Primoz Roglic, durante la presentación de la Vuelta a España. / Manu Bruque (Efe)

Roglic, a por su tercera Vuelta con las amenazas de Bernal y Carapaz

El recorrido parece hecho a medida del esloveno, pero los dos gallos del Ineos prometen batalla

PATXI VRIGNON-ETXEZAHARRETA

El esloveno Primoz Roglic, flamante campeón olímpico de contrarreloj en Japón, encara la Vuelta a España 2021 que comienza el sábado como gran favorito para sumar su tercera victoria en la general de la ronda española. Pero el campeón olímpico de ciclismo en ruta, el ecuatoriano Richard Carapaz, y su compañero en el Ineos Egan Bernal, se presentan como sus principales amenazas.

Al igual que la temporada pasada, Roglic (Jumbo-Visma) llega a la Vuelta con el ánimo de rehacerse de un Tour de Francia decepcionante (abandono antes de la novena etapa) y de mantener la inercia ganadora tras su victoria a los pies del monte Fuji a finales de julio.

En caso de victoria al término de tres semanas de carrera entre Burgos y Santiago de Compostela, que ya proclamó campeón a Alberto Contador en 2014, Roglic podría convertirse en el primer corredor en conquistar tres Vueltas seguidas desde Roberto Heras (2003, 2004, 2005). Y este año el recorrido parece hecho a su medida, entre la altitud y la lucha contra el crono. Once etapas con relieves (siete de ellas de montaña) y dos cronos individuales, en la primera etapa, el sábado en Burgos, y en la última, en Santiago de Compostela.

Estreno del Gamoniteiro

Después de una edición 2020 que se vio perturbada por la pandemia del coronavirus (aplazada a octubre-noviembre, recortada de 21 a 18 etapas, cancelación de los pasos por Países Bajos, Francia y Portugal), los corredores regresarán este año al formato clásico con 21 etapas.

Y como gran novedad el ascenso al temible Gamoniteiro, un puerto interminable de 15 kilómetros con un 10-12% de pendiente media y cuya cima se halla a más de 1.700 metros de altitud. Será la primera vez que la Vuelta suba sus rampas, en la etapa 18.

Un día antes, el pelotón llegará a los míticos Lagos de Covadonga (puerto de categoría especial), después de dos ascensiones en la cumbre de la Collada Llomena, también inédita en la Vuelta a España. Dos etapas que podrían perfilar la configuración del podio final, antes de las tres últimas jornadas en Galicia.

A Roglic no le hará frente en esta ocasión su compatriota Tadej Pogacar. Pero incluso con la ausencia del vigente doble campeón del Tour, la competencia será feroz. Bernal, ganador del Giro de Italia en mayo, sueña con convertirse en el décimo corredor en conquistar dos grandes vueltas el mismo año, un éxito que solo Contador (Giro y Vuelta en 2008) y Chris Froome (Tour de Francia y Vuelta en 2017) han podido realizar en el siglo XXI.

Con su título en la 'Grande Boucle' en 2019, Bernal podría incluso entrar en el club muy cerrado de los campeones de las tres grandes Vueltas (Froome, Nibali, Contador, Gimondi, Anquetil, Hinault, Merckx), y convertirse en el corredor más joven en hacerse con el triplete, con solo 24 años.

El otro rival de Roglic será Carapaz, también con una medalla de oro al cuello, y tercero en el último Tour. Pero el ecuatoriano parte en principio como apoyo del jefe de filas Bernal.

También cuentan con posibilidades el vasco Mikel Landa, reciente ganador de la Vuelta a Burgos y con un potente equipo Bahrain a su servicio, o el trío del Movistar Alejandro Valverde-Enric Mas-Miguel Ángel López.