Borrar
La centrocampista de la selección española Jenni Hermoso (c) participa en el entrenamiento de la selección española de fútbol en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas EFE/ Rodrigo Jiménez
El fútbol femenino se siente desatendido en sus problemas de salud mental

El fútbol femenino se siente desatendido en sus problemas de salud mental

El sindicato FUTPRO, que defendió a Jennifer Hermoso en el caso Rubiales, apunta en un estudio que el 80% de las futbolistas españolas ha sufrido depresión o estrés, y no ha sentido el apoyo de su club

Isaac Asenjo

Madrid

Martes, 28 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las reivindicaciones sociales en el deporte femenino siguen a la orden del día. Un debate que en los último tiempos se ha intensificado con la falta de recursos profesionales y la mala gestión como telón de fondo. La creación de una liga profesional de fútbol femenino -hace solo cuatro año no había convenio colectivo alguno que mejorara los derechos laborales de las jugadoras- y el aumento de la visibilidad mediática -porque lo que no se ve, no existe- han contribuido significativamente al crecimiento y la popularidad en el país. No obstante, a pesar de los avances en los últimos años, en los que se ha logrado un incremento notable en salarios, premios o patrocinios, muchas de las futbolistas siguen percibiendo falta de apoyo de sus clubes respecto a su salud mental.

En la actualidad, un 80% de las futbolistas profesionales españolas aseguran haber sufrido estrés, depresión o ansiedad a lo largo de su carrera. Así se desprende del Estudio sobre la salud mental en el fútbol femenino, elaborado por el sindicato Futpro, el mismo que estuvo detrás de los comunicados de las fútbolistas de la España femenina que provocó hace meses una revolución en la Federación, con el impulso de un movimiento global contra el machismo, así como de la huelga de las jugadoras para desbloquear las negociaciones por el aumento de su salario mínimo en el convenio colectivo con la Liga F.

Para Amanda Gutiérrez, presidenta del sindicato formado solo por mujeres futbolistas y destinado en exclusiva a ellas, el género pesa en la salud mental, y «los problemas son distintos entre ellos y ellas», apuntó durante la presentación del informe, mientras que hizo hincapié en que «no vale con tener un protocolo, tienes que formar y educar, así como enseñar a las futbolistas a detectar qué les está pasando». Futpro coloca sobre la mesa una serie de cuestiones atravesadas por una visión de género. En cuanto a la conciliación, la fórmula flexibilización de horarios, promover un descanso adecuado y brindar acceso a recursos de conciliación familiar, como cuidado infantil y asesoramiento parental. En cuanto al sexismo dentro del fútbol, el sindicato reclama «políticas de igualdad de género y programas de sensibilización», además de fomentar la «representación y participación equitativa de mujeres» en todos los niveles.

En la encuesta, en la que han participado más del 40% de las jugadoras profesionales de la Liga F, de quince equipos nacionales distintos, deja patente que la mayoría perciben falta de apoyo de sus clubes ante estas situaciones. Concretamente, el 60% declara que en el momento de padecer esos síntomas no sintió ese respaldo institucional. Más del 90% de las futbolistas piensan que la mayoría de ellas no hablan de salud mental por miedo a posibles represalias de las instituciones y a que peligre su estabilidad laboral. «Cuando tienes un hueso roto, dolor muscular, un virus que te enferma... nadie se plantea que no estas en las óptimas condiciones para rendir. Cuando se trata de la cabeza no se toma tan enserio. Es un dolor silencioso y eso parece que lo hace menos dolor a ojos de los demás, sobre todo de quien no lo ha vivido. Tendemos a tildar de débiles a aquellas personas que pasan por una situación de este tipo cuando y nada más lejos de la verdad. Puedes tener el cuerpo más atlético del planeta tierra que si la cabeza no acompaña, estás perdida», reflexiona Andrea Carid, jugadora del Deportivo Alavés.

Ayudar en la concienciación de la salud mental

No es ningún secreto que la salud mental y la salud física van de la mano y a pesar de esto, el 70% de las jugadoras profesionales afirman que debido a la alta exigencia de su club tienen más probabilidades de sufrir algún tipo de lesión. «Esto no solo pone en riesgo su carrera profesional, sino también su salud y calidad de vida a largo plazo. La presión constante por rendir al máximo nivel puede aumentar el estrés, la ansiedad y la fatiga física, creando un ambiente propicio para lesiones y afectando negativamente a su bienestar general. Los equipos deben implementar programas integrales de apoyo físico y emocional para garantizar un entorno deportivo seguro y saludable», lamenta abogada líder del sindicato que defendió a Jennifer Hermoso por aquel beso no consentido de Luis Rubiales, expresidente de la Federación Española de Fútbol.

Según afirma la psicóloga clínica Inma Puig, aún en pleno 2024, hablar de la salud mental no resulta tan sencillo todavía como hablar de la salud física. En un entorno frenético donde los problemas de salud mental son aún percibidos a menudo como una debilidad, la mejor prevención en salud mental es cuidar a las personas: «En el ámbito deportivo, si se persiguen resultados hay que cuidar a las personas porque los resultados llegan única y exclusivamente a través de las personas. El pasado ha sido de los fuertes físicamente el futuro es de los sensibles.»

«En el fútbol como en todos los ámbitos de la vida, cuando la cabeza no está bien, nada funciona, por eso es primordial darle la importancia que se merece» indica Anna Torrodà, jugadora del Levante. «El fútbol como deporte de masas tiene la obligación de dar ejemplo a la sociedad y ayudar en la visibilización y concienciación de esta problemática», prosiguió Gutiérrez, que recordó que el año pasado se presentó este mismo estudio pero enfocado a la maternidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios