Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 19 de junio
Ignacio Quereda, seleccionador nacional de fútbol femenino durante casi 27 años. R.C.
El infierno antes de la élite del fútbol femenino: «Estás gorda para ir a la selección»

El infierno antes de la élite del fútbol femenino: «Estás gorda para ir a la selección»

Un documental saca a la luz nuevas humillaciones del que fuera seleccionador nacional durante casi tres décadas, Ignacio Quereda, que posteriormente fue sustituido por Jorge Vilda

Isaac Asenjo

Madrid

Viernes, 26 de abril 2024, 10:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

De Ignacio Quereda a Jorge Vilda la selección española de fútbol femenino ha vivido más de tres décadas marcadas por la polémica hasta reinar en el balompié de mujeres, liderando el ranking FIFA y optando al oro en los próximos Juegos Olímpicos de París. Un camino al que aún le queda mucho por hacer pero que parece ir en la dirección correcta. Muy lejos de aquellos tiempos en los que el polémico septuagenario que lideró La Roja desde 1988 a 2015 iba de campo en campo con infinita impunidad por insistente que fuera la rumorología.

«Si no salía todo como él quería, eran gritos. Era una persona déspota. La autoestima de la jugadora se veía mermada y, por ende, su rendimiento», desvela Natalia Pablos, leyenda del Rayo Vallecano femenino. La actitud del técnico convertía el sueño de vestir la camiseta de la selección en un infierno que ha sido documentado ahora por RTVE en la grabación 'Selección F, de clandestinas a campeonas'. Como ya se viera en 'Romper el silencio', de Movistar, o se leyera en el libro 'No las llames chicas, llámalas futbolistas' (Cúpula), de la periodista Danae Boronat, varias de las internacionales españolas hablan abiertamente de algunos comentarios que realizaba el preparador madrileño, y que atentaba claramente contra su dignidad, ya no solo como futbolistas, sino como personas y como mujeres.

Noticia relacionada

«¿Cómo quieres venir a la selección si estás gorda? No puedes ni correr», cuenta Mar Prieto, exfutbolista del Atlético de Madrid, entre otros equipos, y quien fue internacional durante 15 años. «Así no puedes venir. Adelgaza. A ti lo que te hace falta es una guindilla por el culo», recuerda en el documental emitido en la noche de este jueves en La 2. «Entonces sí, el miedo estaba. Si te enfrentabas a él te ibas fuera», apuntó la jugadora, que ahonda en que el seleccionador «no tenía represalias de nadie, manejaba el fútbol femenino».

Además del seleccionador nacional, en el documental se apunta a otros dirigentes del ente federativo. Vero Boquete, de la que prescindió en 2017 tras más de una década como internacional, recuerda una frase que en 2015 escuchó a un directivo de la FEF. «Cómo nos podéis hacer esto a nosotros, que estamos aquí perdiendo tiempo de estar con nuestras familias para que vosotras paséis un buen rato. Ese era el concepto de las personas que tenían que empujarnos a conseguir nuestro mejor nivel», rememora la delantera gallega de la Fiorentina.

La excapitana de La Roja, que siempre ha revindicado la falta de profesionalización que ha existido en el fútbol femenino nacional, apunta que el «paso que se dio de Ignacio Quereda a Jorge Vilda era obligatorio, pero no fue justo ni profesional, y el paso que se da de Jorge Vilda a Montse Tome tampoco»

Además de los testimonios, destacan las imágenes de archivo, donde Quereda recurre a gritos, desprecios, golpes en la cabeza, tirones de oreja o pellizcos en las mejillas hacia sus jugadoras, que acabaron denunciándolo públicamente.

En la grabación se recoge cómo las futbolistas, cansadas de humillaciones y del poco trato profesional recibido, entregaron una queja formal a la que fuera presidenta del fútbol femenino, Teresa Andreu, que trasladaría en 1996 lo ocurrido a Ángel María Villar, mandamás por aquel entonces del fútbol español. El conflicto se resolvió con la fulminación de algunas jugadoras. «Decíamos que en los entrenamientos faltaba mucho que hacer, que no jugábamos casi partidos amistosos, las groserías y los malos modos que tenía con las jugadoras... Todas esas cosas. Se la dimos a Andreu y Villar, no sé si delante de ella o después, rompió la carta y la tiró a la papeleta. Ella tuvo que dimitir».

Después de aquella primera carta con reclamos de cambios, llegó la de las futbolistas que fueron al Mundial de 2015 en Canadá, la cual acabó con la salida de Ignacio Quereda del equipo. Llegó luego el cisma de las 15 rebeldes y la difícil reconciliación con varias de ellas, el Mundial ganado en Australia, el aterrizaje forzoso en un turbio mes de septiembre de Montse Tomé al banquillo de un equipo que impulsó un movimiento global contra el machismo. Los cambios que faltan continúan la historia de La Roja.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios