El expreparador asistente del Club Baloncesto Gran Canaria, Israel González, posa con trofeos de campeón de la Bundesliga y de la Copa de Alemania. / C7

«Espero poder continuar con el trabajo y el legado que ha dejado Aíto aquí»

El profesional cántabro Isarael González asume el mando del Alba Berlín, vigente campeón de la Bundesliga, tras parar el técnico madrileño a los 74 años. Fiel a una idea de club que capitanea el satauteño Himar Ojeda.

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

La trayectoria del Alba Berlín es seguida con detalle en Gran Canaria. Y no es para menos con Himar Ojeda como máximo responsable de la parcela deportiva, un primer equipo como Aíto García Reneses, Israel González y Carlos Frade y unas categorías de formación con Raúl Rodríguez y Cristo Cabrera. Nombres con pasado en la entidad claretiana y que han conseguido resurgir a un club alemán que acumula dos entorchados de la Bundesliga de forma consecutiva, que compite en la Euroliga y que no para de aportar talento desde la cantera. Una filosofía que provoca entusiasmo en la isla y que despierta halagos desde todos los rincones del continente.

-Nuevo entrenador jefe del Alba Berlín tras cuatro temporadas como asistente de Aíto García Reneses en la histórica entidad alemana. ¿Cómo afronta este reto?

-Estoy muy contento y muy ilusionado. Me encuentro con muchas ganas y sabiendo que es un reto, pero lo afronto con toda la confianza que siento del club y espero que este año salgan las cosas muy bien.

-De todos modos, es un proyecto que usted conoce a la perfección, ¿no?

-Sí, por suerte llevo ya cuatro años y seis trabajando con Aíto, con lo cual conozco muy bien el club y conozco muy bien a los jugadores. Espero que podamos continuar con el trabajo que hemos realizado hasta ahora y que podamos seguir teniendo éxitos.

-Tampoco le resultará extraño estar al mando en el banquillo porque ya se encargó de hacerlo durante varios compromisos en la Bundesliga y en la Euroliga por la ausencia de Aíto...

-Sí, el año pasado pude dirigir 11 partidos. estuve prácticamente un mes entero y la experiencia fue buena, fue positiva, ganamos siete encuentros y no perdimos en la liga alemana, con lo cual me da un poco de confianza para saber que puedo hacerlo. Con Aíto ha sido una experiencia buenísima y espero poder continuar con el trabajo y el legado que ha dejado aquí.

-Precisamente, ¿qué le comentó el entrenador madrileño de cara a esta nueva etapa?

-Me comentó que esté tranquilo, que sea yo mismo, que haga lo que yo crea que hay que hacer y que escuche a todo el mundo, pero que tome mis propias decisiones al final, ya que serán mis propias consecuencias.

-Ha compartido banquillo también con otro entrenador con una gran trayectoria como Pedro Martínez. Muchos años que habrán marcado su filosofía de entender este deporte. ¿En qué se ha empapado? ¿Cómo es su propuesta de juego?

-He tenido mucha suerte de haber tenido grandes entrenadores como Manolo Hussein, Pablo Laso, Pedro Martínez, Luis Casimiro y Aíto. Será un poco una mezcla de todos, pero claramente tendrá una orientación muy grande en los últimos años con Aíto porque, además, es el mismo grupo de trabajo, el corazón del equipo se mantiene bastante, aunque va a variar un poquito, con lo cual intentaremos tener una línea continuista. Lógicamente, nos tenemos que adaptar a los nuevos jugadores y también al estilo con el cual yo me sienta más cómodo.

-Los objetivos pueden ser defender el cetro de la Bundesliga por tercera temporada consecutiva, seguir disfrutando de la Euroliga y promocionar jóvenes valores, ¿no?

-Mi objetivo es tratar que los jugadores sean cada vez mejores y eso ayudará a que el equipo cada vez sea mejor. Uno de los grandes objetivos es ser mucho mejores a final de temporada que ahora al principio, y creo que, si conseguimos dar nuestro 100% y estar muy cerca de nuestro límite como equipo, habrá que estar contentos.

-Se han marchado jugadores importantes como Simone Fontecchio al Baskonia...

-Es ley de vida para nosotros, cada año se nos van los jugadores que más han destacado el año anterior y tenemos que vivir con esa situación. No sé si por mala o buena suerte, pero ya estamos acostumbrados. Fontecchio nos ayudó muchísimo y esperemos que con las nuevas incorporaciones le echemos de menos lo menos posible.

-Estuvo ocho cursos como asistente en el Granca. Su vínculo con la isla estará presente siempre...

-Sí, el Gran Canaria fue el primer club de élite en el que he estado, tengo grandes amigos allí, mi familia es de allí... Siento que parte de mí es de allí también, por lo que es un vínculo grande y será el club de mi corazón toda la vida.

-Es pronto, pero ¿le ilusiona poder entrenar al Granca?

-Ahora estoy muy preocupado del Alba Berlín, de hacerlo lo mejor posible y hacer el mejor trabajo posible aquí. Ese es mi objetivo ahora mismo.