El inesperado regreso de Roque

El próximo sábado será un día muy especial para Roque Mesa. El ex de la UD Las Palmas volverá a pisar el Estadio Gran Canaria pero lo hará, por primera vez, con una camiseta diferente a la amarilla. Cedido por el Swansea al Sevilla, el futbolista isleño vivirá un emotivo reencuentro con su antigua afición y compañeros.

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Cuando salió rumbo a la Premier League el pasado verano, Roque no se imaginaba que tan solo unos meses después volvería a pisar el feudo amarillo. Se convirtió en la mayor venta de la historia de Las Palmas tras los 12,5 millones de euros que el Swansea pagó por su traspaso, pero su paso por el campeonato inglés no fue el esperado. Con discreto protagonismo en la primera vuelta de la competición, el isleño nunca encontró continuidad en las filas del equipo de Gales. A pesar de haber sido una petición expresa del entrenador y de lograr enseguida el cariño de la afición, el teldense no terminó de adaptarse y vio con buenos ojos la posibilidad de volver a la Liga española.

Incluso se barajó la posibilidad de que regresase cedido a las filas de la UD Las Palmas, pero el anhelo de Roque era, desde su infructuoso fichaje la pasada temporada, recalar en las filas del Sevilla. De esta forma, y de manera inesperada, el mediocentro estará, como mínimo, en el equipo nervionense hasta final de temporada y esta campaña volverá a pisar el estadio que lo vio crecer como futbolista.

Pero a pesar de haber visto cumplido su deseo, tampoco está siendo un camino de rosas sus inicios en el conjunto de Montella. Mesa tendrá que sudar la gota gorda para hacerse hueco en un equipo cuya pareja de centrocampistas titulares está formada por Éver Banega y Steven N’Zonzi. Sin embargo, pese a la alta competencia y aunque ha empezado siendo suplente, el compromiso europeo que tendrá que afrontar el Sevilla solo cuatro días después del partido en el Gran Canaria, abre una puerta a que Roque pueda estar de inicio. El conjunto hispalense tendrá que rendir cuentas con el Manchester United el miércoles de la semana que viene, por lo que deberá administrar energías y hacer rotaciones para afrontar con garantías ambos compromisos.

En cualquier caso, y aunque finalmente no parta en el once inicial, Roque espera tener minutos en una cita tan importante para él y no pasarse los 90 minutos en el banquillo, tal y como ocurrió en la última jornada frente al Girona. Salga desde el principio o lo haga en la segunda parte, el jugador grancanario recibirá la ovación de una afición que lo idolatra. Contribuyó activamente en el ascenso a Primera División (incluso marcó ante el Zaragoza en la vuelta de la segunda eliminatoria de los playoffs) y fue uno de los principales artífices de dos temporadas espléndidas del equipo en la máxima categoría. La marea amarilla no le olvida y le demostrará todo su cariño a un jugador de la casa que ahora busca triunfar lejos de la isla.

Guarda silencio

El mediocentro ahora prefiere guardar silencio y centrarse en el partido. Ante la multitud de llamadas que ha recibido por la cercanía de un día en la que él será el principal protagonista, Roque intenta alejarse del ruido y trabajar de la mejor manera durante una semana de emociones encontradas y sentimientos a flor de piel. Desde que debutó como profesional, no ha sido fácil la carrera del teldense e incluso más de una vez dudó en su futuro como futbolista. Pero ahora, en uno de los equipos más importantes del país, tendrá que ir a ganar al club de su vida, aquel que le abrió las puertas y le dio todo para triunfar, y que se encuentra en una situación límite. Cosas de este deporte.