Sergio Ruiz, en una imagen tomado antes de una sesión de entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / UD LAS PALMAS

«Muchos deportistas compiten con depresión y el gesto de Sergio les ayudará»

El psicólogo Leocadio Martín considera que «normalizar y hacer visible» este problema «es el primer paso para poder solucionarlo»

I. S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

«¿Somos conocedores de la cantidad de deportistas que siguen compitiendo y desarrollando su actividad en el ámbito profesional pese a estar sufriendo un proceso depresivo? ¿Realmente podemos hacernos a la idea de lo que estarán padeciendo por temor a admitirlo de manera pública? ¿Percibimos en toda su magnitud la gravedad de este problema y los daños que puede ocasionar mantenerlo en secreto?». Todas estas preguntas que lanza el psicólogo Leocadio Martín conducen a una respuesta negativa pero que puede comenzar a cambiar por lo acontecido con Sergio Ruiz. Que se «normalizara y visualizara» su caso de psicología clínica es, según Martín, «el primer paso para solucionarlo» porque entiende que tiene un componente «de ejemplaridad» muy valioso para que llegue a los que, como él, están afectados por un cuadro depresivo.

«Sergio Ruiz, quizás sin pretenderlo, va a ser de una gran ayuda para muchísimos deportistas que están pasando exactamente por su misma situación. Verle hablar con naturalidad, incluso con una sonrisa en la boca, de que tiene que curarse, de que está en manos de especialistas, va a tener un efecto sumamente positivo en quienes, por lo que sea, no han hecho lo que él hizo. Aplaudo, igualmente, que la UD, como club, sirva de comunicador de su mensaje. Incluso desde el ámbito educativo se trata de un documento audiovisual de gran valor», insiste.

El experto cita antecedentes como los vividos por Jesús Navas o Andrés Iniesta, estrellas internacionales que han admitido episodios de ansiedad y estrés mental, para probar que el porcentaje de curación «es altísimo», lo que le anima a pensar que Sergio puede tener el mismo camino. Admite que casos extremos como el del portero alemán Enke, que acabó en suicidio, «también han de servir de aviso para activar los mecanismos para la prevención a tiempo».

«No conozco a Sergio Ruiz. Pero su madurez e integridad ya van más allá del magnífico futbolista que ha venido siendo y hemos disfrutado. En lo que le atañe como persona, me ha impresionado su comportamiento, intachable y que debe mostrarse como el indicado. Me ha recordado, salvando las distancias, a cuando Magic Johnson reconoció, en un gesto pionero y célebre, que tenía VIH», finaliza Martín.