotado.

— Soy un jugador de ataque y me gusta moverme cerca del área contraria, con posibilidad de rematar y asistir. Mi entrenador confía mucho en lo que puedo aportar al grupo y sentir ese apoyo me ayuda muchísimos en todos los sentidos.

— Y ahora que viene la UD, ¿será un partido especial para usted pese a que nunca perteneció al club?

— Siempre lo es. Ya viví enfrentamientos en Segunda ante la UD con el Girona y el Sabadell y para un grancanario la UD lo representa todo. Es nuestro equipo. Cuando era un niño animaba desde la grada y siempre le desearé lo mejor.

— ¿Nunca tuvo la oportunidad de vestir la camiseta amarilla?

— Sí. Cuando estaba en edad de formación, en el San Juan y el Lomo Blanco, pude ir a la UD, al igual que estando ya en el Universidad. Pero me encontraba muy bien y no creí necesario cambiar. Luego ya inicié mi carrera en varios equipos peninsulares y nunca se dieron las circunstancias para ello.

— ¿Le hubiese gustado?

— Para cualquier jugador canario estar en la UD es lo máximo. Pero me siento orgulloso de todo lo que he logrado. Nadie me ha regalado nada y he tenido que buscarme la vida a base de sacrificio y humildad. Tampoco tiene mucho sentido ahora lamentarse de lo que no pasó.

— Universidad, dos etapas en el Mallorca, Girona, Betis B, Hospitalet, Sabadell, Huracán de Valencia, Valencia B y Cultural Leonesa. No ha tenido padrino usted para ganarse la vida en los campos. ¿Qué se aprende con tanta mudanza y experiencias nuevas?

— Ya dije antes que nadie me ha regalado nada. Siempre he estado donde me han querido. Eso te ayuda a madurar, a valorar mucho las cosas. Por eso ahora que estoy tan bien en el Mallorca lo digo y trato de disfrutar muchísimo de mi trabajo y del fútbol.

— ¿Cómo ve el partido del sábado? — Nosotros somos un equipo al que le gusta tener el balón, jugar con rapidez, ir al ataque. En casa estamos muy fuertes y confiamos en aprovecharlo.

— ¿Ahí puede estar la clave? ¿En la posesión?

— Puede ser. Ante un rival como la UD, que te puede hacer daño en cualquier acción, es importante tener el balón.

— No lo va a tener fácil la UD...

— Para nada. He podido ver partidos por la televisión y sé que nos enfrentamos a un equipazo, candidato claro a ascender, con futbolistas de una calidad enorme. Pero vamos a ir a por los tres puntos, a competir como sabemos. Si hacemos las cosas bien, las opciones de sumar los tres puntos van a ser muy grandes.

— ¿Cómo analiza la trayectoria de Las Palmas?

— Están arriba y, en general, han sacado buenos resultados hasta ahora. No tengo duda de que irá a más, porque tiene una plantilla buenísima, probablemente la mejor de la categoría.

— ¿Ve a la UD en Primera la próxima temporada?

— Ojalá. Pero la temporada es muy larga y la Segunda es una categoría complicada, en la que cualquiera te puede ganar si te despistas. Bastante tengo con preocuparme por el Mallorca, que es mi equipo. Pero una vez que nosotros cumplamos nuestros objetivos, por supuesto que le desearé a la UD y lo mejor y que pueda volver a su sitio, que es la Primera División.