Ronald Koeman, entrenador del Barça. / Foto: reuters | Vídeo: Atlas

Final

Koeman: «No necesito que Laporta me ratifique, sé dónde estoy»

«Hay que mejorar sobre todo sin balón y no hacer faltas inútiles», destaca el técnico del Barça como claves para vencer al Athletic en la final de Copa

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Mejorar sin balón respecto al reciente clásico del Real Madrid, aprovechar sus mejores armas y neutralizar la fortaleza del Athletic, sobre todo a balón parado, son las principales claves esgrimidas por Ronald Koeman, técnico del Barça, de cara a la final copera de este sábado en La Cartuja de Sevilla. Insistió en que no caben sorpresas tras haberse enfrentado ya tres veces este curso, con dos victorias ligueras ajustadas de los azulgranas y el triunfo de los leones en la prórroga de la final de la Supercopa, y aseguró que Gerard Piqué se encuentra bien y puede contar con él, no como ante los blancos en Valdebebas.

«Somos dos equipos que hemos sufrido mucho para poder llegar a esta final. Nos medimos a un rival muy competitivo con el que nos conocemos bien Tenemos que estar bien con balón y sobre todo sin balón y defender mejor colocados y organizados, un aspecto en el que hemos bajado un poco en los últimos encuentros», subrayó el preparador holandés en su comparecencia previa.

«Cuando juegas tres veces ante el mismo contrario no hay muchos secretos. Tenemos sistemas y jugadores diferentes. Ellos son luchadores, fuertes a balón parado y defensivamente. Se trata de buscar nuestras armas y frenar las suyas. No debemos hacer faltas inútiles en momentos del partido y determinadas zonas del campo», remarcó a la hora de esgrimir las claves del éxito y el aprendizaje de duelos anteriores. A su juicio, nada cambiará en la forma de jugar del Barça el hecho de que Iker Munain pueda estar o no enfrente.

«Nunca pienso en mi futuro sino en poner en energía en el equipo, en prepararlo lo mejor posible para poder ganar»

rONALD koeman

Evitó analizar este choque en clave de su futuro. «La final es importante y bonita para el club. Hay que recordar cuál era la situación del equipo en enero, cuando jugamos la final de la Supercopa. Ahora estamos mejor. Nunca pienso en mi futuro sino en poner en energía en el equipo, en prepararlo lo mejor posible para poder ganar», dijó.

No considera Koeman importante que Joan Laporta le respalde públicamente. «No necesito una ratificación del presidente. Hemos hablado, me ha demostrado su confianza y cada vez que hay algo en la prensa no es necesario que el presidente salga y muestre su confianza. S é donde estoy, en un club grande en el que hay que ganar cosas a pesar de los cambios y de la situación económica. Estamos para jugar una final y ganarla, y eso es lo más importante. Las demás cosas, no pintan nada actualmente».

No le concedió importancia alguna al hecho de jugar con un dibujo o con otro. «El planteamiento siempre es el mismo, ya sea con tres defensas o cuatro. Intentamos dominar el partido, llegar por banda, jugar entre líneas y crear ocasiones de gol. Sobre todo, estar muy bien defensivamente cuando perdemos el balón. Para mí, el sistema no es lo más importante. Necesitamos a los jugadores que pueden marcar la diferencia».

«Estamos para jugar una final y ganarla, y eso es lo más importante. Las demás cosas, no pintan nada actualmente»

Ronald Koeman

¿Alguna motivación extra?: « No hace falta motivar a los jugadores. Hay veteranos que han jugado y ganado muchas finales y seguro que ayudan a los jóvenes, que seguramente han aprendido también de la final de la Supercopa. Hay que ganar y perder finales para madurar».

Se refirió a Leo Messi, que afronta su final número 34. «No le veo especialmente motivado porque para mí es un gran jugador, un gran profesional todos los días. En cada entrenamiento quiere dar el máximo y mejorar todavía cosas. Sabe prepararse para partidos importantes y dará el máximo para ganar y levantar la Copa».

Aunque quizá en el momento histórico, también con dificultades en el seno del club, puede haber similitudes, a título individual no observa diferencias Koeman entre esta final que va a dirigir como técnico a la que conquistó como jugador en 1990, con su compatriota Johan Cruyff en el banquillo azulgrana. «No se puede comparar ser futbolista o entrenador. Como técnico eres responsable de todos los jugadores, del equipo y de los resultados, y como jugador eres uno más. Sí se puede comparar quizás el momento».