Corrupción

La trama de apuestas de futbolistas en Andalucía y Gibraltar se salda con 21 detenidos

La organización, desmantelada en Sevilla, Cádiz, Almería y Badajoz, podría haber estafado más de 500.000 euros apostando a encuentros de Primera y Segunda RFEF

AMADOR GÓMEZ Madrid

La desarticulación de la organización dedicada al amaño de partidos de fútbol en Primera y Segunda RFEF (antiguas Segunda B y Tercera División) y de la Liga Nacional de Gibraltar se ha saldado con 21 detenidos y seis investigados, en Sevilla, Cádiz, Almería y Badajoz, tras una operación conjunta por parte de la Policía Nacional, Interpol y Europol. La trama de apuestas deportivas, desmantelada la pasada semana, estaba formada en su mayoría por futbolistas en activo de clubes no profesionales de Andalucía, Extremadura y Gibraltar, doce de los cuales pertenecen a seis equipos modestos del fútbol español, a quienes se les acusa de haber estafado más de 500.000 euros.

«La organización estaba compuesta por dos hombres vinculados al mundo del fútbol profesional, futbolistas que aprovechaban su profesión para facilitar información privilegiada, conseguidores que aportaban identidades para operar en el juego online y mulas que acudían a salones de juego para realizar las apuestas deportivas prefijadas y cobrar los premios obtenidos», anunció este miércoles la Policía Nacional. A los detenidos se les imputan unos presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares en el ámbito deportivo y estafa a los operadores de juego. Durante los tres registros llevados a cabo durante la llamada 'operación Conífera' en Andalucía, Extremadura y Gibraltar, se han intervenido 60.000 euros en efectivo, dos vehículos, terminales móviles y material informático.

El primer partido supuestamente amañado por esta red de apuestas se remonta a mayo de 2021, pero son sospechosos de corrupción más de 20 encuentros del fútbol no profesional en España. La presunta red criminal, con su epicentro en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), la integraban jugadores que aprovechaban su condición para pactar resultados, de manera coordinada y fraudulenta, utilizando a personas interpuestas. Aquel encuentro de hace más de un año, correspondiente a la Segunda RFEF, encendió las alarmas de la Dirección General de Ordenación del Juego por un irregular movimiento de apuestas y se abrió entonces una investigación por parte de la Policía Nacional. El presunto cabecilla de la trama sería un jugador del CD Rota, junto a una persona vinculada al Atlético Sanluqueño, que en la reciente temporada ha descendido de Primera a Segunda RFEF y cuenta con varios jugadores entre los detenidos, aunque el club gaditano ha defendido que se encuentra «ajeno a todos estos hechos y en el más absoluto desconocimiento».

La organización «estaba dividida en varios escalones y conformada por jugadores de fútbol que aprovechaban su condición para organizar amaños deportivos en equipos bajo su influencia», según informó la Policía la pasada semana, cuando se produjeron las diez primeras detenciones de la 'operación Conífera'. Una vez predeterminado el evento deportivo, la red realizaba apuestas a los partidos amañados «obteniendo grandes beneficios», cifrados este miércoles en más de medio millón de euros.