Mikel Landa abandona la Vuelta

El corredor vasco, que atacó en el inicio de la etapa, se bajó de la bicicleta antes de la subida final a los Lagos de Covadonga

J. GÓMEZ PEÑA

Nada le ha salido bien a Mikel Landa durante esta edición de la Vuelta. Aunque había perdido todas las opciones en la general, salió ambicioso en la decimoséptima etapa. Con un ataque en la Collada Llomena, se metió en la fuga, pero acabaron atrapados. Luego, el vasco se bajó de la bicicleta antes de iniciar la subida final a los Lagos de Covadonga. La caída que sufrió en el Giro, en mayo, le ha impedido volver a tiempo a su mejor nivel. En principio, su próxima meta es el campeonato de Europa, en Trento, el 12 de septiembre.

En su calendario competitivo de 2021, Landa había fijado el Giro como prioridad. Es la carrera que mejor le va. Y la preparó con mimo. Atacó en la primera meta en alto. Buen síntoma. «Llego mejor que nunca», dijo. Pero al día siguiente se cayó. Mala caída. Cinco costillas rotas y la clavícula derecha destrozada. Tuvo que pasar por el quirófano y permanecer un mes sin tocar la bicicleta.

Volvió a los entrenamientos y tuvo muchas dudas. No terminaba de recuperar el ritmo. Aun así, retornó a la competición en la Clásica de San Sebastián y ganó la Vuelta a Burgos una semana antes del inicio de la Vuelta a España. Eso le animó. Y le hizo pensar que podía luchar por un puesto en el podio. Pero ya en carrera vio que no estaba a la altura de los mejores. Y en la etapa de Velefique perdió sus opciones. «No valía la pena seguir sufriendo», declaró. Se dio unos días para ver si recobraba «sensaciones», sobre todo pensando en la etapa de los Lagos de Covadonga. Pero no ha llegado a tiempo. Y se retira de la Vuelta a cuatro días del final.