El gran salto de Jefté Betancor

18/08/2018

El delantero grancanario de 25 años continúa disfrutando del último tren futbolístico que le ha otorgado la Bundesliga austríaca, donde debutó marcando un gol con el SV Mattersburg

Sin duda, un inesperado pero balsámico tren que muy pocos consiguen disfrutar a los 25 años en este fútbol moderno y efervescente. «Hubo momentos en los que me planteé si verdaderamente te vas a dedicar a esto o no, pero siempre he tenido mucha confianza en mí y lo que me ha dado Austria es, literalmente, el sueño que tanto perseguía», con esa nitidez y contundencia se expresaba el delantero grancanario Jefté Betancor al atender la llamada de CANARIAS7, después de debutar en la Bundesliga de dicho país con gol incluido.

Y es que el itinerario deportivo en estos últimos años no ha sido nada fácil para el atacante capitalino. Tras probar fortuna con el Hércules B, el Ontinyent, Tenerife B, Eldense, Arandina y Las Palmas Atlético, Jefté arrancó la temporada 2017-18 intentando recuperar sensaciones en el Unión Viera, su club del barrio que estaba inmerso en un más que urgente ascenso desde la categoría Preferente, una división muy alejada de los flashes mediáticos pero que le permitió tomar oxígeno.

De hecho, ofertas no dejaron de llegar a la puerta del ariete isleño, alguna muy jugosa de Segunda B. Pero en mitad del torneo, con 8 goles en su haber y con el conjunto vierista líder por delante del emergente Tamaraceite, aparecieron los cantos de sirena desde el corazón del Viejo Continente.

El Stadl-Paura, paso previo

«Fue el paso previo. Aunque yo viene para aprovecharlo al máximo», subraya Betancor, ante las dudas que siempre se destilan en este tipo de aventuras. «En ese momento era la Tercera División de Austria, no pensaba precisamente en si llegaría a Primera. Quería ver si podía vivir de esto del fútbol».

Era evidente que el Stadl-Paura no suponía la panacea para colmar sus ansias de fútbol. A grandes rasgos, se trataba de un conjunto regional en un pueblo de apenas 5.000 habitantes.

«Sin embargo, sorprende las infraestructuras que tienen para la categoría en la que compiten», con dos campos de fútbol natural y otro de fútbol 7, además de albergar filiales desde los nueve años. «No muchos clubes de Segunda B española tendrían mejores equipamientos».

Una oportunidad de vértigo

Tras marcar 9 goles en apenas 10 partidos, Jefté despertó el interés de los clubes de superior categoría, pero el bombazo llegaría cuando el Mattersburg, actual semifinalista de la copa austríaca, decidió firmarlo tras las diligentes gestiones del agente también grancanario Nicolás Oliva.

Con un valor de mercado situado en torno a los 175.000 euros. Betancor aterrizó en una entidad situada al sureste de Viena y próxima a la frontera húngara, un club emergente que llegó a la élite del país en la temporada 2003-04, firmando desde entonces dos finales de copa y dos participaciones en la antes denominada Copa de la UEFA. «Intento aprovechar las oportunidades que me ofrece el entrenador. No jugué los dos primeros partidos pero siempre he ido convocado. Ya en la tercera jornada debuté y firmé mi primer gol. La prensa parece que habló bien de aquello, aunque fue algo que quedó en un segundo plano, ya que perdimos ese encuentro (4-2) frente al Hartberg».

En cualquier caso, la adaptación continúa viento en popa. «Ya me suelto con el alemán aquí, a pesar de que en este equipo hay otros tres españoles. Incluso mi novia a venido aquí y, la verdad, ahora queda darlo todo con el equipo», exhala un entusiasmado Jefté, pese a que los resultados del equipo aún no han sido los deseados.