Borrar
Salma Paralluelo celebra junto a sus compañeras el decisivo gol ante Países Bajos. Molly Darlington / Reuters
España sigue haciendo historia y ya está en semifinales
Mundial / Cuartos

España sigue haciendo historia y ya está en semifinales

El equipo que dirige Jorge Vilda se impone a Países Bajos con goles de Caldentey y Paralluelo y está a dos pasos del trofeo más preciado

Daniel Panero

Viernes, 11 de agosto 2023, 05:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

España hizo historia de nuevo. El conjunto que dirige Jorge Vilda se impuso a Países Bajos por 2-1 en un partido en el que fue netamente superior durante 120 minutos pero en el que tuvo que esperar a la prórroga para derribar la resistencia neerlandesa. Los goles de Mariona Caldentey desde el punto de penalti y de Salma Paralluelo en el minuto 111 ya son historia de nuestro fútbol. La selección española está en las semifinales del Mundial femenino y sigue soñando con el título.

Tensión y nervios. Eso es lo que se palpaba en el ambiente desde antes incluso de que el balón echara a rodar en el Sky Stadium de Wellington, ya en el pasamanos inicial. España nunca había jugado unos cuartos de final de un Mundial femenino y lo sabía Jorge Vilda, que huyó de experimentos. Le metió cinco goles a Suiza en octavos de final y repitió la misma estructura ante Países Bajos con Cata Coll en portería, Teresa Abelleira, Aitana Bonmatí y Jennifer Hermoso en la sala de máquinas y Mariona Caldentey como principal novedad en ataque.

El plan era el de siempre, ser valientes. Y es que la selección española salió dispuesta a buscar arriba a las neerlandesas, presionar en campo contrario, darle velocidad al juego y disfrutar. Era una ocasión única y La Roja comenzó con buenas sensaciones. Avisaron Esther tras una triangulación con Jennifer Hermoso y Alba Redondo, pero sendos remates se fueron desviados para frustración de Vilda, que esperaba no lamentar más adelante estas ocasiones perdidas.

España

Cata Coll, Oihane Hernández (Olga Carmona, min. 91), Irene Paredes, Laia Codina (Ivana, min. 77), Ona Batlle, Tere Abelleira, Aitana Bonmatí (Irene Guerrero, min. 87), Jenni Hermoso, Alba Redondo (Paralluelo, min. 71), Mariona (Alexia Putellas, min. 100) y Esther (Eva Navarro, min. 100).

2

-

1

Países Bajos

Van Domselaar, Spitse (Snoejis, min. 85), Van der Gragt (Casparij, min. 106), Janssen, Pelova, Roord (Wilms, min. 61), Groenen, Brugts (Nouwen, min. 89), Egurrola (Dijkstra, min. 96), Martens y Beerensteyn.

  • Goles: 1-0: min. 81, Mariona Caldentey, de penalti. 1-1: min. 91, Van der Gragt. 2-1: min. 111, Salma Paralluelo.

  • Árbitros: Stéphanie Frappart (Francia). Amonestó a Egurrola e Irene Paredes.

  • Incidencias: Partido de cuartos de final del Mundial femenino disputado en el Sky Stadium de Wellington ante 32.021 espectadores.

Fue una declaración de intenciones. España iba a ser protagonista y Países Bajos iba a esperar replegada la ocasión de hacer daño al contragolpe. En ese escenario el equipo de Vilda se sintió cómodo. Aitana, Teresa y compañía tienen talento de sobra para seguir haciendo historia para el fútbol español, no acusaron el vértigo de la cita y fueron superiores en unos primeros 45 minutos en los que supieron llevar el balón de lado a lado. Encontraron a las extremos en posiciones ventajosas y generaron más ocasiones de peligro. Alba Redondo se topó con la madera en dos ocasiones y antes del descanso llegó el gol tras un centro lateral que finalizó Esther a la red antes de encontrarse con la rectificación del VAR por un fuera de juego milimétrico.

Noticia Relacionada

Tras la reanudación, España seguía por los mismos derroteros, buscando el gol que abriera la lata. Las pupilas de Vilda no solo lograron atrincherar a Países Bajos, sino que fueron capaces de anular a Lieke Martens, Jackie Groenen o Jill Roord, incapaces de retener la pelota ante un rival con una intensidad superior. El exinternacional neerlandés Nigel de Jong, que disputó la final del Mundial de Sudáfrica en 2010 ante España. vivía un 'déja vú' en la grada y La Roja coleccionaba ocasiones.

Esther remató desde la frontal y el balón se fue pegado a la cepa del poste, mientras que Aitana Bonmatí probó con uno de sus ya patentados zurdazos pero esta vez le salió demasiado centrado, a las manos de Van Domselaar, muy segura a lo largo de todo el choque. Fue el mejor momento de España, que se iba a llevar un susto morrocotudo tras una internada de Beerensteyn. La jugadora de la Juventus cayó en el área tras una galopada y Frappart, por medio de su asistente, decretó penalti de Irene Paredes. El VAR rectificó la decisión y dejó la jugada en un toque de atención.

Resolución trepidante

Era un momento clave. España llevaba más de una hora proponiendo, siendo superior, pero ahora acusaba el desgaste fruto de la alta intensidad. Jorge Vilda miró al banquillo y empezó a agitar la coctelera. Dio entrada a Salma Paralluelo e Ivana y el equipo recobró el pulso de cara a la recta final. Fue entonces cuando un centro lateral de Salma Paralluelo lo frenó con la mano de forma inocente Stephanie van der Gragt. Frappart decretó penalti y Mariona Caldentey no perdonó. La jugadora de Felanitx golpeó el balón con frialdad, pegó en el poste y entró manso en la red para delirio de un equipo que había merecido el premio durante 80 minutos. España ya tenía el botín, pero tocaba sufrir y es ahí donde las de Vilda no supieron adaptarse. Países Bajos apretó y sobre la bocina la propia Van der Gragt empató con un derechazo que fue un jarro de agua fría antes de la prórroga. La batalla continuaba.

Ya en la prórroga, España fue de menos a más a medida que Vilda fue introduciendo cambios. El técnico madrileño dio entrada a Eva Navarro y Alexia Putellas y el equipo mejoró hasta el punto de recuperar las buenas sensaciones. El partido pasó entonces a estar en el alambre. La Roja dominaba, pero dejaba espacios y el encuentro por momentos se abría. Era la hora para las velocistas. Beerenstein avisó en dos ocasiones y apareció Salma Paralluelo para cambiar la historia. La delantera del Barcelona se midió a su par, encaró, tiró una bicicleta y definió como los ángeles abajo, a la cepa del poste, donde más duele. Eran las 5:30 horas de la madrugada pero España gritaba de alegría porque ya está en semifinales tras derribar otra barrera más.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios